“Estoy viviendo un sueño”

P57 F1
Strumia, tras lograr el título, muestra su felicidad y sus orígenes en la remera que utilizó en los festejos

El joven futbolista de Villa Nueva, Leonel Strumia, está viviendo horas de máxima felicidad en la lejana Letonia tras consagrarse campeón con su club, FK Liepaja, en la principal liga de aquel país europeo que, además, le permitió obtener la clasificación a la pre-Champions del año próximo.

El valioso volante del fútbol local surgió en Alem de Villa Nueva de muy joven, después se aplomó en Rivadavia de Arroyo Cabral y “dio el salto” en Alumni, donde jugó el Federal B del año pasado y logró el “bicampeonato” en la Liga Villamariense.

Igualmente, su vida personal y deportiva cambió totalmente el último verano, cuando decidió ir a exponer su impronta al fútbol de Letonia. Una apuesta que, meses después, fue más que positiva por los logros deportivos e individuales.

Por lo tanto, mientras “cuenta las horas” para volver a su casa villanovense y estar con su familia, Strumia, con 23 años, mostró su felicidad por su actualidad en un diálogo que tuvo con EL DIARIO a través de las redes sociales.

Recalcó que, en un principio, “no fue fácil estar lejos de la familia y de todos, pero Gracias a Dios, todo fue recompensado de la mejor manera con la obtención del título, porque el mayor deseo de todo futbolista es salir campeón”.

“Y mucho más feliz porque el club hacía 10 años que no lograba un título. Así que imagínate como está la gente, que brinda todo su cariño y eso te hace sentir una felicidad enorme. Realmente estoy viviendo un sueño”, subrayó.

Strumia, a continuación, explicó que apenas llegó a Letonia el pasado mes de febrero le resultó “difícil la adaptación en todo sentido. En lo deportivo acá el juego es más físico y menos pausado y, además, cuando llegué estaba muy frío y me costó el cambio tan brusco de temperatura porque venía del verano”.

De igual manera, comentó que “a medida que fueron pasando los días me fui adaptando al clima y a mis compañeros porque pese a que mucho no podía comunicarme, tengo un traductor que me ayudó mucho”.

“También empecé a hablar inglés, que acá lo usan todos. Realmente todos son muy buena gente y como saben que uno acá está solo, en todo momento te integran y entonces te hacen sentir de la mejor manera”, redondeó.

En otro punto, manifestó la satisfacción por los logros individuales, ya que fue premiado en dos oportunidades como “el jugador del mes” en lo que es una distinción habitual en las ligas del viejo continente. Sumado a ello, apuntó que tuvo “la suerte de anotar un gol en clásico de acá en el cual logramos ganar, lo que nos dejó sacar una ventaja que después nos permitió ser campeones anticipadamente”.

Es que el torneo terminará el próximo domingo 7 de noviembre, por lo que reconoció que “ahora sólo cuento los días para volver a estar con mi familia” porque allí luego la actividad cuenta con un prolongado impasse por el crudo invierno que se vive en dicho sector de Europa.

“Recién debo volver en febrero del próximo año para hacer la pretemporada en Turquía, ya pensando en lo que será la pre-Champions, aunque también logramos una chance para entrar a la Liga de Europa”, el segundo certamen en importancia a nivel clubes de Europa.

De todas maneras, hoy por hoy, Strumia está con la ansiedad de volver a estar con los suyos y remarcó: “No veo la hora de volver a estar en mi casa, estar con mi familia, mi novia, y poder disfrutar con ellos todo esto que me está sucediendo”.

“Por el momento, aprovecho y les mandó un enorme saludo a toda la gente de Villa Nueva y Villa María, que estuvieron conmigo todo este tiempo, porque si bien estuvimos lejos, me hicieron sentir todo su cariño desde allá”.

“Estoy muy feliz por cómo se dio todo. La gente de acá me quiere mucho y eso es muy gratificante”, concluyó.

Print Friendly, PDF & Email