«La situación llegó a un punto límite»

“Los tamberos se preguntan si continuar en la actividad”, narró Biolatto

Productores lácteos de la zona se autoconvocan en marco de una crisis que los azota desde hace más de seis meses

“Los tamberos se preguntan si continuar en la actividad”, narró Biolatto
“Los tamberos se preguntan si continuar en la actividad”, narró Biolatto

Esta noche, a partir de las 20, tamberos de una amplia región se reunirán en la localidad de Ballesteros para analizar y determinar pasos a seguir que puedan encaminar una solución ante la crisis que atraviesa el sector productivo.

La cita es el Club Talleres y está movilizada por productores autoconvocados, Pymes lácteas, trabajadores tamberos, «ante la grave situación», plantearon.

Entre los ejes, estará el valor del litro de leche en la tranquera, el que «hace seis o siete meses estaba a $3,30 y cayó a $2,30, y si bien algo se recuperó, todavía está muy lejos de ponerse acorde con los costos de producción», indicó Guillermo Biolatto, un productor de James Craik que aseguró intentará estar presente en el encuentro de Ballesteros y viene trabajando desde Federación Agraria Argentina (FAA) Villa María. En ese aspecto, aclaró que la reunión es organizada por autoconvocados.

«En ese peso que perdimos, con una situación distinta, en el medio sucedieron varias cosas, porque la leche en polvo tenía un valor menor y nosotros un tipo de cambio atrasado y más producción de leche, pero a pesar que algunas cuestiones se normalizaron, ahora dice la industria que no puede volver a pagar 3,30 pesos. La industria hace a la gran mentira, construye una mentira mientras el valor de góndola de la leche sigue subiendo», narró Biolatto.

En ese sentido, mencionó que «al productor le aumentaron los costos de producción: aumentó hasta el costo de la energía, los salarios de los trabajadores, los repuestos, todo, y el precio de la leche en tambo, bajó». «El dinero del medio quedó en alguna parte», se quejó.

A su entender, la quita y reducción de retenciones a los granos como el trigo, el maíz y la soja repercutieron en los productores lecheros «porque eso hizo que aumenten los costos de producción».

«La situación llegó a un punto límite. Hace mucho no se llega a esto de preguntarse (antes había uno o dos que lo hacían) si vale la pena seguir en la actividad. Hay cada vez más remates de tambos y hasta se alquilan las vacas o los mismos tambos, completo. Es un fenómeno que se ve más. Esta problemática afecta a todos los productores y permite la concentración, haciendo que algunas fábricas se vayan quedando con algunos tambos», graficó.

 

Transparentar

En cuanto a medidas, Biolatto ensayó que «la solución siempre es más difícil. El caso de Santa Fe puede analizarse como un factor dentro de las posibilidades, fijando un precio de referencia en pizarra para que se transparente la comercialización y se vea quien se queda con la plata…».

En ese marco, esbozó una intervención estatal en el mercado: «Habría que garantizar un precio mínimo regulado por el Estado, que esté más relacionado con el precio de góndola».

«El productor no puede ser la variable de ajuste cuando hay que revisar el resto de los eslabones de esta cadena», concluyó el craikense.

 

Recordatorio

Los productores deben llevar el CBU de la cuenta bancaria a las fábricas para poder cobrar el subsidio.

 

Print Friendly, PDF & Email