Gracias y hasta siempre, Mirta

Con una sonrisa permanente, Mirta conquistó miles de amistades (foto extraída del muro de Lyllan Schuck)

A los 78 años, dejó de existir Mirta Villarroel, una activa participante de cada actividad cultural que se realizaba en la ciudad y luchadora incansable por los derechos de los adultos mayores. Extrañaremos su visita de cada día a las instalaciones de la Cooperativa Comunicar

Como gran amante de la cultura, Mirta fue a conocer a Ana María Picchio cuando la prestigiosa actriz estuvo presente en el Centro Cultural Comunitario “Leonardo Favio”
Como gran amante de la cultura, Mirta fue a conocer a Ana María Picchio cuando la prestigiosa actriz estuvo presente en el Centro Cultural Comunitario “Leonardo Favio”

Quienes hacemos EL DIARIO del centro del país recibimos ayer una de esas noticias que no querríamos nunca informar, pero que sentimos la obligación de hacerlo para retribuir con un pequeñísimo homenaje, aunque con mucho afecto y tristeza, a una persona que tantas muestras de cariño nos dio.

Durante las primeras horas de ayer dejó de existir físicamente Mirta Villarroel, una vecina, pero sobre todas las cosas una amiga “de fierro” que cada día visitaba las instalaciones de la Cooperativa Comunicar para leer nuestro matutino, conversar con nosotros y tomar algunos mates.

Mirta nació un 12 de junio de 1937, tenía 78 años y fue docente en diversas instituciones locales y regionales.

Participaba activamente de cada actividad cultural que había en la ciudad de Villa María y, además, era una luchadora incansable por los derechos de las personas de la tercera edad. En ese sentido, se involucraba constantemente con las acciones organizadas por el Programa de Extensión Universitaria para Adultos Mayores (PEUAM) de la Universidad Nacional de Villa María (UNVM).

En ese lazo afectivo que tenía con nosotros, acudía a cada evento que era organizado en nuestro Salón de Usos Múltiples (SUM).

Su desaparición nos tomó por sorpresa, teniendo en cuenta que hasta no hace mucho repetía con normalidad esa grata rutina que la unía a nosotros.

Desde su entorno más íntimo, se indicó que en las últimas dos semanas sufrió un marcado deterioro físico que le provocó la muerte.

Hasta siempre, Mirta, te vamos a extrañar.

 

Gran repercusión en Facebook

El fallecimiento de Mirta tuvo gran repercusión en Facebook, donde pudieron observarse numerosas muestras de cariño dirigidas a la exdocente.

Estos fueron tan sólo algunos de los homenajes que recibió en la mencionada red social:

“Que tu alegría nos acompañe siempre. QEPD” (Lyllan Schuck).

“Qué pena tan grande. QEPD” (Bibiana Duarte).

“Por siempre en el corazón de cada uno de quienes fuimos sus alumnos. Siempre la recordaremos como ‘la seño’ Mirta, la que siempre nos alentaba a seguir luchando. QEPD” (Sonia Garofino).

“Tan hermosa y alegre, donde estés, seguro será con una sonrisa y mirada angelical” (Claudia Tissera).

“Nos vimos hace unas semanas, obvio que haciendo compras. No compramos nada, pero reímos un rato. Hablamos de la docencia, de tu viaje, de la vida. ‘Compañera’, antes de irte me dijiste que no dejara de escribir en mi muro esas reflexiones humorísticas que hago, tonteras mías, pero que te encantan, y como aún no he escrito nada, te lo debo. Buen viaje, llená de sonrisas y flores tu camino. Engalaná con tu luz donde quiera que estés. Gracias por ser un gran ejemplo de docente, siempre dulce, siempre linda, siempre cálida. Usted no se va compañera, usted se queda en mí” (Magucha Ludueña).

“Siempre te recordaré, querida e inolvidable amiga, sé que llenarás con tu alegría el cielo” (María Teresa Espinosa).

“Qué gran persona. Justo hace un par de noches la recordaba. Estaba escuchando a Abel Pintos y cantó una canción de Victor Heredia llamada ‘Taky Ongoy’. Pensaba que cuando ella me la hizo escuchar por primera vez, no logré entenderla. Una genia, una adelantada. Chau, ‘seño’ Mirta. Para siempre en el recuerdo de tus alumnos” (Carolina Escalante).

“Un ser maravilloso se nos fue. Es de aquí que esta noche una nueva estrella se suma al cielo. Gracias por regalarme cariño en sus años de docencia y por enseñarme a respetar. Aún recuerdo sus cuentos. Siempre la llevaré en mi corazón, ‘seño’ Mirta. Descanse en paz” (María Eugenia Garofino).

“Tristísima noticia. Este trabajo de exhibidor de cine me dio la posibilidad de conocer a muchas personas y mágicamente algunas personitas como Mirta me iluminaron con su luz. Hoy nos dejás, Mirta, pero tu luz no se apaga nunca. Mi querida compañera, como ella me decía, fuiste un regalo para mí. Gracias por todo el apoyo a nuestra sala, en el programa Espacio INCAA Villa María brilla tu alegría y vivirá por siempre tu hermosa sonrisa” (Irma Carrizo).

“No puedo creerlo. La voy a extrañar cuando vaya al INCAA y me falte su ‘compañero, sacame linda en la foto’. Siempre estará su presencia y su sonrisa en nuestros corazones. Buen viaje, compañera Mirta” (Vj Borra).

Print Friendly, PDF & Email