La Plaza es el Fortín

Tras el triunfo en el Federal B, Alumni se quedó con el clásico local ante Alem en la “Placita”, donde ganó casi todo en la temporada

Escribe: Diego Pellegrini (h)

El festejo clásico fue de Alumni, quien en una gran noche de fútbol pudo cantar victoria en Plaza Ocampo, derrotando a Alem por 3 a 1. Juan Fonseca, Carlos Jaime e Ignacio Salort fueron los “jinetes” de la alegría para Marcelo Santoni y compañía. Y a pesar de que lo empató transitoriamente Adrián Vega para el “León”, el corazón y reacción del “Fortinero” en los últimos cinco minutos le terminaron dando el premio mayor al local.

Cerrado, disputado y con mucho en juego. Como cada capítulo de este encuentro, el fútbol no sobresalió, pero el espectáculo estuvo a la altura de las circunstancias, más que nada por un complemento entretenido y con las emociones máximas.

La primera etapa fue cerrada, con pocas chances de gol. A decir verdad quien mejor se acomodó fue el visitante, quien por medio de Mayco Dichiara ganó por la banda izquierda y encontró profundidad.

Alem empezó a manejar mejor la pelota y a Alumni le costó. El juego que intentó mostrar el local, con Juan Pablo Galleguillo, nunca maduró y entonces el arco de Leandro Pereyra quedó lejos.

El “León” mostró una versión buena en los primeros 25 minutos. En ese lapso, Dichiara apareció con dos interesantes desbordes que ni Tadeo Albiero ni Nicolás Pedernera pudieron conectar.

Antes de esto, un remate de Galleguillo salió cerca, pero quedó lejos en las esperanzas de Alumni. El equipo de Marcelo Santoni tuvo que esperar casi media hora para volver a pisar con peligro el área de Pereyra. Y se dio tras el ingreso de Facundo Ñáñez (por lesión de José Cesarini), cuando el local mejoró y empezó a jugar el clásico.

Alem ya no comandaba, el trámite se emparejo y las chances fueron generadas por Alumni. Primero, con un contraataque que Juan Fonseca no supo definir y, luego, con un remate de Patricio Peñaloza, que salió por arriba.

Justamente el equipo de Santoni comenzaría con la misma tónica en el complemento y un cabezazo de Fonseca hizo volar de manera espectacular a Leandro Pereyra, para evitar la apertura del marcador. Lo mismo para un remate de Galleguillo, que terminó con un rebote controlado del uno visitante.

Claro que eso sería un anticipo de lo que llegaría minutos más tarde. Porque a los 17’ Galleguillo ganó por izquierda, encontrando a Fonseca, quien luego de controlar, definió ante la salida de Pereyra para colocar la apertura del marcado en la noche del clásico.

Alem mandó a la cancha inmediatamente a Federico Figueroa y, con él, la esperanza de poder recuperarse en el clásico. El local comenzó a retrasarse peligrosamente, lo que permitió que los pupilos de Pablo Suárez adelanten sus líneas, llevando peligro al arco de Jonathan Díaz. Lo tendría en un par de oportunidades Nicolás Pedernera, pero el nueve lo perdió.

Quien no lo perdería sería Adrián Vega, ya que a los 38’ se encargó de empujar al fondo de la red un gran centro bajo del recién ingresado Maximiliano Le Roux. El “Sapo” la encontró dentro del área y todo Villa Nueva comenzó a festejar.

Pero cuando todo era alegría del visitante apareció Carlos Jaime en Alumni y, con un cabezazo “bombeado”, colocó la pelota contra el palo para poner nuevamente arriba en el clásico al “Fortinero”; 2 a 1 el local (40’).

Con el gol, lo tendría Del Sole (tapó Pereyra) y también Matías Rojas, pero la pelota salió por arriba. Ante un “León” perdido el que aprovechó fue el “Chino” Ignacio Salort y a los 44’ redondeó el resultado final para gritar Alumni 3 – Alem 1 y que la noche se tiña de roja y blanca.

La figura

JUAN GALLEGUILLO

Fue el más “picante” de Alumni a lo largo de todo el partido, aportando remates de larga distancia que hicieron trabajar al arquero rival, más una linda asistencia para el gol de Juan Fonseca. En la visita, buen primer tiempo de Mayco Dichiara.

El árbitro

JORGE VERON

Tuvo una correcta actuación, con decisiones acertadas en la mayoría de las oportunidades. El colegiado supo estar cerca de cada una de las jugadas para dar seguridad a los protagonistas. El único lunar de la noche fue no ver un claro golpe de Nicolás Pedernera contra Carlos Jaime, que ameritaba la roja.

Print Friendly, PDF & Email