“Hace 34 años la ciudadanía argentina volvía a ejercer el derecho a votar”

Como parte de la conmemoración, el año pasado se puso una ofrenda floral en el monumento a Raúl Alfonsín

Esta es una de las frases que destaca el texto con el que el comité local recordó la llegada al gobierno de Alfonsín, que se vivió “como una verdadera fiesta” el 10 de diciembre de 1983

Como parte de la conmemoración, el año pasado se puso una ofrenda floral en el monumento a Raúl Alfonsín

Con motivo de cumplirse ayer un nuevo aniversario del retorno de la democracia de la mano de Raúl Alfonsín, el presidente del comité de circuito de la Unión Cívica Radical de Villa María, Marcelo Barotto, hizo llegar un escrito a nuestra Redacción para recordar la fecha.

“No queríamos dejar pasar por alto esta fecha tan importante para todos los argentinos y los ciudadanos del mundo que quieren vivir bajo el paraguas de la libertad y la democracia”, señaló Barotto.

“El 10 de diciembre es una fecha en la que se amalgaman en el sentimiento del radicalismo hechos de valor afectivo y de convicciones partidarias. En primer lugar porque el mundo celebra la Declaración Universal de los Derechos Humanos y porque, además, en esa misma fecha hace 34 años y después de duros años de dictadura militar, asumía un gobierno constitucional elegido por el voto popular, encabezado por Raúl Ricardo Alfonsín y Víctor Martínez, que habían resultado vencedores de las elecciones por el 52% de los sufragios. También asumía el binomio Eduardo César Angeloz-Edgardo Grosso en la Gobernación de la provincia de Córdoba y Horacio Cabezas en el municipio de nuestra ciudad.

En un escenario que se podría resumir recordando la culminación de la trágica guerra de Malvinas, por la que muchos de nuestros jóvenes dejaron su vida y sus almas, Argentina experimentaba el más largo período de interrupción democrática, el ‘proceso militar’ había trastocado las estructuras básicas de la economía instalando el libremercadismo, desindustrializando al país y, lo que posiblemente fue peor, instalando la persecución a las ideas de los ciudadanos o instituciones que pensaran de otra manera a la que imponía el poder de facto.

Raúl Alfonsín, con el apoyo de su partido, pero también con el de un electorado de variado origen, fue interpretado por la ciudadanía como quien podía llevar a cabo una serie de acciones de gobierno que permitiera a este país salir del autoritarismo y hegemonía de pensamiento impuesto por quienes creyeron tener verdades absolutas.

Pero además, y como ya se señalara, el 10 de diciembre de 1948 la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Declaración Universal de los Derechos Humanos, invitando a todos los Estados y organizaciones interesadas a sumarse a sus principios y a su celebración.

Derechos de representación democrática de los ciudadanos en la libre elección de quienes conducirán los destinos de los países, presencia del sentido republicano y federal de gobierno, pero también derecho a la educación, a la alimentación, a la vivienda, a la libertad de culto y de expresión de las ideas, son principios de los derechos universales que debieran ser innegociables.

Consideramos que, además, los principios fundantes de la República y que deben constituir el estandarte de lucha permanente son el derecho a la vida, a la libertad, a la igualdad y a la seguridad.

Corresponde entonces destacar que, hace 34 años, la ciudadanía argentina volvía a ejercer el derecho a votar para elegir a sus representantes y fue un 10 de diciembre de 1983, fecha grabada de manera particular en la retina de muchísimos argentinos, la de esa multitud jubilosa y festiva y la de un presidente de la República que dirigía su mensaje desde el Cabildo, lugar más que simbólico de independencia y libertad.

Cuando asumía la Presidencia, este hombre que indudablemente llevaba los ideales de la democracia y el respeto por el pluralismo de ideas como bandera irrenunciable, reconocía lo que se venía. “Iniciamos una etapa que sin duda será difícil, porque tenemos todos la enorme responsabilidad de asegurar hoy y para todos los tiempos la democracia y el respeto por la dignidad del hombre en la tierra argentina”, dijo entonces Alfonsín.

Los ciudadanos argentinos vivían el advenimiento de la democracia como una verdadera fiesta. La posibilidad de superar una de las más oscuras etapas de nuestra historia para la gran mayoría del pueblo significó un verdadero avance cívico. Democratizar las instituciones era la consigna, pues el país sufría la instalación de años de represión y autoritarismo”, expresa el texto completo del comunicado enviado desde la UCR.

A diferencia del año pasado, Barotto indicó que se eligió recordar la fecha a través de un escrito. En 2016, el comité local organizó varias actividades durante la jornada del 10 de diciembre para celebrar la recuperación de la democracia, entre ellas un desayuno con  exintendentes, concejales y tribunos de la democracia; se depositó una ofrenda floral en el monumento a Alfonsín, en el bulevar que lleva su nombre; y se inauguró la refacción de la casa partidaria, donde se rindió tributo al expresidente Raúl Alfonsín

En cambio, Barotto agregó que el comité se encuentra organizando el cierre de actividades anuales, que se efectuará en el transcurso de este mes.

 

Print Friendly, PDF & Email