Liberaron al profesor de kung fu acusado de manosear a una nena

El fiscal Atienza tuvo en cuenta que Abraham no posee antecedentes de ningún tipo y, además, el delito que se le atribuye es excarcelable. No obstante, fijó una fianza y estableció una serie de reglas de conducta que el acusado deberá cumplir

Se trata de Fernando Abraham, quien fue excarcelado el lunes por orden del fiscal Gustavo Atienza. El hecho que se le atribuye se habría producido el 10 de agosto en Villa Nueva, en el domicilio de la presunta víctima, de 11 años

El fiscal Atienza tuvo en cuenta que Abraham no posee antecedentes de ningún tipo y, además, el delito que se le atribuye es excarcelable. No obstante, fijó una fianza y estableció una serie de reglas de conducta que el acusado deberá cumplir
El fiscal Atienza tuvo en cuenta que Abraham no posee antecedentes de ningún tipo y, además, el delito que se le atribuye es excarcelable. No obstante, fijó una fianza y estableció una serie de reglas de conducta que el acusado deberá cumplir

Luego de permanecer entre rejas durante 26 días fue liberado el profesor de kung fu al que se le atribuye haber manoseado a una niña de 11 años en una vivienda de Villa Nueva, pero continúa procesado bajo la misma imputación.

Fernando Abraham (33) fue excarcelado el lunes pasado por orden del fiscal de Instrucción del Segundo Turno, Gustavo Atienza, quien previo a ello fijó una fianza personal (respaldada con la firma del abogado que lo defiende) y estableció una serie de reglas de conducta que el docente deberá cumplir estrictamente para evitar que se revoque la medida adoptada.

Abraham había sido detenido el 10 de agosto después de que un hermano de la supuesta víctima lo acusara de haber visto a través de una ventana cómo el docente en artes marciales intentaba abusar de ella.

La libertad del sospechoso fue concedida en razón de que el delito que se le atribuye tiene una pena mínima de seis meses de prisión y, por ende, es excarcelable.

 

Qué dice la ley

En efecto, el “abuso sexual simple” es legislado por el artículo 119 del Código Penal de la Nación, cuyo primer párrafo establece que “será reprimido con prisión de seis meses a cuatro años el que abusare sexualmente de persona de uno u otro sexo cuando ésta fuera menor de 13 años o cuando mediare violencia, amenaza, abuso coactivo o intimidatorio de una relación de dependencia, de autoridad, o de poder, o aprovechándose de que la víctima por cualquier causa no haya podido consentir libremente la acción”.

Asimismo, el fiscal Atienza tuvo en cuenta que Abraham no posee antecedentes de ningún tipo, motivo por el cual, aún en el caso de que en un eventual juicio fuera declarado culpable del hecho que se le endilga, la pena a imponer estará por debajo de los tres años y será de ejecución condicional, precisamente por tratar de de un convicto primario.

 

Fianza personal

Para otorgarle la libertad, el instructor de la causa estableció una caución o fianza personal, consistente en que el abogado que lo defiende garantiza con su firma que el imputado cumplirá de manera estricta una serie de disposiciones legales, como, por ejemplo, no acercarse a la supuesta víctima, no entorpecer la investigación judicial, fijar domicilio y presentarse en la Fiscalía cada vez que sea citado, entre otras reglas de conducta.

Si Abraham incumple alguna de las disposiciones, se revocará la medida procesal dictada y volverá a ser detenido.

Mientras tanto, Atienza continuará con la investigación del caso y en los próximos días ordenará que se realicen pericias psicológicas, tanto al acusado como a la menor, que se llevarán a cabo en la ciudad de Córdoba.

Fernando Abraham se domicilia en Villa María y al momento de ser detenido estaba dando clases de kung fu en las filiales que la Escuela de Wushu Kung Fu “Zheng Dao” tiene en las localidades de Arroyo Cabral y Luca.

La menor supuestamente abusada era alumna de Abraham y está radicada en Villa Nueva, donde se habría producido el episodio que derivó en la detención del docente.

 

Por la ventana

Según pudo saber EL DIARIO a mediados de agosto, inmediatamente después de que el caso tomara estado público, todo comenzó el miércoles 10 cuando un hermano de la niña llegó al domicilio familiar poco antes de lo habitual (volvía de trabajar) y, según declaró después ante las autoridades, a través de una ventana vio cómo el profesor la besaba y toqueteaba sus partes pudendas.

Al parecer, Abraham había llevado a su alumna hasta la vivienda, donde se encontraban solos.

De inmediato, el hermano de la menor llamó a la Policía para denunciar lo que había visto, alertó a los vecinos de lo que estaba ocurriendo y éstos quisieron linchar al profesor, a tal punto que lo golpearon y dañaron su automóvil.

Poco después llegaron a la vivienda efectivos de la Patrulla Preventiva, quienes detuvieron al sospechoso y lo trasladaron hasta la Comisaría de Distrito local, donde quedó detenido inicialmente. Algunos días después fue trasladado a la cárcel de barrio Belgrano, donde estuvo alojado hasta el lunes pasado.

 

Print Friendly, PDF & Email