El SEP denuncia acoso y achique en el HEVA

Entre las “irregularidades” apuntaron además atropello y avasallamiento a los derechos de los trabajadores y “privilegios económicos”

El Sindicato de Empleados Públicos (SEP) denunció una serie de irregularidades en el Hospital Dr. Emilio Vidal Abal (HEVA).

Así lo manifestaron a través de un comunicado enviado a los medios de prensa desde la Prosecretaría Zonal Delegación Oliva, donde marcaron que existe “achique intencional y progresivo de todos los servicios” en el nosocomio, “quita ilegal de funciones en los distintos servicios, concentrándolos en la dirección del Hospital”.

En el mismo marco apuntaron “acoso laboral selectivo y discriminatorio, especialmente dirigido a quienes reclaman sus derechos”, así como “atropello a los derechos de los trabajadores, violando los (sistemas de) ascensos conforme a la legislación vigente”.

 

Privilegio y burocracia

Por otra parte, aseguran que hay “injerencia en el funcionamiento de los servicios de personal ajeno a la planta funcional, que no revisten en ninguna condición laboral y con privilegios económicos dentro del Hospital”.

El malestar incluye “avasallamiento a los derechos de los pacientes por parte del equipo que maneja su dinero particular, dirigido por una agente que en su momento tuvo a cargo la OSU, desoyendo a los profesionales en los reclamos de la necesidades básicas de los pacientes para una mejor calidad de vida”.

Otro de los puntos subrayados por su gravedad es la “suspensión de envío de medicación a centros de salud desconociendo el trabajo en red, violando sistemáticamente los derechos humanos de los pacientes”.

“Afectación para uso personal de movilidad, patrimonio del hospital, en días y horas no laborables” es un ítem más de esta lista.

Por último, envían un mensaje a las autoridades: “Los trabajadores estuvimos, estamos y estaremos siempre al servicio de los pacientes, del Hospital y de nuestros compañeros de trabajo. Tenemos la autoridad moral para pedir a los directivos que se suceden en el tiempo y en este caso a usted, señora directora, que cumpla la ley y que respete nuestros derechos”.

 

Print Friendly, PDF & Email