“Les jugamos de igual a igual a todos”

Para imitar. Los campeones les entregan las medallas a los jugadores de CIEF. Luego los villamarienses hicieron lo mismo con el equipo de Los Polvorines

El entrenador de CIEF dialogó con EL DIARIO luego de la final jugada en el Nacional “B” de Mayores. Destacó lo realizado y el balance positivo. Ahora quiere ganar el Clausura cordobés

Para imitar. Los campeones les entregan las medallas a los jugadores de CIEF. Luego los villamarienses hicieron lo mismo con el equipo de Los  Polvorines
Para imitar. Los campeones les entregan las medallas a los jugadores de CIEF. Luego los villamarienses hicieron lo mismo con el equipo de Los
Polvorines

Si alguien sabe de desafíos y sacrificios es el equipo de handball de CIEF. Desde abajo, con muchos esfuerzos, sin perder nunca su identidad, fue creciendo hasta convertirse en protagonista de los torneos de handball de la Federación Cordobesa. El proyecto deportivo siguió creciendo y también se convirtió en referencia de los torneos nacionales en diferentes categorías.

La semana pasada, el equipo villamariense alcanzó por segundo año consecutivo la final de un Torneo Nacional de Mayores “A”, en el campeonato disputado en Córdoba y Alta Gracia y se mezcló en los primeros puestos entre los fuertes equipos de la Federación Metropolitana de Balonmano. Un hecho deportivo que no registra antecedentes en el deporte local, en ningún deporte de conjunto.

El entrenador Diego Stevenot, un día después del logro alcanzado, dialogó con EL DIARIO y contó sobre la experiencia vivida y el significado de volver a estar entre los mejores.

“Nosotros empezamos de abajo, con sacrificio, esfuerzo y ahora estar dos años seguidos, disputando mano a mano frente uno de los mejores equipos de Femebal una final nacional es algo impresionante. Nos quedamos sabor amargo de perder otra final. Estuvimos ahí. El otro sabor que nos queda a todos es saber que se hizo todo lo que se pudo, estuvimos a la altura del evento y saber que ni en el torneo del año pasado, ni en este, ninguno de los rivales nos pasó por encima. Les jugamos de igual a igual a todos”, relató Stevenot.

 

El torneo

En cuanto al desarrollo del Nacional, el entrenador comentó: “Cuando conocimos la zona, vimos que era la mas difícil en los papeles; estaban Mar del Plata y Mendoza. Si perdíamos uno de esos partidos nos podía costar la clasificación. Somos conscientes que con Femebal íbamos de punto y debíamos asegurarnos estos dos partidos. Lo resolvimos muy bien. No recuerdo haber jugado tan bien como lo hicimos en esos dos partidos. El último partido de la zona con Quilmes, había que jugarlo de igual a igual. Cometimos un par de errores, se nos fueron 4 ó 5 goles arriba. Luego tuvimos el desgaste y el recambio lógico para darles minutos a otros. Los que entraron mantuvieron el resultado. Lo hicieron muy bien”.

“En octavos nos cruzamos con Montecarlo, del que no teníamos datos, no lo habíamos visto porque jugábamos a la misma hora y en distintas canchas. Nos pasaron algunos datos y los usamos. En el primer tiempo no jugamos bien. En el segundo tuvimos otra actitud y concentración, ganamos por siete goles y cómodos”, manifestó.

“Y luego Sedalo en semifinales. Sabíamos que era muy duro. Ellos venían con no muchos jugadores. Le propusimos cachetada por cachetada y sacamos ventaja al último. Más allá de algunos pitazos que no nos favorecieron, lo resolvimos, debido a esta intensidad, lo volcamos a nuestro favor”, comentó.

“En la final estuvimos ahí, muy cerca. Al límite de perderlo más amplio o de ganarlo. La moneda cayó del otro lado. Durante el partido nos equivocamos en dos o tres decisiones. En algunas fue un error mío y en otra de los jugadores. Ellos la aprovecharon y nos dieron vuelta el partido a poco del final. La experiencia fue clave para que ellos se quedaran con el triunfo”, opinó.

“Esto no quita la satisfacción de un torneo excelente, el reconocimiento del técnico de Polvorines que se acercó a felicitarnos. Estaba contento, dijo que era merecido y digno de tener en cuenta lo que hicimos con Sedalo. Nos dijo que sigamos laburando, que esto se logra con trabajo y esfuerzo. Y nosotros sabemos de eso”, resaltó y luego agregó: “Veo que luego de la final, será difícil de cambiar algunas cosas. Ellos tienen más experiencia, ellos tienen otro roce, otro nivel de competencia, juegan con todos los rivales con la misma intensidad. Nosotros en Córdoba tenemos otro nivel”.

“Lamentablemente, con esta organización de torneos, no podemos lograr un Nacional A.

Hay equipos que juegan el Torneo “A”, de los que no estamos lejos. Lo importante es que con esta final recuperamos la plaza para Córdoba. Este año se pierde una plaza dado que el torneo se juega en Comodoro Rivadavia y Pías no va. Nosotros la recuperamos. El que salga campeón ojala, seamos nosotros podrá ir el año próximo. Si es Pías, espero que la cuiden”, opinó.

 

Un gran logro

“El sábado antes de jugar la final, llegamos temprano a la cancha. Y estaban jugando por el tercer puesto Sedalo y Quilmes. Le decía a los chicos: “Miren lo que se logró. Ellos juegan por el tercer puesto y nos van a ver jugar la final desde afuera. Lástima que no pudimos ganar”, contó el entrenador.

Stevenot recordó durante la charla en EL DIARIO, distintos momentos vividos a lo largo de la pasada semana. “Le comentaba al plantel que nos están pasando cosas muy lindas. Antes de 2008, cuando perdimos la final de Cadetes en Salta, desde aquella época, íbamos a un torneo a buscar clasificar a octavos. Era llegar jugar contra un mendocino y ver si clasificábamos en la zona. Luego del Argentino de Cadetes en Mendoza, íbamos con la obligación o el deseo de clasificar y ganar los cruces. Vamos con otra mentalidad”.

Una pasión

“El handball es mi pasión. Llegué anoche (por el sábado) a casa luego de varios días y esta mañana (por ayer), me levanté y me puse a ver handball de la Femebal. Leía que Sedalo le había ganado en la primera fecha del torneo a Colegio Ward que fue el campeón y nosotros le ganamos a Sedalo en semifinales de un Nacional. Esto le da mucho más crédito a lo que hicimos”, opinó.

 

¿Se va Fiuri?

Stevenot también opinó sobre algo que se sabía desde antes de este Nacional. La decisión del arquero Enzo Fiuri de dejar de jugar. “Enzo haba planteado por su actividad profesional, que no iba a jugar más. Con Enzo nos queda siempre una esperanza hasta el final del torneo. Es el jugador más grande que tenemos, luego siguen Nacho Nincevic y Joaquín Guillen con 25. Están todos entrando en la edad madura del jugador de handball, pueden explotar mas, es cuestión que tenga ganas de seguir, que puede volver a pasar”.

“No será lo mismo si él no está. Es un referente, en lo deportivo y en lo humano. De todos los jugadores que pasaron es el único sobreviviente. Empezó en la Liga del Interior, que jugábamos con Río Segundo, Laguna Larga, Villa Dolores. Es el único que sobrevive del primer equipo de CIEF. Eso muestra el significado que tiene para nosotros. Luego del partido vino y me dijo, estoy cansado de ser segundo. Yo le dije que mirara el vaso medio lleno. Tenemos muchos subcampeonatos, algunos campeonatos. Pero hay otros que no vienen a los torneos, y otros lo miran desde la tribuna”.

 

Lo que viene

Sobre lo que sigue dijo: “Nos vamos a proponer ganar el Clausura y si lo logramos estaremos nuevamente en otro Nacional. Este año estuvimos más cerca que en 2015. Yo confío que en 2017 se mantendrá este plantel y más allá del nombre que los dirijan, y el nombre que esté van a seguir dando alegrías”.

Es que Stevenot se planteó dar un paso al costado a comienzos de este año y luego declinó su decisión. “Año a año se me cruza la posibilidad de dejar. El año pasado por mis tiempos, el desgaste con el paso de los años, había planteado esa posibilidad. Quiero destacar que ahora estamos mucho más cómodos. El cuerpo técnico está haciendo lo único que debemos hacer que es entrenar. El trabajo de la Comisión de padres nos soluciona todo. Tener que hacer esa tarea nos quitaba tiempo y desgastaba. Ahora el replanteo lo haremos a fin de temporada. Hoy es difícil dar una respuesta. Haremos un balance, con mi familia, vamos a evaluarlo con la comisión. Este año había dicho que no seguía pero nos sentamos y no había nadie para hacerse cargo. Veremos cuando termine este torneo que decidimos”.

Pero enseguida agregó: “Eso digo ahora, pero volví del torneo y me puse a ver handball y me puse a reprogramar el trabajo para lo que queda del año. El objetivo es ganar el torneo de la Federación y convencer a Enzo que siga”.

“Ahora vamos a seguir trabajando, lo mejor que uno puede. Con esfuerzo y sacrificio. Mantener nuestro lema: podemos tener errores técnicos o reglamentarios, pero no vamos a negociar nuestra actitud, concentración y esfuerzo. Dejar hasta la última gota de sudor en cada pelota. Eso no se negocia”.

 

Print Friendly, PDF & Email