Internos construyeron el nuevo pabellón de la cárcel local

Tras el acto, desarrollado en un pasillo de planta baja, todos los presentes subieron a conocer el nuevo pabellón, que comenzará a ser utilizado en las próximas semanas. Tiene 20 celdas dobles

Lo hicieron en conjunto con trabajadores de la construcción y permitirá descomprimir en algo la población carcelaria, que orilla las 600 personas. El nuevo espacio está ubicado en la planta alta de la penitenciaría de barrio Belgrano

Tras el acto, desarrollado en un pasillo de planta baja, todos los presentes subieron a conocer el nuevo pabellón, que comenzará a ser utilizado en las próximas semanas. Tiene 20 celdas dobles
Tras el acto, desarrollado en un pasillo de planta baja, todos los presentes subieron a conocer el nuevo pabellón, que comenzará a ser utilizado en las próximas semanas. Tiene 20 celdas dobles

El ministro de Justicia y Derechos Humanos de la provincia, Luis Angulo, y numerosas autoridades inauguraron ayer a la mañana un pabellón de 350 metros cuadrados con 20 celdas dobles en la planta alta del Establecimiento Penitenciario Nº 5 de Villa María.

El nuevo espacio viene a ampliar la capacidad de personas privadas de la libertad y según el Gobierno se enmarca en una política de “humanización en las cárceles que se viene implementando desde 2008”.

La particularidad es que la construcción, que se hizo con materiales tradicionales, fue ejecutada en conjunto con internos, a quienes ayer se les entregaron certificados por las tareas realizadas. Fueron 44 hombres, pero les dieron la constancia a 43 porque uno ya había recuperado su libertad.

El albergue todavía no será habitado, pero la semana próxima iniciarían el proceso tendiente a ese objetivo. Con esta nueva ala, efectuada en la planta alta, ya son 14 los pabellones de la unidad penitenciaria de barrio Belgrano.

Todo el flamante espacio pudo ser visitado y recorrido por las autoridades y por los periodistas. Llamó la atención la libertad con la que se pudo manejar la prensa, ya que no se vedó ningún espacio para la toma de fotografías pese a que se recorrió buena parte de la institución carcelaria.

Las autoridades dieron certificados a los internos que participaron de la construcción del nuevo albergue. Funcionarios remarcaron que la pena en prisión no debe ser signo de exclusión ni de pérdida de derechos
Las autoridades dieron certificados a los internos que participaron de la construcción del nuevo albergue. Funcionarios remarcaron que la pena en prisión no debe ser signo de exclusión ni de pérdida de derechos

El intendente Martín Gill fue el primer orador del acto y consideró que el pabellón viene a dar mayor dignidad “en el trance que les toca pasar” a diferentes personas.

El mandatario hizo referencia a la pena privativa de la libertad y al orden jurídico roto en una comunidad y en ese marco sentenció que la pena “no significa bajo ningún punto de vista una condena para toda la vida”. Por el contrario, comentó que “es un tiempo para prepararse para volver a la sociedad, que necesita recibirlos con los brazos abiertos y oportunidades”. Para eso se necesita que los penales “promuevan la dignidad humana”.

Gill también subrayó la importancia de la educación intramuros y en ese aspecto valoró la presencia de diversas autoridades de ese orden, como el rector de la Universidad Nacional de Villa María, Luis Negretti. Y dijo que “si hay algo que dignifica a la persona es el trabajo”.

Más tarde hizo uso de la palabra el ministro Angulo, quien recordó que en 2008 se lanzó un programa cuyo objetivo central estaba vinculado a la humanización de la cárcel. “Me alegro que continúe, porque las cárceles deben dejar de ser oscuras, deben ser más transparentes, más visitadas y fiscalizadas por la sociedad civil y por organismos de derechos humanos”, expresó el integrante del Gabinete de Juan Schiaretti.

Advirtió además que “la reclusión no debe ser sinónimo de exclusión, por lo contrario, debe serlo de inclusión y de justicia social”.

Ratificó la continuidad de esa política y de la promoción de la terminalidad educativa y de la educación no formal. E hizo alusión a que “las personas privadas de la libertad son en su gran mayoría personas humildes”.

A la inauguración asistieron el presidente de la Cámara del Crimen, René Gandarillas; el fiscal del mismo cuerpo, Francisco Márquez; el juez federal de Villa María, Ramón Rebak; el juez de Ejecución Penal, Arturo Ferreyra; los legisladores provinciales Carlos Gutiérrez (Unión por Córdoba) y Nora Bedano (Córdoba Podemos), funcionarios del Ejecutivo y concejales, entre otras autoridades.

 

Print Friendly, PDF & Email