El Partido Obrero denuncia “ofensiva antiobrera” por parte del municipio

Desde el PO se manifestó que “el argumento del municipio para no renovar los contratos de los becados que trabajan es los CAPS es que las becas provienen del Estado nacional y éste decidió no renovarlas”

Además lamentaron el cierre de la Casa de Villa María en Córdoba, que trajo como consecuencia la pérdida de puestos de trabajo

Desde el PO se manifestó que “el argumento del municipio para no renovar los contratos de los becados que trabajan es los CAPS es que las becas provienen del Estado nacional y éste decidió no renovarlas”
Desde el PO se manifestó que “el argumento del municipio para no renovar los contratos de los becados que trabajan es los CAPS es que las becas provienen del Estado nacional y éste decidió no renovarlas”

Representantes locales del Partido Obrero (PO) denunciaron una “ofensiva antiobrera” por parte del Gobierno villamariense. Así lo hicieron mediante un escrito enviado a nuestra Redacción.

En el mismo, comenzando por enmarcar la situación local con lo que sucede en el territorio nacional, señalaron que “solamente en las últimas semanas se han consumado decenas de miles de despidos”.

“Cálculos elementales arrojan que en el Estado la cifra ronda los 20.000 cesanteados. En el Ministerio de Trabajo, por ejemplo, hay 100 despidos”, indicaron.

Al respecto indicaron también que “el hecho tiene mucho de simbólico, ya que vale como luz verde para que la clase capitalista se lance ella misma a despedir en sus empresas. Es lo que están haciendo incluso los empresarios más ligados al kirchnerismo, como el Grupo 23 de Sergio Szpolski, la constructora de Lázaro Báez, que despidió a 1.100 trabajadores, o el cierre de la línea aérea Sol, que despidió a la totalidad de su personal”.

“Se trata de un proceso que ya había comenzado bajo el gobierno anterior, como lo prueba el vaciamiento de la avícola Cresta Roja o el cierre de Paraná Metal, que se consumaron con la total complicidad de los funcionarios kirchneristas”, agregaron.

Pasando al contexto local, manifestaron que “en este marco, la Municipalidad de Villa María no quiere ser menos. Ya se ha consumado el cierre de la “Casa de Villa María en Córdoba”, abierta en su momento para realizar la campaña a gobernador de Accastello, con la consiguiente pérdida de puestos de trabajo”.

“Además está en carpeta la no renovación de 158 becados que ejercen sus funciones en los Centros de Atención Primaria de Salud (CAPS). El argumento del municipio es que estas becas provienen del Estado nacional y que él es quien decidió no renovarlas”, expresaron.

A continuación esgrimieron que “lo cierto es que el Gobierno local debe hacerse cargo de la salud en la ciudad. Conocemos los ciudadanos los enormes gastos de dinero superfluos realizados por la anterior administración, de la cual es ahijada la de ahora, y por la actual, por ejemplo obras prescindibles, festivales, fuegos artificiales, etcétera”.

“Cabe recordar que el Eninder recibió entre 2003 y 2011 la suma de 2.000 millones de pesos. Todo ese dinero fue despilfarrado y ahora, ante el menor problema, los trabajadores debes ser los que paguen los platos rotos, platos de una fiesta a la que nunca fueron invitados”, dispararon.

Finalmente redactaron que “los trabajadores de la Municipalidad de Villa María sufrieron todos estos años la más absoluta precariedad laboral. El 70% están contratados, son facturantes o becarios, cobran sueldos muy inferiores a los de convenio y no tienen derechos laborales”.

“Denunciamos al municipio por este nuevo ataque a los asalariados. El Partido Obrero de Villa María llama a todos los trabajadores de la ciudad a defender los puestos de trabajo de los compañeros”, concluyeron.

Print Friendly, PDF & Email