El sueño se pone en marcha

La idolatría a Messi reflejada en una escultura que realizó un argentino que no pudo viajar, pero la envió con un amigo, con el anhelo de que llegue a las manos del rosarino

EL DIARIO en el Mundial Rusia 2018

Escribe Gabriel Márquez
Especial para EL DIARIO

Una jornada primaveral, con temperatura promedio de 26 grados y cielo completamente despejado, marcó en Bronnitsy el último día de entrenamiento de la selección nacional antes de su debut en la Copa del mundo Rusia 2018. Los jugadores realizaron una práctica liviana, enfocada en algunos aspectos puntuales del match de que protagonizarán ante Islandia.

Las puertas a la prensa se abrieron a las 11 y tras los 15 minutos de rigor impuestos por FIFA, se despejó el campo de juego para que el equipo nacional trabajara en soledad pensando en el partido de hoy. Como es habitual el tiempo “abierto” de la práctica se consumió en movimientos menores, entrada en calor, peloteo a los arqueros y poco más.

La jornada sirvió también para la apertura oficial del sector de trabajo de prensa que, hasta aquí, el servicio a los medios era bastante pobre. Habilitación de varias líneas de wifi, sectores bajo techo y al aire libre, además de un servicio de catering para los periodistas que permanecen varias horas trabajando en el Bronnitsy Trainning center. Pasado el mediodía el equipo que conduce Jorge Sampaoli emprendió su viaje a Moscú, donde hoy debutará ante Islandia, a las 10 hora argentina, en el estadio del Spartak.

 

Escultura a Messi

En la puerta del complejo de Bronnitsy un hincha espera paciente el paso de los jugadores. Junto a él, una escultura que refleja a Lionel Messi celebrando un gol, y varios hombres a sus pies, el hincha del pueblo casi como en una veneración.

“Es de un amigo” cuenta, “la hizo para regalársela a Leo y no pudo venir. Así que yo le prometí que se la iba a entregar en mano. Espero que se me dé aunque está difícil”. A su lado y en nuestras narices, el “mago Willy” convierte billetes de dos pesos en dólares y nos deja a todos con la boca abierta. Su paso por Moscú fue descollante, repitiendo este truco y transformando un vaso con Vodka en ¡ferné!.

Recién ayer se abrió una carpa de prensa para que los periodistas de todo el país que están día a día con la selección puedan desarrollar su trabajo con mayor comodidad

La albiceleste en Moscú

Jorge Sampaoli y Nicolás Tagliafico viajaron media hora antes que la delegación ya que fueron los encargados de cumplir con el protocolo FIFA y brindaron una conferencia de prensa en el estadio del Spartak de Moscú, escenario que Argentina no reconoció en la tarde de viernes.

Sampaoli se mostró optimista respecto del futuro albiceleste en el mundial, asegurando que se ha trabajado duro para potenciar virtudes y disimular falencias. El entrenador albiceleste se deshizo en elogios para con Maximiliano Meza y aseguró que es el jugador que el futbol argentino esperaba. A la hora de justificar su decisión en la elección del arquero el entrenador aseguro: “En una paridad tan evidente, decidimos inclinarnos por el arquero que mayor tiempo trabajo con nosotros, simplemente eso”.

La nota sobresaliente de la llegada de argentina a Moscú la dio la máxima figura del fútbol mundial, Lionel Messi, quien al bajar del ómnibus que traslado al equipo nacional interrumpió su camino y se acercó a una decena de hinchas argentinos que lo esperaban emocionados.

Fue un minuto de selfies, autógrafos y guiños cómplices del astro argentino, que dejaron una enorme sonrisa en los fanáticos albicelestes.

 

El estadio

FIFA destaca en su cuenta oficial que el estadio que recibirá a nuestra selección tiene una capacidad límite de 44.160 espectadores. Para hoy todos los tickets están vendidos y en el mercado informal una entrada se paga hasta 1.200 dólares.

Es el estadio del Spartak de Moscú y está ubicado en el distrito de Tushino. Tushino está ubicado al norte de la capital, al límite del tercer anillo que la rodea, y en algún momento fue considerado una ciudad aparte. Desde 1960 ha sido incorporado a la capital.

El escenario del juego presenta una fisonomía moderna, su estructura está recubierta por pequeñas placas en forma de diamante que representan el logotipo del Spartak. Como dato llamativo, la  estructura cambia de color y se adapta a los equipos que protagonizan los duelos deportivos en su seno.

Un total de 18.500 argentinos tienen su entrada para el primer juego, pero se estima que serán más los que pugnarán por ingresar y ver en vivo y en directo el debut del equipo liderado por Lionel Messi.

 

“El día eterno”

No es la proximidad del debut lo que no deja dormir a los hinchas albicelestes. Ni siquiera las dudas que deja el funcionamiento defensivo del equipo de Sampaoli. El principal inconveniente que tratan de sortear por estas horas está relacionado con el “día eterno” Ruso.

A días del cambio de estación, aquí de primavera a verano, solamente cinco horas de noche cerrada se registran diariamente en esta zona de Rusia. Diariamente, las sombras de la noche desaparecen a las 3 de la madrugada y retornan pasadas las 22. Un día interminable que altera el descanso de los visitantes, potenciado por el cambio de horario, y que es tema de conversación en cada encuentro de compatriotas por estos lados.

Seguramente de ahora en más, se hablará de fútbol y ojalá sea para reflejar una gran actuación albiceleste.  Desde que el árbitro italiano Nicola Rizzoli puso fin al mundial  Brasil 2014 que esperamos este día.

De nuevo, el sueño se pone en marcha.

 

Print Friendly, PDF & Email