Harto de sufrir robos, clausuró su casa y mandó a sus hijos a vivir a otro lado

Marcelo Castro aseguró que la Policía villanovense le reconoció que el sector es el único foco conflictivo de la ciudad y lamentó que aun así no se toman medidas para contrarrestar el accionar de los delincuentes

Panorama desolador. Así se encuentra el interior de la vivienda tras la seguidilla de robos
Panorama desolador. Así se encuentra el interior de la vivienda tras la seguidilla de robos

Sumando estadísticas lamentables a los continuos episodios de robo que vienen sufriendo en el último tiempo varios vecinos de la ciudad de Villa Nueva, en la jornada de ayer el vecino Marcelo Castro se hizo presente en nuestra Redacción para manifestar su inmenso malestar debido al tremendo daño que los delincuentes vienen propinando sobre su vivienda desde hace poco más de un mes, sin contar los robos de materiales y herramientas que sufrió mientras su vivienda se encontraba en etapa de construcción.

En ese lapso, su hogar ubicado en el loteo “Masterplan”, que está emplazado entre los barrios La Reserva y Jardín del Golf, recibió la visita de los “cacos” en tres ocasiones.

El propio Castro dio detalles sobre dichos episodios y comenzó relatando que “al primer hecho concreto de delincuencia, ya viviendo en el lugar, lo sufrí el 26 de diciembre del año pasado. Eran las 15 cuando salí para llevar a mis hijos a una pileta y cuando volví, 25 minutos después, habían barreteado una puerta ventana que da al frente de la ventana”.

“Ese día me sustrajeron unos accesorios de baño y el microondas, que eran las cosas que se encontraban más a mano por el lugar que ingresaron”, contó.

Continuamente indicó que “el segundo hecho se produjo entre el 17 y el 18 de enero de este año. Al llegar a mi casa noté que la puerta principal estaba sin llave”.

“Los delincuentes ingresaron por el patio de luz y salieron por el frente con lo que habían robado. En esa ocasión me hicieron un daño considerable porque me robaron un extractor de humo, platos, cubiertos, sábanas, una bordeadora, dos caloventores y un aire acondicionado”, indicó y agregó que “por ambos casos hice la denuncia pertinente en la Policía”.

Seguidamente señaló que “el hecho que colmó mi paciencia se dio el sábado 31 de enero. Me retiré de la casa a las 23 para llevar a mi hija a lo de una amiga y cuando volví, una hora más tarde, al ingresar por el portón observé una reposera y dos bolsas, cosas que no estaban allí cuando salí del hogar”.

“Cuando abrí la casa me encontré con que los ladrones se habían llevado lo poco que quedaba por llevarse. Me sustrajeron el reproductor de DVD, dos bachas, accesorios del baño, acolchados y artefactos de iluminación. A todos esos elementos lo metieron dentro de unas cajas en lo que yo tenía ropa de invierno y se los robaron”, manifestó desairado y al mismo tiempo contó que “llamé a la Policía y los efectivos llegaron enseguida, pero el día anterior, también habían entrado a mi casa aunque sin llevarse nada gracias al aviso de una vecina, los llamé a las 19.35 pero esperé hasta las 21 pero nunca vinieron”.

“Los delincuentes están organizados para delinquir. Manejan horarios, tiempos y recursos para robar”, lamentó Marcelo Castro
“Los delincuentes están organizados para delinquir. Manejan horarios, tiempos y recursos para robar”, lamentó Marcelo Castro

“Una zona liberada”

En la continuidad de su testimonio, Castro criticó que “el lugar funciona como una zona prácticamente liberada para la delincuencia. Hay un alto tránsito de gente que entra y sale del lugar para trabajar en las obras, entre las 5.30 y las 21, dependiendo del horario de trabajo de cada contratista”.

“El loteo tiene varios accesos; por el salón Monet, por el barrio Golf, por La Bodega y por el barrio La Reserva. En algún momento pasan vehículos de la Policía, pero en la mayor cantidad de horas del día no se ven”, aseguró.

También sostuvo que “los responsables de la fuerza policial de Villa Nueva me confirmaron personalmente que el único foco conflictivo que tienen en la ciudad es la zona de mi casa y los sectores aledaños, es decir que hay algo que está fallando porque no pueden garantizarnos seguridad a los vecinos”, lamentó.

 

“Hay que denunciar”

A continuación indicó que “hablando con los vecinos uno se entera que otros hechos similares se reiteran en el lugar y en la mayoría de los casos la gente no hace la denuncia”.

“Yo siento que debo hacer las denuncias porque soy parte de la sociedad, porque tenemos que confiar en las fuerzas de seguridad y la Policía tiene que utilizar todas las herramientas que tiene para brindarnos seguridad”, remarcó y opinó que “si no tienen esas herramientas, tendrán que solicitarlas al fiscal de turno. Acá no se trata de una ‘rata’ que va, saca algo y se retira. Hay algo que está organizado”.

A la vez sostuvo que “sabemos que los delincuentes están organizados para delinquir. Manejan horarios, tiempos y recursos para robar. Además sabemos dónde va a parar todo lo que se le roba a los vecinos. Generalmente, todo el mundo sabe que los elementos robados van a parar a los tranzas y al mercado negro”.

“La gente no tiene que tener miedo. Tienen que denunciar estos hechos delictivos. También sería bueno que a quienes les ofrecen elementos del mercado negro no los compren”, añadió.

Por otra parte manifestó que “puede ser que hayan pocos efectivos policiales y que no tengan suficientes móviles para cubrir toda la ciudad, pero atendiendo que el lugar sería el único foco conflictivo de Villa Nueva uno cree que se tendrían que enfocar más la atención allí”.

“Creo que tendría que haber cámaras de acceso al sector. Sabemos que la Policía tiene controlado los puentes de acceso a la ciudad, pero los monitores están funcionando solos y nadie controla nada”, dijo con preocupación y redondeó contando que “yo vivo allí con mis dos hijos de 16 y 13 años y la verdad es que tengo mucho miedo por ellos. A raíz de estos episodios delictivos, hasta que me coloquen un sistema de seguridad que adquirí, al ser divorciado tuve que mandarlos a vivir con la madre a otro lugar”. Lamentable.

 

¿Y el municipio?

Para finalizar, consultado sobre si solicitó ayuda a la Municipalidad local, aseguró que “el municipio brilla por su ausencia en el lugar y un claro ejemplo de eso, fuera del tema de seguridad, es que hace un año hay dos luminarias quemadas cerca de mi casa y nunca se repararon”.

“Además casi no hay recolección de residuos, salvo la avenida Los Lirios las calles son un desastre, la banquina no está hecha y cada vez que llueve el agua queda estancada”, terminó.

Print Friendly, PDF & Email