Los aumentos generan incremento en el trabajo de los zapateros

El DIARIO consultó algunos talleres de reparación y allí nos informaron que en los últimos tres meses la gente comenzó a optar más por repararlos antes que comprarlos nuevos

“Estoy tapado de trabajo”, señaló uno de los trabajadores del rubro de reparación de calzados
“Estoy tapado de trabajo”, señaló uno de los trabajadores del rubro de reparación de calzados

Lo que perjudica a algunos, a otros los favorece. Parece una frase armada, pero es una teoría que puede aplicarse perfectamente en varias cuestiones. Así sucede desde hace algunos meses en el rubro de aquellas personas que se ganan la vida reparando calzados, quienes se ven favorecidos por los permanentes aumentos que constantemente sufren, entre tantas otras cosas, los calzados nuevos.

Es que muchas personas, a veces «sorprendidas» por los precios de unas zapatillas, unas botas o unos zapatos, deciden hacer reparar las que tienen en su casa con alguna pequeña rotura o deterioro antes que salir a desembolsillar suculentos montos de dinero para poder hacerse con un par de «pepés» a estrenar.

Así se nos confirmó en algunos talleres de reparación de calzados que visitamos.

En primer lugar, Miriam, quien trabaja en el taller de calzados Don Pepe, asintió esa teoría contándonos que «en los últimos tiempos la gente está optando nuevamente por reparar su calzado antes que ir a comprar un nuevo».

«Pienso que el gran aumento que han tenido los precios de los calzados nuevos es lo que ha generado que se vea incrementado nuestro trabajo», justificó y al mismo tiempo sostuvo que «con 200 ó 300 pesos nuestros clientes pueden dejar impecables unas zapatillas que, si tuvieran que ir a comprarlas nuevas, actualmente les costarían entre 1.500 y dos mil pesos».

A la vez la mujer señaló que «el gran incremento de nuestra tarea se ha dado no solamente en lo que es calzados, sino también en camperas, mochilas, carteras, bolsos, valijas, botines de fútbol y hasta los borceguíes de los policías».

Para ir finalizando indicó que «afortunadamente siempre hemos trabajado bien, pero ha sido notable cómo en los últimos dos o tres meses el nivel se ha acrecentado considerablemente».

«Así lo manifiestan continuamente nuestros clientes, quienes nos comentan que acuden a nosotros porque los precios de los calzados nuevos cada vez son más elevados», agregó.

 

“Con 200 ó 300 pesos se pueden dejar impecables unas zapatillas que nuevas cuestan 1.500 o dos mil pesos” nos informaron en uno de los talleres consultados
“Con 200 ó 300 pesos se pueden dejar impecables unas zapatillas que nuevas cuestan 1.500 o dos mil pesos” nos informaron en uno de los talleres consultados

«Tapado de trabajo»

Por otra parte, el reconocido «Yoni», quien en bulevar España posee un taller de calzado que lleva su apodo, nos pidió disculpas por no poder atendernos con el tiempo suficiente para contarnos su situación, ya que se encuentra «tapado de trabajo» y es el único que lo hace en su negocio.

En los breves instantes que pudo hablar con nosotros nos dijo que «efectivamente en los últimos meses se ha incrementado mi trabajo, ya que la gente está optando por volver a arreglar antes que por salir a comprar zapatillas, zapatos o botas nuevas», añadió.

Print Friendly, PDF & Email