Los lectores también escriben

Agradecen a la Policía

Por medio de la presente, queremos saludar y agradecer al oficial principal de la Departamental San Martín de la Policía de la Provincia de Córdoba, Diego Gallo, por su buena predisposición ante nuestro reclamo de presencia de móviles policiales recorriendo nuestro barrio Jardín Botánico y nuestro sincero agradecimiento a todos los policías que integran la Patrulla Preventiva de Villa María.

Guillermo Formini, Sandra Neira, Fernando Flores, Oscar Boretti, Adriana de Ferrer, Martín Cejas, Hugo Ríos, Elsa Romero (y siguen las firmas)

 

Despedido

¿Por qué no? Si lo mismo que viví yo hoy les pasó a más de 30 mil personas que llegaron un día a su puesto de laburo y les avisaron que no tenían más trabajo.

Desde que llegó la nueva gestión, intentamos desde la Dirección de Derechos Humanos en la que trabajo presentarnos ante las nuevas autoridades para contarles lo que hacíamos. No nos recibieron. Nunca.

Hoy despidieron a parte del equipo que finalmente identificó a Luciano Arruga y no lo saben. Porque nadie se tomó 10 minutos para sentarse con nosotros y preguntarnos cuál era nuestra tarea o qué políticas abordábamos.

Yo no fui el único caso, 13 compañeras y compañeros de la Dirección y casi 200 y pico de laburantes del ministerio se enteraron hoy de que ya no tenían más trabajo.

No le conozco la cara al tipo que agarró un listado de nombres y decidió con un fibrón nuestro destino y el de nuestras familias, y eso es macabro.

De la Dirección en la que trabajo, salieron las normativas que regulan qué tiene que hacer la Policía Federal ante un caso de violencia intrafamiliar o la resolución que permite que hoy tengamos personas trans en las fuerzas. Tampoco lo saben. No les interesó. Sólo querían que «les cierre el número».

Leo que muchos de mis contactos sostienen el relato oficial de que el macrismo está limpiando ñoquis. Y yo eso no lo puedo permitir. Los que me conocen saben quién soy, mis valores y de mi decisión consciente (aún resignando salario) de irme del ámbito privado para aportar todo lo que humildemente pueda para la construcción de políticas públicas.

Acá el problema es que no sobran trabajadores estatales, aca va a faltar un Estado presente. Y lo hacen porque vienen por tu laburo, por tu salario.

Porque con 30 mil nuevos desempleados vamos a estar haciendo fila en la puerta de tu laburo dispuestos a cobrar menos que vos para poder llevar el pan a la casa. ¿Y sabes quién gana con eso? El empresario, que ahora sí puede negociar salarios “más competitivos” como a ellos les gusta decir.

¿Todos somos ñoquis? Aún sabiendo que los tipos pueden ir a mi archivo y ver cómo marqué mi dedito durante todo este tiempo. ¿Todos los despedidos somos ñoquis? Ñoquis que administran el comercio, ñoquis que hacen satélites, ñoquis que gestionan las jubilaciones de nuestros abuelos.

Decime que me echás por kirchnerista. Decime que me rajás porque querés poner a alguien tuyo a que cobre mi sueldo. Decime que es porque querés desguazar el Estado, y debatiremos todo lo necesario. Pero no me digas que me echás por ñoqui porque es una falta de respeto a mi profesión, a mi compromiso y a mi decisión de ser un trabajador estatal, porque un puesto de laburo menos en el Estado es un derecho conquistado que no se defiende.

Espero que despertemos y podamos corregir el error histórico de dejar que la derecha gobierne de manera democrática por primera vez en la Argentina. Un saludo especial a Jerry Millman, actual secretario de Seguridad Interior -exdiputado nacional y el responsable de negociar los despidos- quien hasta hace tres horas era el hijo mimado de Margarita Stolbizer, del GEN, en la tercera Sección Electoral y excandidato a intendente de Progresistas de Avellaneda.

Algún día también los dirigentes de los partidos deberán hacerse cargo de los monstruos que crean. Porque parece que él ya ganó.

Por mi parte, estaré junto a mis compañeros y compañeras en pie de lucha, resistiendo el embate neoliberal. ¡Acá no se rinde nadie! ¡Ni un paso atrás; ni para tomar impulso! ¡Organización y lucha!

Pablo Fracchia

Print Friendly, PDF & Email