“En muy pocos países el Estado estimula la producción audiovisual”

Gill y Calvi hablaron sobre las ingerencias del Estado en el desarrollo audiovisual del país
Gill y Calvi hablaron sobre las ingerencias del Estado en el desarrollo audiovisual del país
Gill y Calvi hablaron sobre las ingerencias del Estado en el desarrollo audiovisual del país

Martín Gill expuso junto a Germán Calvi, gerente de Producción y Contenidos del INCAA, sobre la influencia de las políticas y programas de la Nación en el desarrollo audiovisual de la Argentina

 

En el marco del 7º Encuentro Nacional de Comunicación Audiovisual y 1º Festival Federal de Televisión Pucara 2015, se desarrolló en la Sala INCAA del Centro Cultural Comunitario Leonardo Favio una exposición denominada “Influencia de las políticas y programas de la Nación en el desarrollo audiovisual de la Argentina”.

La misma estuvo encabezada por el diputado nacional e intendente electo de Villa María, Martín Gill, y por Germán Calvi, gerente de Producción y Contenidos del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA).

En relación al eje central de la charla, Gill señaló que “lo que está por venir es lo mejor, la potencialidad que se puede advertir hacia delante. En estos últimos tiempos, cobijados por un paradigma de entender al sector audiovisual como una verdadera industria cultural, se ha impulsado y profundizado un desarrollo del sector que no tiene antecedentes”.

“Ese impulso no tiene antecedentes, no solamente en nuestro país, ya que son muy pocos los países del mundo donde el Estado asume la vocación de estimular la producción audiovisual, con sentido federal, comunitario y participativo”, destacó.

A la vez opinó que “sin dudas que el punto de partida para este crecimiento está en la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisuales”.

“Esa ley marcó la necesidad de construir una nueva comunicación en la Argentina y en su momento nos dijo a las universidades que no podíamos ser espectadoras, que por la representación institucional y federal debíamos ayudar a construir un nuevo mapa comunicacional”, manifestó.

Finalmente, sostuvo que con la políticas de Estado “hemos logrado instalar cerca de 40 estudios televisivos de la mayor calidad en distintos rincones del país”.

“En cada rincón del país han surgido esos equipos de alta calidad que nos permiten, sin lugar a dudas, sumar capacidad en cada lugar de la Argentina”, remarcó.

 

“Una nueva burocracia”

A continuación, Calvi comenzó su alocución recordando que “desde la reglamentación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, INCAA está obligado a fomentar la producción de televisión”.

“Antes de eso, el cine nacional competía contra la industria norteamericana y no había dinero suficiente para estrenar películas que sostengan una industria nacional pujante. En nuestras pantallas de cine siempre dominó la taquilla el cine extranjero, aunque en los últimos años hemos crecido y multiplicamos en un 230% la cantidad de taquilla para el cine argentino”, indicó.

Por otra parte, valorizó que “el Estado argentino desarrolló una nueva burocracia, para diferenciarse de aquella burocracia boba y ausente de la lógica neoliberal en la cual la televisión se relegaba al mercado”.

“Cuando relegamos las cosas al mercado, el mercado hace lo que hace el sistema capitalista con todo. Homogeniza, masifica, busca la rentabilidad, intenta captar mayores ingresos, buscando para eso reducir los costos y esquemas cada vez más concentrados”, dijo.

Seguidamente, expresó que “hoy hablar de medios de comunicación no es hablar de comunicación, sino de política, porque lo que está en discusión es cómo se construyen las democracias modernas y cuál es el rol que cumplen los medios de comunicación”.

“Todas las mayorías organizadas en partidos políticos necesitan de la democracia para ejercer el control del Estado y por lo tanto para regular las reglas de juego en las que se desarrolla la comunicación en nuestro territorio”, opinó y finalizó diciendo que “los grandes sectores concentrados necesitan de la administración del Estado en relación de sus intereses, entonces destruyen la lógica de participación y de la comunicación desde abajo y tienen grandes medios concentrados que se replican en toda América Latina con dos o tres canales que impactan sobre el 40% de la audiencia con capacidad de consumo, que es la que tiene capacidad de incidencia en la formación de la opinión pública”.

Print Friendly, PDF & Email