Hallazgo histórico

Las ruinas muestran con claridad cómo son llevados los perros con correas

En ruinas de Arabia Saudita descubrieron una imagen tallada que demostraría que desde hace miles de años el perro ha sido un fiel compañero para los humanos

Las ruinas muestran con claridad cómo son llevados los perros con correas

Un cazador a punto de lanzar la flecha, acompañado por 13 perros, dos con correas, puede verse en una escena de hace ocho mil años hallada sobre una piedra arenisca en el desierto de Arabia Saudita, siendo la más antigua en la que se ve a este animal en estado doméstico.

Se trata de un dibujo sobre piedra descubierto por expertos conducidos del Instituto Max Planck de Historia de la Ciencia, de Alemania. La imagen sugiere que el ser humano adiestró a los perros miles de años antes de lo que se piensa.

«Es la primera representación que tenemos de un hombre que sale de cacería con sus perros», afirmó Melinda Zeder, arqueozoóloga del Museo de Historia Natural del Instituto Smithsoniano de Washington.

«Todavía harán falta posteriores análisis para confirmar tanto la edad, como el significado de las representaciones. La época de la incisión se basa en el estilo, el nivel de erosión de la roca y por la etapa del pasaje al pastoreo de parte de la población que habitaba en la región», agregó Zeder.

Toda el área, llamada Shuwaymis, hace ocho mil años era muy distinta de ahora: lluvias estacionales alimentaban ríos y vegetación, al punto de que la escena de caza fue grabada sobre lo que alguna vez fue una escollera junto a un curso fluvial.

Además de ser el retrato más antiguo de un perro, la imagen también es la primera en representar correas, pues hasta ahora el récord le correspondía a una imagen egipcia de cinco mil años de antigüedad.

«Los perros representados se parecen a la raza Canaan, originaria de Medio Oriente», observa Angela Perri, del Instituto Max Planck. «Esto podría indicar que estas antiguas poblaciones criaron perros ya adaptados a cazar o podrían haber domesticado ejemplares del lobo árabe», añadió la investigadora.

Print Friendly, PDF & Email