Juzgan a un médico acusado de haber corrompido a una menor

Félix Martínez, el camarista que preside este segundo juicio que se le realiza al médico Alex Candelero

Se trata de Alex Candelero, quien en agosto de 2013 fue condenado a cinco años de prisión por la Cámara del Crimen de Bell Ville. En aquella oportunidad fue absuelto por uno de los delitos, pero el fallo fue anulado y ahora vuelve al banquillo

Félix Martínez, el camarista que preside este segundo juicio que se le realiza al médico Alex Candelero
Félix Martínez, el camarista que preside este segundo juicio que se le realiza al médico Alex Candelero

Un médico y excabo de la Policía de la Provincia de Córdoba comenzó a ser juzgado ayer en la Cámara del Crimen de Villa María, luego que el Tribunal Superior de Justicia anulara parte de una sentencia dictada en 2013, cuando se le impuso una condena de cinco años de prisión por haber abusado sexualmente de una menor de su entorno familiar.

En esta oportunidad, Alex Jesús Candelero (47) vuelve a sentarse en el banquillo de los acusados como supuesto autor de “promoción y facilitación a la corrupción de menores, calificada y continuada”, hechos por los que había sido absuelto hace dos años.

En aquel primer juicio, la Cámara en lo Criminal de Bell Ville lo encontró culpable de “abuso sexual simple, reiterado”, pero en el mismo fallo lo absolvió con respecto a la otra imputación que se le atribuía.

Luego de aquel fallo, el abogado corralense Eduardo Birchmeyer, representante de la mamá de la víctima (que se había constituido en la causa como querellante particular), presentó un recurso de casación mediante el cual sostuvo que había pruebas más que suficientes como para condenarlo por la “promoción y facilitación a la corrupción” de la menor abusada.

El 5 de noviembre de 2014, mediante la Sentencia Nº 421, el máximo tribunal de la provincia confirmó la condena a cinco años impuesta a Candelero por la Cámara bellvillense, pero anuló la parte del veredicto relacionada con la absolución del galeno oriundo de Corral de Bustos.

Poco después, la causa fue remitida a los Tribunales villamarienses para que se realizara un nuevo juicio.

 

Hoy, testimonios

La audiencia se inició ayer en el quinto piso del Palacio de Justicia local y continuará hoy, desde las 9, con la recepción de pruebas testimoniales.

En la víspera se dio lectura a la acusación y luego se incorporó por lectura la prueba anterior obrante en el expediente.

Por tratarse de hechos de instancia privada, en los que -además- la presunta víctima es menor de edad, el debate se realiza a puertas cerradas, de modo que no se permite el acceso al recinto del público ni de los periodistas que cubren la información judicial.

Sin embargo, pudieron conocerse algunos detalles del caso. Por ejemplo, los hechos investigados se habrían producido en la ciudad de Corral de Bustos entre 1999 y 2009, en fechas no precisadas con exactitud, cuando la menor tenía entre 7 y 17 años.

Según la grave acusación que se le atribuye, Candelero le habría mostrado en forma reiterada y a lo largo de los años abundante material pornográfico, promoviendo así la corrupción “calificada y continuada” de la criatura.

Cabe señalar que la condena impuesta en Bell Ville en 2013 fue porque se comprobó que el facultativo sometió a la niña a manoseos y tocamientos impúdicos durante ese mismo período, motivo por el cual se lo declaró culpable de “abuso sexual simple, reiterado”.

 

El marco legal

Si en este segundo juicio Candelero es declarado culpable de “promoción y facilitación a la corrupción de menores, calificada y continuada”, recibirá una pena mucho más severa, ya que el delito en cuestión tiene una escala penal que va de los 10 a los 15 años de prisión.

En efecto, el artículo 125 del Código Penal de la Nación establece que “el que promoviere o facilitare la corrupción de menores de 18 años, aunque mediare el consentimiento de la víctima, será reprimido con reclusión o prisión de tres a 10 años”.

Sin embargo, el tercer párrafo de la misma norma legal precisa que “cualquiera que fuese la edad de la víctima, la pena será de de 10 a 15 años de prisión cuando mediare engaño, violencia, amenaza, abuso de autoridad o cualquier otro medio de intimidación o coerción, como también si el autor fuera ascendiente, cónyuge, hermano, tutor o persona conviviente o encargada de su educación o guarda”.

 

Juez y partes

El tribunal es presidido por el camarista Félix Alejandro Martínez y cuenta con la participación del fiscal Francisco Javier Márquez, del abogado corralense Ariel Jesús Majul (está a cargo de la Defensa) y del secretario Guillermo Picco.

En tanto, pudo saberse también que, además de haberse recibido de médico, Candelero fue funcionario policial y llegó al rango de cabo.

Pero ante los hechos de abuso sexual que lo privaron de su libertad y lo llevaron a ser juzgado en Bell Ville, en el Tribunal de Conducta Policial se inició un sumario que tuvo su veredicto el 10 de diciembre del año pasado.

A través de la Resolución “A” Nº 3.337/13, el organismo de control disciplinario de la Policía de la Provincia dispuso la “baja por exoneración” del cabo Alex Candelero “por su participación responsable en el hecho achacado, el cual configura una falta de naturaleza gravísima”, según destaca la disposición legal.

Print Friendly, PDF & Email