La capacidad hotelera de la ciudad se vio desbordada

Villa María y la región aprovechan la etapa del año en la que pueden hacer la diferencia económica. Como cada año, hasta que finalice el Festival no habrá lugares para hospedarse

Hasta el miércoles sin posibilidades. Los hoteles fueron los primeros en llenarse por el Festival
Hasta el miércoles sin posibilidades. Los hoteles fueron los primeros en llenarse por el Festival

Ya es casi una constante. Cada vez que llega esta fecha, Villa María recibe a personas de distintas latitudes argentinas y países vecinos. El Festival de Peñas es el motivo por el que la capacidad hotelera año tras año se ve desbordada, ya que en los últimos tiempos se han creado cada vez más alojamientos de distintos niveles.

Es una realidad que la capacidad que tiene la ciudad no alcanza para abrazar y albergar a las personas que llegan por este evento de gran trascendencia, pero lo cierto es que durante el año estos registros no vuelven a darse, a punto tal que algunos hoteles clásicos de la “Villa” confesaron que el año es duro y hasta habían pensado en cerrar, porque no se puede vivir solamente del verano.

Completo. El “cartelito” avisa al visitante antes de que abra la puerta
Completo. El “cartelito” avisa al visitante antes de que abra la puerta

Está claro que al existir nuevas ofertas para los visitantes, aquellos hoteles que vienen desde hace mucho tiempo en el rubro han sentido el impacto, y es por eso que en temporada de verano tratan de explotar al máximo sus recursos.

La realidad es que a través de la consulta que realizó EL DIARIO en un gran porcentaje de hoteles de la ciudad, todos coincidieron en que la capacidad está cubierta en un 100% hasta la semana próxima cuando finalice el Festival de Peñas.

Los halls repletos. Villa María vive en solo una semana, el furor que nunca más se repite en el año
Los halls repletos. Villa María vive en solo una semana, el furor que nunca más se repite en el año

Hoteles, alojamientos, albergues, residenciales, apart hoteles, casaquintas, y hasta casas particulares son parte de las demandas de los visitantes que ya no encuentran ofertas. Basta con resumir que las reservas en algunos casos son de marzo de 2015, es decir con casi un año de antelación. El furor del Festival rebalsa los hoteles y quienes llegan para disfrutar de los shows y quedarse en la ciudad también deben recurrir a espacios geográficos cercanos a Villa María.

Nuestra ciudad cuenta con 25 ofertas entre hoteles, hosterías, hostels y residenciales, sin tomar por partida las casas particulares que en muchas ocasiones son gestionadas a través del Ente Turismo, Deporte y Recreación funcionando como nexo.

 

“No hay más lugar”

La frase recurrente de cada espacio ante la consulta del visitante que preguntaba por alojamientos. “Los teléfonos arden, pero lamentablemente tenemos que informar que todo está cubierto. Sabemos que esta realidad la tienen todos los hoteles de la ciudad. Le recomendamos a los turistas usar la alternativa de los hoteles alojamientos, pero también están llenos”, sostuvieron las encargadas del Hotel Center ubicado en bulevar Alvear.

 

La disponibilidad habitual

Villa María cuenta durante todo el año con aproximadamente 1.500 camas para albergar a los visitantes, pero queda claro que para esta temporada no alcanza, a punto tal que cada vez hay más ofertas de precios, calidades y espacios.

Las reservas se realizaron a través de depósitos bancarios y con mucha anticipación, ya que la mayoría coincidió en que el visitante ya conoce el sistema y la capacidad de la ciudad.

Por otra parte, cada hospedaje consultado por este medio tuvo sus apreciaciones. Compartimos algunas de ellas:

 

Samarán Suites

“La capacidad se encuentra en un 100% hasta la finalización del Festival. Esto sucede todos los años. Las reservas se dan con un mes de anticipación y algunos casos con más tiempo. La realidad es que cuando sale la grilla del Festival comienzan los llamados y los pedidos de alojamiento. Aquí podemos albergar a 90 personas y durante el Mundialito de Fútbol también estuvo casi completo (90%)”.

 

San Remo

“Todos los años es igual. Llega febrero y no tenemos más lugar, como le pasa al resto de los colegas. Las reservas las hacemos con depósitos bancarios para asegurar el compromiso del visitante. Con el Mundialito también recibimos mucha gente”.

 

Antares

“Me gustaría que vengan a hacer este relevamiento el domingo de la semana próxima, cuando ya no quede más nadie en la ciudad, ya que este trabajo me parece un tanto obvio, porque cuando llega el Festival de Peñas nadie tiene lugar. Sería bueno que los gobernantes de la ciudad hagan un análisis de esta situación, porque los hoteles funcionan una vez por año. En lo personal hace más de 20 años que me dedico a esto y honestamente he pensado en cerrar. Insisto en que si este relevamiento se hace la próxima semana, los resultados serán completamente diferentes y las autoridades tendrían que rever aquello de ciudad turística”.

 

Le Parc

“Aquí disponemos de una capacidad máxima para albergar 200 personas y los lugares están completos. Hay que tener en cuenta que a través del municipio se solicitan reservas para músicos que están en el Festival y el resto se completa con los pedidos de la gente que viene a la ciudad. La capacidad está cubierta hasta el miércoles próximo”.

 

República

“Hemos tenido una semana intensa y la capacidad está completamente cubierta. Las reservas aquí se realizan de manera telefónica y con depósito al igual que la mayoría de los hoteles. La gente conoce el sistema, compra el ticket y reserva el hotel”.

 

La región está “copada”

La organización del Festival de Peñas dispuso desde hace dos temporadas mayor capacidad de camas fuera de Villa María. La oferta de las casi 700 plazas también fue “copada” por los visitantes.

Las alternativas estaban en Ballesteros, Morrison, Bell Ville, Dalmacio Vélez Sarsfield, General Cabrera, General Deheza, Justiniano Posse, Las Perdices, Oliva, Oncativo, Río Segundo, Pozo del Molle, Villa Ascasubi, Pampayasta Sud, Pampayasta Norte y Estancia Yucat de Tío Pujio, pero la demanda superó a la oferta y hay muchos que deben viajar más kilómetros.

 

Directamente a Córdoba

Aquellos que no encuentran lugar tomaron por última instancia recorrer 150 kilómetros y hospedarse directamente en la capital provincial, donde la capacidad hotelera no es un problema.

Print Friendly, PDF & Email