Quedó detenida la mujer acusada de causarle la muerte a un menor

El Clio con las muestras evidentes del impacto. La foto fue tomada por la Policía cuando la enfermera regresó al lugar de la tragedia. En la imagen pequeña, el malogrado Mario Sánchez (foto de la red social Facebook)

Así lo dispuso el fiscal Gustavo Atienza, quien imputó a Carla González como presunta autora de “homicidio culposo”. Ya se realizaron varias medidas procesales. Casi a la misma hora fueron sepultados los restos del adolescente Mario Sánchez

El Clio con las muestras evidentes del impacto. La foto fue tomada por la Policía cuando la enfermera regresó al lugar de la tragedia. En la imagen pequeña, el malogrado Mario Sánchez (foto de la red social Facebook)
El Clio con las muestras evidentes del impacto. La foto fue tomada por la Policía cuando la enfermera regresó al lugar de la tragedia. En la imagen pequeña, el malogrado Mario Sánchez (foto de la red social Facebook)

La enfermera Carla González quedó detenida ayer a la mañana por disposición de la Justicia, acusada de haberle causado la muerte al menor Mario Nicolás Sánchez, el chico de 14 años que fue embestido en la ruta 9 por un automóvil cuando circulaba en bicicleta junto a un amigo.

En principio, González fue imputada por el fiscal Gustavo Atienza como supuesta autora de “homicidio culposo”, un delito que es reprimido con prisión de dos a cinco años y, por ende, es excarcelable.

De todos modos, el funcionario resolvió que la mujer de 41 años, domiciliada en la ciudad de Oliva, permanezca alojada en la Comisaría de Distrito Villa María mientras se desarrolla la primera etapa de la investigación judicial.

Casi a la misma hora que la trabajadora de la salud era privada de su libertad, familiares y amigos del menor fallecido a primera hora de la mañana del domingo, daban sepultura a sus restos en el cementerio La Piedad, en medio de una profunda congoja.

Consultado por EL DIARIO, el titular de la Fiscalía de Instrucción del Segundo Turno precisó que “ya hemos dado cumplimiento a distintas medidas procesales”, entre las que enumeró tareas de planimetría y fotografía, además de la autopsia por parte del médico forense Gustavo Rodríguez, quien en las próximas horas le entregará un informe preliminar sobre la causa eficiente de la muerte de Mario.

“Ordené la detención de la señora González porque se dio a la fuga, aunque después regresó al lugar del hecho con un compañero de trabajo”, señaló Atienza, y agregó que “estamos investigando todas las hipótesis del hecho”.

La circunstancia de haber abandonado el lugar de la tragedia constituye un agravante para la situación procesal de la mujer, ya que no asistió a las víctimas y las dejó libradas a su suerte.

También durante la mañana de la víspera, González designó como defensor al abogado Fabián Presuttari.

 

Tremendo impacto

Cabe recordar que, según las primeras averiguaciones practicadas por la Policía y la Justicia, la enfermera conducía un automóvil Renault Clio cuando impactó a Sánchez y a su amigo David Candelario, también de 14 años, quienes circulaban en igual sentido por la carpeta asfáltica en sendas bicicletas.

El trágico suceso ocurrió alrededor de las 6 de la mañana del domingo, cuando todavía no había salido el Sol y reinaba la oscuridad.

Los chicos habían asistido a un cumpleaños de 15 realizado en el salón de fiestas Greystone y volvían a sus domicilios, en Villa María. La enfermera, quien trabaja en la Clínica de la Familia, arribaba a la ciudad procedente de Oliva.

Tras el violento impacto, quien guiaba el rodado abandonó el lugar del accidente.

Momentos más tarde llegaron efectivos del Cuerpo de Bomberos Voluntarios en una ambulancia, en la que trasladaron a los dos menores al Hospital Pasteur. Sánchez ingresó al nosocomio sin vida, mientras que Candelario presentaba un traumatismo de rodilla.

Mientras personal policial realizaba una serie de pericias en el lugar del siniestro (a la altura del kilómetro 564 y medio de la vieja carretera nacional), llegó el Clio gris, con indelebles huellas del impacto en la parte delantera y el parabrisas; González descendió del rodado y se presentó ante los efectivos como la persona que había chocado a los ciclistas.

 

Qué dice la ley

El artículo 84 del Código Penal de la Nación establece que “será reprimido con prisión de seis meses a cinco años e inhabilitación especial, en su caso, por cinco a 10 años el que por imprudencia, negligencia, impericia en su arte o profesión o inobservancia de los reglamentos o de los deberes a su cargo, causare a otro la muerte”.

Sin embargo, el segundo párrafo de dicha norma legal precisa que “el mínimo de la pena se elevará a dos años si fueren más de una las víctimas fatales, o si el hecho hubiese sido ocasionado por la conducción imprudente, negligente, inexperta, o antirreglamentaria de un vehículo automotor”.

Dos detenidos por portar escopetas y otros dos por amenazar con un arma de juguete

Un hombre de 27 años y otro de 30 fueron detenidos ayer en cercanías de la localidad de Ticino luego de que se les secuestraran dos escopetas sin la debida autorización.

Según la información oficial difundida anoche por la Unidad Departamental General San Martín, el procedimiento se realizó alrededor de­­ las 11.30, cuando efectivos de la Patrulla Rural circulaban por la ruta provincial 6, a unos dos kilómetros al este de aquella población.

Los uniformados observaron a dos motociclistas que ingresaban a la carpeta asfáltica a través de un camino de tierra, por lo que procedieron al control de los mismos, estableciéndose luego que están domiciliados en la zona rural de Ticino.

Al ser requisados, se les secuestraron dos escopetas calibre 16, con cartuchos en las recámaras: una marca Centauro y la otra sin marca.

Ambos sujetos fueron imputados por supuesto coautores del delito de “portación de arma de fuego de uso civil” y quedaron a disposición de la Fiscalía de Instrucción del Segundo Turno de Villa María, Secretaría Oyola. De manera preventiva, también fueron incautadas las motocicletas en que se conducían.

En tanto, al caer la tarde del domingo, efectivos de la Comisaría de Distrito Villa María detuvieron en barrio Las Acacias a dos individuos, uno de los cuales tenía en su poder un revólver de juguete de color negro.

Se trata de hombre de 27 años y un menor de 17, quienes fueron interceptados a las 19.30 de la antevíspera en la esquina de Los Abedules y Demichelis, sospechados de haber proferido amenazas en el supermercado “Eco”, ubicado en calle Monseñor Disandro y Puelo.

Al ser requisados, en poder del mayor se encontró el arma en cuestión, por lo que ambos fueron trasladados a la sede policial de General Paz y San Juan. Asimismo, se procedió al secuestro de una moto marca Motomel 110, en la que circulaban los sospechosos.

Se labran actuaciones sumariales por el delito de “amenazas”, con intervención de la Fiscalía de Instrucción de turno.

Print Friendly, PDF & Email