Los gatos sí entienden, pero prefieren no hacer caso

Los resultados de un estudio de la Universidad de Tokio revelaron que estos felinos sí son capaces de distinguir las voces de quienes los llaman, especialmente si son personas con las que conviven

Los gatos tienen fama de ser orgullosos y necios; ellos son los que deciden a quién se acercan, quién los puede acariciar e incluso decidir por cuánto tiempo ser amables. Y al parecer, gracias a un estudio realizado por la Universidad de Tokio, ahora podemos confirmar el mito: sí nos entienden, pero no nos quieren hacer caso.

El estudio titulado «Reconocimiento de la voz de propietarios de gatos domésticos», liderado por Atsuko Saito y Kazutaka Shinozuka, tenía la finalidad de descubrir si los felinos logran identificar su nombre cuando lo escuchan, sin importar quién era el que los llamaba.

Los resultados publicados en la revista Animal Cognition revelaron que los gatos sí son capaces de distinguir las voces de quienes los llaman, especialmente si son personas con las que conviven.

Para llegar a esta conclusión, el estudio analizó el comportamiento de 20 gatos (19 domésticos y uno callejero); aquellos que demostraron un mayor reconocimiento reaccionaron con más frecuencia si había un estímulo (alimento) de por medio. Según Saito y Shinozuka, este comportamiento puede deberse sencillamente al hecho de que los gatos llevan menos tiempo siendo domesticados activamente (9.500 años frente a 15 mil años de los perros).

A pesar de que existe una falla de obediencia entre gato-humano, los propietarios de los gatos tienen un apego emocional como aquel que es dueño de un perro.

La coautora del estudio, Atsuko Saito, explicó que los perros han evolucionado y se criaron «para seguir las órdenes de sus dueños, pero los gatos no lo han sido». De modo que “a veces los gatos parecen distantes, pero tienen relaciones especiales con sus dueños”.

 

Con el fin de sobrevivir

Agregó que los gatos han evolucionado para no mostrar sus emociones con el fin de sobrevivir. Un ejemplo es la enfermedad, cuando tienden a esconderse porque «en la naturaleza nadie puede rescatarlos y los depredadores le prestan atención a un individuo tan débil», dijo.

Los investigadores encontraron que los gatos respondían a las voces moviendo la cabeza y/o las orejas más cerca de la persona que les hablaba.

Agregaron que después de 10 mil años de vivir con humanos los gatos domésticos tienen la capacidad de comunicarse con nosotros y, en general, parece que los entendemos.

El estudio se produce apenas unas semanas después de que un experto en comportamiento animal afirmara que algún día podremos hablar con animales utilizando aparatos del tamaño de un teléfono móvil.

El profesor Con Slobodchikoff, de Northern Arizona University, está desarrollando una tecnología que interpreta las llamadas del perro de las praderas y dice que la tecnología podría eventualmente ser utilizada para interpretar otros animales. También cree que la tecnología podría un día ajustarse para permitir a los humanos responder a los animales y entablar una conversación.

En una entrevista con The Atlantic, el profesor Slobodchikoff explicó que está utilizando un nuevo software de inteligencia artificial para registrar las llamadas de los perros de las praderas. El profesor, que ha pasado los últimos 30 años analizando el comportamiento de los animales, agregó: “Creo que ahora tenemos la tecnología para poder desarrollar los dispositivos que son, digamos, del tamaño de un teléfono celular, que nos permitirían hablar a nuestros perros y gatos”.

Print Friendly, PDF & Email