Enfasis en las coincidencias

Los referentes religiosos locales se reunieron en la sede de la iglesia evangélica de calle General Paz
Los referentes religiosos locales se reunieron en la sede de la iglesia evangélica de calle General Paz
Los referentes religiosos locales se reunieron en la sede de la iglesia evangélica de calle General Paz

En el mes de la Biblia, Normand Zandrino, pastor de la iglesia evangélica de la calle General Paz y Samuel Jofré, obispo de la Diócesis de Villa María, hablaron ante fieles de ambas religiones sobre los puntos de unión

El Antiguo y Nuevo Testamento son libros sagrados y comunes a los cristianos, ya sean católicos o protestantes. Sin embargo, las iglesias cristianas hacen diferentes interpretaciones de esos textos.

Por esa razón, en el mes de la Biblia, proclamado así en honor a San Jerónimo, quien fue el primero en traducirla al lenguaje vulgar, decidieron realizar un encuentro ecuménico para hablar de los textos sagrados.

Fue en la sede de la iglesia evangélica de la calle General Paz y allí predicaron desde sus puntos de vista, el pastor Normand Zandrino y el obispo Samuel Jofré.

El jefe de la Iglesia Católica de Villa María comenzó señalando que en esta ciudad es visible “el abandono del amor a Cristo” y dio como ejemplo los escenarios de confrontaciones como el que protagonizaron “alumnos de la Escuela Belgrano y Rivadavia. Son jóvenes cultos, privilegiados que pueden asistir a una escuela privada y, sin embargo, se enfrentaron con violencia. ¿Por qué pasa eso? Porque estamos desunidos, es un escándalo que estemos desunidos porque esa falta de unión no es otra cosa que falta de caridad”, dijo.

Aclaró que la “unidad no es uniformidad”, sino que aún con diferencias legítimas, puedan ser parte de una misma iglesia.

Aseveró que cualquiera puede leer e interpretar la palabra de Dios, y señaló que la jerarquía de la Iglesia Católica tiene como “servicio” una interpretación de esos textos.

Finalmente, se comprometió a “buscar con tenacidad la unidad de los cristianos en Villa María”.

Normand Zandrino, pastor de la iglesia que fue sede del encuentro ecuménico, saludó como “viejos amigos” a los curas presentes con los que compartieron distintas actividades pastorales comunes, como es el caso de la tarea que realizan en la cárcel.

Destacó que la Biblia es “la base de nuestra fe y de nuestra ética. No se trata de un libro mágico, pero si de un libro milagroso, porque con sus palabras puede transformar vidas”.

Habló con sencillez de un salmo (el 23), relatando que lo aprendió de memoria de niño, pero que recién pudo darle cabal interpretación cuando le tocó en experiencia propia transitar el “…valle de sombra de muerte” y tras contar la historia familiar que tuvieron que atravesar tras la pérdida de un hijo, no dudó en afirmar que el verdadero milagro fue encontrar la paz de Dios pese a tanto dolor, o como dice el Salmo aludido: “No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento”.

Visita inesperada

Entre los sacerdotes presentes en el encuentro ecuménico se encontraba Joseph XXX, sacerdote hindú que es la máxima autoridad mundial de la Orden Trinitaria.

Dio un conmovedor mensaje sobre la persecución de los cristianos.

Print Friendly, PDF & Email