Le bastó con un tiempo

Pelé Andrada y Acosta anotaron los goles de la victoria alba

En un partido con escaso contenido futbolístico, el Albo cumplió con su deber, venció 2 a 0 de local a Unión de Arroyo Algodón con ambos goles en el primer tiempo y sigue perfilado en su afán de clasificar a la siguiente instancia

Pelé Andrada y Acosta anotaron los goles de la victoria alba
Pelé Andrada y Acosta anotaron los goles de la victoria alba

Escribe Daniel J. Cerutti

En un partido de escaso relieve futbolístico y nula concepción técnica, Sportivo Playosa venció por dos a cero a Unión de Arroyo Algodón; un limitado rival que por momentos luchó de igual a igual ante un anfitrión que terminó imponiendo supremacía.

En la primera incursión a fondo de Playosa, Servetti desvió el remate en posición de gol y de inmediato Menegotto disparó desde larga distancia, marrando su disparo a centímetros de la valla defendida por Paredes. Todos signos del dominio expuesto por el Albo desde el lanzamiento de las acciones, en trámite intenso pero con escasa organización en la performance de ambos conjuntos. Unión apeló en materia ofensiva a alguna réplica esporádica sin mayores preocupaciones para Garetto.

La insistencia del local le dio sus frutos a los 17 m, cuando en una incursión por la izquierda, Menegotto desbordó y lanzó un centro hacia el sector opuesto de avance, por donde entraba Pelé Andrada, quien sólo debió prolongar con suave toque el balón hacia la red, marcando la diferencia de uno a cero a favor de Playosa; merecida por las insistentes cargas y jugadas de peligro elaboradas por este conjunto en la primera sección del encuentro.

A los 25 minutos, en una alternativa confusa, Rodrigo Villena cometió infracción sobre Aimar, discutiendo airadamente la sanción del árbitro Bonaventura, quien en primera instancia lo amonestó y luego de una supuesta agresión verbal del jugador decidió su expulsión.

Siguió el equipo de Vicario presionando en el mediocampo, fijando superioridad e intentando llegar con continuidad al arco de Paredes; en un lapso de 10 minutos Jorge Servetti desperdició dos jugadas propicias para ampliar la diferencia, cabeceando y rematando desviado en clara posición de gol.

Después de los 30’ las acciones fueron perdiendo emotividad, tornándose el juego confuso y sin jugadas concretas de riesgo, con imprecisiones marcadas en el traslado y proyección ofensiva; no encontrando los organizadores de cada equipo ni claridad ni distinción para aspirar a cosas mayores. Zanotti no aprovechó un grueso error de marcación en la defensa alba, perdiendo por desatención una clara acción de peligro; mientras que Playosa recién despertó sobre el final.

Precisamente, a los 45 minutos en buena acción combinada por Servetti y Menegotto, Quico llegó solo frente a Paredes y con envío hacia el medio del área, dejó solo a Alexis Acosta, quien con suave toque superó la resistencia del guardavallas marcando la segunda conquista, que en el contexto general de juego era objetiva demostración de la superioridad playosense, aunque lo elaborado por el elenco anfitrión no llegó a una generación de fútbol apreciable, dejando serias dudas en el ordenamiento y condiciones de su juego.

En el segundo período no hubo modificaciones en el desarrollo, con fallas en el traslado, donde ninguno llegó a un nivel mínimo de estilo futbolístico; produciendo sólo jugadas aisladas sin ningún beneficio para aspirar a la definición. Acosta y Servetti perdieron antes de los 10 m dos situaciones plenas de riesgo: una bien contenida por el arquero visitante y la otra por remate defectuoso.

El trámite mostró una sumatoria de imperfecciones, con errores en el traslado, en la proyección y en la propia concepción del juego, que brilló por su ausencia. Playosa produjo algunos intentos estériles, sin llegar a un dominio perdurable que hubiera posibilitado la ampliación del marcador. Por ciertos momentos pareció más afirmado Unión (luego de la expulsión de Genre), pero el visitante careció de profundidad y en ningún momento inquietó a Fabricio Garetto.

En el concepto integral, fue un cómodo triunfo de Playosa, pero con un déficit marcado en el enfoque integral de su juego; tornándose de a momentos reiterativo y falto de pragmatismo ofensivo. El nivel precario en el funcionamiento de ambos contendientes fue una constante en el período final, con una gama reducida de atributos técnicos y una opacidad ofensiva total: quedando así y sólo para la estadística el dos a cero, favorable al equipo conducido por Germán Vicario. Conjunto que todavía cuenta con posibilidades para aspirar a la clasificación a los cuartos de final en el Torneo Clausura de la Liga Villamariense.

 

La figura

Alexis Acosta. Fue un arma positiva dentro del escaso andamiaje táctico y técnico que mostró Sportivo Playosa. Consiguió el segundo gol y participó activamente en el primer tiempo de numerosas acciones de peligro generadas por su equipo. Su despliegue y dinámica se destacaron por sobre el accionar de los demás integrantes del conjunto albo.

 

El árbitro

Eduardo Bonaventura. Correcta labor. Siguió atentamente las jugadas, con efectivo criterio en sus fallos. Bien en las expulsiones de Villena y Genre, por las características de las infracciones. Contó con positiva colaboración de sus ayudantes; en ningún momento atendió las protestas o reclamos de los jugadores, amonestando de inmediato a los mismos.

 

Print Friendly, PDF & Email