Fuerte crítica de radicales contra Ignacio Tagni

Ignacio Tagni es foco de críticas por quienes dicen ya no sentirse representados con la dirigencia actual

Un grupo de radicales salió al cruce del presidente del Comité Departamental de la UCR por sus declaraciones en contra de quienes no se sienten representados con la actual dirigencia del partido

Ignacio Tagni es foco de críticas por quienes dicen ya no sentirse representados con la dirigencia actual
Ignacio Tagni es foco de críticas por quienes dicen ya no sentirse representados con la dirigencia actual

Un grupo de correligionarios radicales criticó duramente al presidente del Comité Departamental de la Unión Cívica Radical (UCR) por considerar ofensivos algunos dichos del también concejal de Villa Nueva.

La misiva -que, entre otras, lleva las firmas de dos históricos militantes de ese partido en esta ciudad, como es el caso de Marcelo Dapello y Hugo Garrido- fue titulada “Mejor tenerlo claro” y se reproduce a continuación:

“En recientes declaraciones a la prensa escrita, el concejal Ignacio Tagni, de origen radical pero embarcado en la alianza conservadora Cambiemos, ligero de lengua y con escasos conocimientos, se despachó con sonoros conceptos ofensivos contra quienes dejaron de sentirse representados y disienten claramente con la dirigencia de la UCR en los últimos años

Con notable cinismo, se atreve a acusar de mercenarias a esas personas, revelando un paupérrimo conocimiento en la materia y dejando de lado cualquier fundamentación política para sustentar su pobre posición.

Seguro el Sr. Tagni no debe ignorar que no se convierte en mercenario quien quiere, sino quien puede, porque hace falta imprescindiblemente un contratante poderoso, capaz de bridar mucho dinero, bienes o servicios al contratado como tal.

Llegados a este punto, cabe preguntarse: ¿quiénes son los mercenarios, entonces? No se escucharon las advertencias que hemos hecho desde las filas del Movimiento Nacional Alfonsinista-FORJA acerca de cuáles son las verdaderas intenciones del nuevo bloque de poder, no ya sólo en el país, sino en el área latinoamericana, para avanzar un paso más hacia el más rancio conservadurismo reaccionario; multiplicador de pobreza y en condiciones de diseñar una colonia en lugar de consolidar una Nación libre, justa y soberana.

Hemos dicho que a esta altura del momento histórico, quien privilegie las cuestiones partidarias por sobre las cuestiones nacionales, como lo expresó en su momento el Dr. Hipólito Yrigoyen, decididamente ha dejado de ser radical para convertirse en un empobrecido operador de los privilegiados por el poder de los intereses multinacionales, tal como lo muestra el elenco que se exhibe en diversos estamentos del Estado.

Es recomendable que el Sr. Tagni repase a conciencia las bases doctrinarias de la UCR a la que contribuyeron personalidades que han dado sobradas muestras de coherencia doctrinaria, fortaleza ideológica y consecuente oposición a las maniobras imperiales que sitian al país y a la sociedad toda con cualquier justificativo de ocasión.

No está demás recordar que, como lo dijo Don Hipólito, los hombres son sagrados para los hombres, como los pueblos lo son para los pueblos.

Seguramente caerá en la cuenta de que si algunos deben ser condenados con la ligereza con que lo hace, no son precisamente quienes quedaron a la intemperie y en soledad frente a este avance de la derecha, con su desmedido afán de tener cada vez más.

Para concluir, es importante reclamarle al Sr. Tagni mayor atención al exhibir obscenamente su pretensión de dividir entre probos y réprobos, que aplique menos liviandad en tal búsqueda y no olvide que actitudes como las suyas permitieron a la reacción conservadora desgastar y luego aniquilar el favor popular de Hipólito Yrigoyen, Arturo Illia y Raúl Alfonsín, contando para ello con un aparato de prensa que sigue haciendo de las suyas.

Las consecuencias en cada etapa son harto conocidas a poco que nos alejemos de las fuentes informativas manipuladas imperialmente por los lacayos locales.

Los movimientos populares, coincidiremos, tienen enormes defectos, pero consolidar la Patria y la democracia nos obliga a una conducta muy firme frente a sus enemigos de siempre. Y no distraerse en maniobras tendientes a conseguir algún predicamento pedido por los capataces de turno, como es el caso de la necesidad de figuración propagandista que les piden a los sirvientes del actual esquema de pobre distribución del poder. Si el Sr. Tagni debe ocupar espacios porque se lo pide su nuevo empleador, ha equivocado fieramente el camino”.

 

Print Friendly, PDF & Email