Era entrerriano y murió a orillas del río Tercero

Otero Wilson, de perfil, junto al guitarrista Pico Silva
Otero Wilson, de perfil, junto al guitarrista Pico Silva
Otero Wilson, de perfil, junto al guitarrista Pico Silva

Escribe Eduardo Belloccio
Especial para EL DIARIO

La semana pasada falleció en Villa María, Adalberto Otero Wilson. El Beto Otero Wilson. Conocido por ser el autor entre otras composiciones, de la letra que inmortalizara la “Zamba para Villa María” en la voz de Hernán Figueroa Reyes.

Nacido en Gualeguaychú, Entre Ríos, trascendió sus fronteras para recalar en Buenos Aires, donde su talento lo codeó con lo más granado del folclore argentino. Compuso canciones para Figueroa Reyes, con quien recorrió, por mucho tiempo, los festivales del país. Una foto de 1974 lo recuerda recitando sus poemas en el escenario de nuestro Anfiteatro, rodeado de Hernán, el Tito Suárez, Gregorio Felipe, Barcellona y otros amigos de aquellas inolvidables noches festivaleras.

También escribió canciones para María Marta Serra Lima, el Paz Martínez, Sonkocanta, canciones para novelas que aún hoy, se reiteran en la costa oeste de Norteamérica. Fue autor, también, de letras de las canciones que cantaba el mundialmente famoso Topo Gigio. Este trabajo le valió el respeto y la consideración de afamados compositores latinoamericanos como King Clave, entre otros, con quien mantenía contacto a través de las redes sociales.

Seis años atrás pisó nuevamente el Anfiteatro para recibir un homenaje de parte de la Municipalidad por su contribución a la cultura y, particularmente, por la canción que lo elevara a la fama. Lo acompañó en el escenario, Ricardo “Pico” Silva, un gran cantante entrerriano como él, además de Los Cuatro de Córdoba y Los Soñadores. Todos juntos entonaron la “Zamba para Villa María”.

Luego de esa oportunidad, el Beto, junto a su compañera Layla eligieron nuestra ciudad para vivir, alquilando una casa en el barrio Rivadavia. Su proyecto musical era que algunos grupos de la ciudad le grabaran sus canciones. Hace ocho meses una cruel enfermedad le llevó a su compañera, y como una paradoja de la vida, la ciudad que le dio la fama como compositor, será también, su última morada.

Familiares, algunos vecinos y amigos despidieron sus restos.

 

Para Villa María

La zamba tiene dos versiones de letra. La segunda fue una adaptación ideada cuando el Festival de Peñas pasó a realizarse en febrero, pero la original dice:

Si me preguntan cuál es

la niña que yo más quiero,

es cordobesa y nació

a orillas del río Tercero.

 

Cuando el verano está en flor

el aire se vuelve menta

y de balcón en balcón

la copla se vuelve fiesta.

 

Estribillo

Si para enero anda cerca

y quiere alegrar la vida

déje las penas por ahí

y dentre a Villa María.

 

Yo que en sus calles viví

todo el calor de la tierra

que Tito Suárez cantó

en noches serenateras.

 

Cuando me alejo de allí

se hace paloma el recuerdo

por sus mujeres, su sol

y sus sueños de guitarrero.

 

Print Friendly, PDF & Email