La política local vista desde «La Docta»

AlfilMartín Gill parece haber privilegiado su relación con Nora Bedano más que con su antecesor, Eduardo Accastello. El intendente de Villa María le otorgó a su excompañera de bancada en la Cámara de Diputados de la Nación un rol gravitante en su gestión que llama la atención. A dos meses de haber asumido, la presidenta del bloque de Córdoba Podemos en la Legislatura estuvo siempre al lado del exsecretario de Políticas Universitarias.

En cada episodio político importante la exintendenta de Villa María se mostró a la par de Gill. El primer paso fue cuando el gobernador Juan Schiaretti visitó la ciudad a días de asumir y anunció una inversión para la ciudad del sureste provincial.

Luego lo acompañó en una serie de reuniones que el exdiputado mantuvo en El Panal con ministros de la provincia, entre ellos el titular de la cartera de Educación Walter Grahovac. Y por último, Gill y Bedano fueron los dos congresales cordobeses que participaron del Consejo Nacional del PJ en Capital Federal.

A este derrotero hay que agregarle los capítulos locales. Bedano inclusive ha participado de las reuniones de Gabinete del Ejecutivo villamariense en varias ocasiones. También estuvo presente en las presentaciones del Festival de Peñas, la vitrina más importante de Villa María. Y tiene una participación activa en los cónclaves políticos locales, de acuerdo con su trayectoria de militante de base.

 

Sociedad

La sociedad Gill-Bedano supone un riesgo para Accastello, quien se erigía como el vértice mayor de este triángulo societario. Sin un punto de apoyo político, la capacidad de contener su poder territorial está amenazada, máxime porque los dos exdiputados nacionales que quieren tener juego propio.

Gill demostró su inquietud al ganarle la pulseada por la candidatura a Accastello. El exintendente quería dejar en ese lugar a su alfil más preciado, su secretario de Economía, José Carignano. Pero el exdiputado le torció el brazo, rechazando una oferta de la Casa Rosada de convertirse en el primer candidato de la lista Senadores.

Por su parte Bedano se posicionó como la presidenta del bloque de Córdoba Podemos. Un espacio que garantiza la visibilidad que su exmarido ahora carece.

 

Departamento San Martín

El lugar preponderante de Accastello al frente del Departamento San Martín está en duda. Aunque Gill aún no puede acreditar los mismos rindes electorales que su antecesor. En su llegada a la Intendencia no superó los porcentajes que consiguió el candidato a gobernador.

Gill aprovecha su lugar en la tercera ciudad de la provincia para enviar sendos guiños a Juan Schiaretti. Procura lograr un salvoconducto para que el segmento kirchnerista que no está contenido en la estructura del PJ provincial pueda retornar a sus orígenes.

La oferta reconciliación motivó algunas señales desde El Panal. El peronismo vería con buenos ojos el contar nuevamente con esa jurisdicción bajo la órbita del peronismo provincial, que cree le pertenece por derecho propio.

 

Rol

Bedano también tiene sus propias cartas en este juego. Su lugar como presidenta de la bancada del bloque de Córdoba Podemos es estratégico para el consenso legislativo. Durante la campaña electoral desde ese sector anticiparon que no pondrían palos en la rueda, que serían una oposición responsable. Incluso ya han trazado lazos con el bloque de UPC.

Comandar los destinos de un bloque heterogéneo cuya prenda de unión es su génesis kirchneristas no es una tarea fácil.

 

Fuente: diario Alfil

 

Print Friendly, PDF & Email