La fiscal del juicio de La Perla: “Todas las víctimas son inocentes”

Carmona anticipó que ahora hay mucho por investigar tras el fallo, ya que en el juicio surgieron nuevos hechos. Sostuvo que la Argentina vuelve a ser señera en jurisprudencia sobre derechos humanos

Escribe Diego Bengoa DE NUESTRA REDACCION

Lo destacó al advertir que ningún miembro de los movimientos armados fue sometido a juicio, pese a que “el Estado tenía todas las herramientas para actuar conforme a la ley”. Habló sobre el papel de Isabel Perón

Carmona anticipó que ahora hay mucho por investigar tras el fallo, ya que en el juicio surgieron nuevos hechos. Sostuvo que la Argentina vuelve a ser señera en jurisprudencia sobre derechos humanos
Carmona anticipó que ahora hay mucho por investigar tras el fallo, ya que en el juicio surgieron nuevos hechos. Sostuvo que la Argentina vuelve a ser señera en jurisprudencia sobre derechos humanos

La exfiscal Federal de Villa María, María Virginia Miguel Carmona, resaltó que “todas” las víctimas del terrorismo de Estado durante la última dictadura militar (y en el año previo al golpe) son inocentes porque a ninguna se la juzgó como correspondía, y consideró que parte de la sociedad confunde el meollo de lo que significan los juicios a los genocidas que se vienen desarrollando en los últimos años.

Carmona fue una de las fiscales (junto al villamariense Facundo Trotta y Rafael Vehil Ruiz) del juicio por los crímenes de lesa humanidad cometidos en los años 70 en los centros clandestinos La Perla, Campo de la Ribera y otros sitios cordobeses, que comprendió causas con 716 víctimas. A poco de instalarse en Esquel para estar a cargo de una Fiscalía, fue entrevistada por EL DIARIO sobre el histórico debate oral y público.

-¿Qué nos deja la sentencia?

-Creo que implica un gran avance para seguir trabajando en el juzgamiento de crímenes de lesa humanidad y nos sigue posicionando en el mundo como una jurisprudencia señera en el tema de derechos humanos.

También nos señala que el carácter de los delitos no pasa por si fueron cometidos por un gobierno de facto o de un gobierno constitucional, sino cuando el Estado como tal arremente contra su propia población civil de la manera en que ocurrió. Se atacó a parte de la población con todas las herramientas que poseía para aniquilar a las personas que consideraba peligrosas, por sus ideas o sus acciones.

Quedó demostrado que los grupos que operaban en la clandestinidad eran parte del Estado.

-Cuando se hace mención a los grupos que actuaron previo al golpe, ¿se los vincula a los militares que luego usurparon el poder o al Gobierno de Isabel Perón?

-Están vinculados al Gobierno constitucional, de hecho nosotros pedimos la extradición de Isabel Perón. Por supuesto que también ya operaban las personas que luego plasmarían el golpe.

Los grupos que operaban lo hacían en la clandestinidad pero había todo un aparato estatal en el que participaban personas que tenían una idea muy clara para luchar “contra la subversión”. Esta lucha no se inició con el golpe del 76, venía de antes.

Todavía no conozco los argumentos que dieron los jueces para catalogar como de lesa humanidad los delitos cometidos previos al 24 de marzo de 1976, porque los fundamentos se conocerán el 24 de octubre.

Desde la Fiscalía, en base a pruebas, reflejamos que los hechos previos a ese día abarcan desde marzo de 1975 a marzo de 1976, con muchas víctimas fundamentalmente que pasaron por el Departamento de Informaciones de la Policía Provincial, la D2.

-Hay un sector de la sociedad, que aún hoy, conociéndose todas las atrocidades que cometieron los militares, se centra en lo que hicieron o supuestamente hicieron las víctimas del terrorismo de Estado. ¿Qué puede decir sobre esto?

-En el juicio se traspola mucho lo que es el pensamiento de la sociedad. Cuando se politiza la cuestión, cuando se utiliza la teoría de los dos demonios, es cuando se pone en tela de juicio a las víctimas. Nosotros en ningún momento desde la Fiscalía dijimos, por ejemplo, que a esta persona que fue víctima no le encontraron armas en el allanamiento que le hicieron en el 76. Si alguien puso una bomba, no se pone en duda, forma parte de la verdad real de los hechos que hubo que investigar. Sin embargo, eso no es lo que está en discusión en el juicio. Acá la cuestión es que el Estado con todo su poder, en vez de secuestrar, torturar y desaparecer, debería haber juzgado.

En primer plano, Eduardo Requena, con compañeros y compañeras en épocas en que abrazaba la docencia.  Fue una de las víctimas del terrorismo de Estado en Córdoba
En primer plano, Eduardo Requena, con compañeros y compañeras en épocas en que abrazaba la docencia. Fue una de las víctimas del terrorismo de Estado en Córdoba

Tenía todas las herramientas para poder hacer las cosas conforme a la ley. En vez de utilizar los recursos que tenía legalmente, torturó y desapareció gente, optaron por el camino del delito.

Se han visto carteles que indican que las víctimas no eran jóvenes idealistas sino terroristas, y esto aparece porque no se logra entender el meollo del camino de justicia, de lo que se ha juzgado.

-¿Más allá de esto, en el juicio se confirmó que hubo muchos argentinos que resultaron víctimas siendo inocentes, sin tener participación en los grupos guerrilleros?

-Todas las víctimas fueron inocentes, porque a ninguna persona se la sometió a juicio legalmente. Los imputados de hoy, no dieron la oportunidad de un juicio con el derecho a defensa y demás. No les dieron la oportunidad porque los asesinaron.

Por eso creo que hay que focalizar bien cuál es la discusión en torno a todo este proceso de búsqueda de verdad y justicia.

Cuando se cuestiona el porqué no se juzgan los delitos de los movimientos armados hay que señalar que esto ocurre porque los delitos son de lesa humanidad porque vinieron del Estado. Montoneros no era el Estado. El concepto sobre esta materia lo establece claramente el Estatuto de Roma.

Hay toda una discusión en cuanto al juzgamiento de los supuestos delitos cometidos por los grupos armados, pero nosotros debemos basarnos en la legislación vigente y ésta dispone que los crímenes cometidos por el Estado son los que tienen el carácter de lesa humanidad y por ende son imprescriptibles, no los demás.

-¿Cómo continúa el proceso judicial en cuanto al terrorismo de Estado en la provincia de Córdoba tras el fallo de La Perla?

-Hay todavía mucho por averiguar. Durante el juicio fue constante la aparición de nuevos hechos, por lo que queda mucha tarea por efectuar en adelante.

 

El megajuicio arrancó el 4 de diciembre de 2012 y se convirtió en el más grande por su volumen en la historia judicial de Córdoba.

Declararon 581 testigos durante la primera etapa. Hace un año comenzaron las exposiciones y los pedidos de condena de parte de los abogados querellantes. El 25 de agosto pasado se conoció la sentencia.

Hubo 28 condenas a prisión perpetua y cinco absoluciones. El exjefe del Tercer Cuerpo de Ejército Luciano Benjamín Menéndez recibió su sentencia número 14, de las cuáles 12 son perpetua. Ernesto Barreiro, la primera.

 

Print Friendly, PDF & Email