Las voces del ascenso “tricolor”

Daniela Caballero, jugadora y capitana

El “Tricolor” sigue festejando. El éxito logrado en su cancha durante la tarde del sábado escribe una página gloriosa para el hockey villamariense. El “Sanmar” consigue por tercera vez en su historia un ascenso a Primera, justo dos años después de perder esa categoría y apenas un año de que se le escapara el regreso a la “A”.

Termina el partido y todos se abrazan y festejan, en medio de tanta euforia colectiva en tres colores, Daniel “Pichi” García convoca a sus jugadoras al centro de la cancha para “cerrar” el partido con el habitual análisis que acostumbran algunos deportes. La charla pierde intimidad y al plantel se le suman las chicas de las divisiones inferiores, dirigentes y algunos padres.

“Esto es de la Primera, pero acá el compromiso es de todo. Ahora hay que trabajar más que nunca para que todos crezcan y el año que viene poder mantener la categoría. Todavía nos falta un partido, la final, pero este ascenso hay que festejarlo como se merece, hay que festejarlo como corresponde”. Los abrazos no paran.

Entonces llega el momento de hablar con los protagonistas, algunos de ellos han vivido los dos ascensos anteriores y casi todos hablan con voces de alegría, entrecortadas por la emoción que provoca coronar el gran objetivo cumplido. Aunque todavía falta jugar la final el próximo sábado ante Palermo Bajo “B”.

 

Daniela Caballero, jugadora y capitana
Daniela Caballero, jugadora y capitana

Daniela, la capitana

Una de las más emocionadas y buscadas para recibir un abrazo es la capitana Daniela Caballero, la defensora y una de las integrantes del plantel con mayor experiencia:

La jugadora cuenta: “Es la tercera vez que llegamos a la “A”. Pero ésta es la primera vez que lo hacemos en nuestra cancha. No tiene comparación. Nos queda un partido más aún, la final. Y el único sueño de “vieja” que me queda por cumplir es salir campeona. Seguiremos entrenando para que salga lo mejor y que sea lo mejor para nosotras y para el club, principalmente”.

“Agradecemos a todos los que nos dan una mano, en todos los entrenamientos porque no vienen sólo a ver partidos, sino también a todos los entrenamientos”, dice Daniela.

“El primer ascenso, hace cinco años atrás, también había sido ante Municipalidad y le habíamos ganado de visitante. Ahora lo pudimos hacer acá. Esto es fruto de mucho trabajo, mucho sacrificio, nosotros no vivimos del hockey, todo el mundo lo sabe, solamente es mucho entrenamiento, mucho huevo, volver cansada a tu casa luego de laburar, pero hay que entrenar, porque el sábado que viene hay que ganar, como todos los sábados”.

 

Daniel “Pichi” García, el entrenador
Daniel “Pichi” García, el entrenador

El entrenador

Daniel “Pichi” García, el entrenador, cuenta: “Es la primera vez que vivo un ascenso. Hace dos años descendimos. Personalmente les propuse a las chicas que lo mínimo que teníamos que hacer era volver este club a la “A”. Lo siento muy bien, porque hace un tiempito que estamos haciendo un trabajo con las infantiles y para eso queremos ascender, para que la séptima, la sexta, jueguen con las mejores. Sin importar el resultado. Que tengan la mejor competencia de Córdoba. Eso nos hará crecer, indiscutiblemente”.

“Pichi” emocionado dice: “¿Hoy qué siento?, felicidad absoluta, todo indicaba que iba a ascender Municipalidad, después del partido de ida que ganaron 1 a 0. Pero mostramos que no salimos primeros del “Súper 6” de casualidad, salimos primeros y cuando hubiera que jugar por los porotos, el equipo iba a salir, iba a salir las agallas, lo que hay que poner en estos tipos de partidos”.

García opinó sobre el rendimiento del equipo de menor a mayor: “No es casualidad. Hicimos una mala pretemporada, porque había lesiones, porque había chicas desmotivadas por el no poder ascender el año anterior. Las convencimos que esa no era la idea de club, que la idea era venir, entrenar, necesitábamos de todas para ascender. No servía que algunas dejara de jugar o no ser parte de esto, porque estábamos jugando en la “B”, las convencimos y empezamos a sumar la gente que no estaba. A entrenar como se tiene que hacer. Los resultados no son inmediatos. Se vieron en la segunda etapa, donde terminamos invictos y primeros del “Súper 6”.

En cuanto a si aportaba tranquilidad la ventaja deportiva: “hay que ser muy maduro para poder manejarla. Por ahí puede jugar en contra. Creo que en el primer partido con Municipalidad nos pasó eso. Entramos a regular para ver si empatábamos y esa no es la idea. Hay que entrar a ganar, sin pensar en la ventaja que se tiene. Es lo lindo del hockey, el partido se vive y dura 70 minutos. No te podés desconcentrar hasta el último segundo, excepto que vayas ganando por tres goles de diferencia. Es un deporte muy dinámico que se puede dar vuelta el resultado en cualquier momento”.

“Sinceramente el objetivo era ascender. Obviamente que como club sería muy lindo dar una vuelta olímpica. San Martín nunca fue campeón, es en la “B”, pero me encantaría ascender y ser campeón. Estamos bien, ahora festejaremos como merecemos y luego nos pondremos a laburar, porque vamos a jugar la final a morir”.

 

Eduardo Amaya, uno de los dirigentes, símbolo del hockey local
Eduardo Amaya, uno de los dirigentes, símbolo del hockey local

Un símbolo

Eduardo Amaya hace pocos días recibió uno de los mejores reconocimientos que puede tener un dirigente: que bauticen con su nombre la cancha del club. Ahora recibió otro regalo, el ascenso: “Este último no tiene precio. El otro es un reconocimiento de gente que nos quiere y aprecia. Pero esto es llevar todo un club, a un nivel superior para que sigan aprendiendo. Esto no tiene precio. El partido lo viví con muchos nervios. No sirvo para esto. Se sufre mucho. Este partido lo tendríamos que haber ganado allá y nos ganaron sobre la hora. Se notó que éramos un equipo superior, con mayor experiencia”.

 

Natalia Pereyra, la de los goles importantes
Natalia Pereyra, la de los goles importantes

Una de las históricas

Gabriela Amaya es un caso particular en esta historia de ascensos. El primero lo vivió como capitana, el segundo como entrenadora y éste como dirigente e integrante del cuerpo técnico.

“Estoy muy feliz. Las chicas se lo merecen. Nosotros conocemos nuestra realidad. Tenemos un equipo corto, y se hizo todo el esfuerzo posible, estas 11, 13 ó 15 gladiadoras que tenemos hicieron lo imposible para que hoy (por el sábado) nos ubiquemos donde estamos. Por suerte nos tocó un horario mejor, porque el primer partido se jugó como calor, el marco fue perfecto para la fiesta que estamos viviendo”.

Queda un partido, pero el trabajo arduo será después. Planificar la pretemporada y trabajar para poder mantenerse en Primera. “Nosotros hace casi un mes que estamos trabajando con la planificación de la pretemporada. Estábamos con mucha confianza en que ascenderíamos. Hemos avanzado muchísimo. La semana que viene jugaremos la final, iremos por ella también y la siguiente presentaremos la planificación. Ojalá que obtengamos el título, sería el primer título que logremos en muchos años de historia”.

 

Gabriela Amaya, tercer ascenso y siempre con roles distintos
Gabriela Amaya, tercer ascenso y siempre con roles distintos

Gol y experiencia

Natalia Pereyra obtuvo su tercer ascenso como jugadora y en los dos últimos anotó goles importantes: “Tengo una felicidad plena, no tengo más palabras que gracias a mi equipo, gracias a las chicas, es un equipo joven. Es mi tercer ascenso, pero esperamos que sean muchos años más, sobre todo para las más chicas. Se lo merece este equipo. El año que viene jugaremos contra las mejores. Es lo más lindo, sobre todo para las más chicas. Es importante para el San Martín, empieza a crecer, que es donde merecemos estar, nos merecemos ser de la “A”, porque somos un club grande”.

Print Friendly, PDF & Email