Medioteca villamariense para Honduras

En un proyecto solidario internacional sin precedentes, el instructor de yoga Cristian González viajó al país centroamericano. Con el aval oficial de la embajadora hondureña Ivonne Díaz de Bonilla, se replicará la “Ludoteca” local en la localidad de Macuelizo. Cristian junto a la licenciada Lucía Guglielmetti dictarán cursos de formación docente. Llevaron 150 kilos de material didáctico al país hermano: libros, pinturas, computadoras y cuadernos que donó la comunidad de Villa María

Cristian con la embajadora hondureña. Abajo, el día de la recolección
Cristian con la embajadora hondureña

Tal vez haya un antes y un después de este proyecto, encarado hace apenas 13 meses por Cristian González y Natalia Cardiello. No sólo porque implica tender lazos internacionales con un país hermano, sino y sobre todo porque el eje estuvo puesto en la solidaridad y no en la negociación, ese tipo de diplomacia interesada que es marca registrada de los políticos argentinos. Cabe recordar que “Latinoamérica Tierra de Paz” surgió en diciembre de 2014, cuando los instructores de yoga de la Escuela Casa del Sol acompañaron en una visita guiada a dos hondureños en su visita a Villa María. Se trataba de Oscar Mendoza (rector del Instituto Secundario Técnico Luz del Valle, de Macuelizo) y el ingeniero Oscar Serrano, gerente general de la Cooperativa Coagricsal de Copán. “Se quedaron impactados con la Medioteca, muy especialmente con su salita infantil (‘Ludoteca’) -refiere Cristian-. ¡No podían creer que nuestros niños pudieran disfrutar de todos esos espacios de forma gratuita! Y nos preguntaron si no podíamos hacer algo para ayudarlos a armar algo así en su país. Y les dijimos que sí, sin dudarlo”.

Así fue que, en base a donaciones y un festival musical realizado en noviembre en el Parque de la Vida, se pudo recolectar material para armar la tan ansiada “Ludoteca”: libros, pinturas, notebooks, revistas, cuadernos y material didáctico. “La idea era viajar a Honduras no sólo para llevar el material, sino para armar el espacio físico, dictar talleres y ayudar a la instalación del espacio”, había dicho Cristian por aquellos días. Y bien, aquel anhelo se hizo realidad el viernes pasado, ya que junto a una coequiper del grupo, la licenciada Lucía Guglielmetti, Cristian viajó a Honduras con 150 kilos de donación villamariense.

“Luego del festival de noviembre viajé a Buenos Aires para presentarle el proyecto a la embajadora de Honduras. La idea fue que se nos facilitara el trámite de Aduana. Y ella se quedó tan fascinada que nos dio su aval oficial de manera incondicional. “Es hermoso llegar a la Argentina y ver que hay gente trabajando por nuestro país”, nos dijo Ivonne Díaz de Bonilla. En diciembre, ella viajó a su país, se comunicó con la Cooperativa Coagricsal y las autoridades de Macuelizo y nos allanó el camino”.

 

Sin fronteras

-¿Qué harán en Macuelizo?

-Nuestra misión es armar la ludoteca no sólo de forma física sino también dar talleres a los niños y capacitar a los docentes que van a quedar a cargo. Queremos generar un espacio cultural del cual se empoderen todas las comunidades que rodean a la ciudad, que tiene 100 mil habitantes, como pasa aquí con la Medioteca. La idea es seguir articulando el proyecto con otras comunidades, ya que la embajadora quiere que se continúe el intercambio con Villa María y otras ciudades argentinas.

-¿Qué tipos de talleres van a dictar?

-Aún no los hemos definido porque antes queremos conocer las necesidades del lugar. Pero seguramente haremos algo relacionado con el yoga, el arte y la música.

-Siempre tomando como punto de referencia la Medioteca…

-¡Claro! La Medioteca ha sido el ejemplo que se llevaron los hondureños que vinieron el año pasado y también, nuestra fuente de inspiración absoluta.

-Macuelizo es una ciudad travesada por una dura realidad social, ¿no es así?

-Sí, y esa dureza no sólo tiene que ver con la pobreza, sino con la militarización adolescente y la falta de posibilidades. Por suerte, hace un año que estamos trabajando en forma conjunta con su municipio vía mail y ya nos mostraron el lugar en donde se va a emplazar la ‘Ludoteca’. Estamos generando unos lazos de amistad y cariño muy profundos.

-Este proyecto tuvo varios actores fundamentales…

-Sí, y los quisiera nombrar. Primero que nada, Natalia Cardielo, que es la otra coordinadora y que no pudo viajar. Ella y el equipo que formamos desde Casa del Sol fueron la base de todo. Pero también los comercios locales, al Consulado de la India en Córdoba, al Centro Cultural Leonardo Favio, la Intendencia de Las Varillas y las gestiones de Eduardo Accastello y Martín Gill, que nos apoyaron de manera incondicional. Por último, mencionar a la empresa Mino, que se encargó del transporte hasta Buenos Aires. Ellos nos dieron el espaldarazo que necesitábamos.

-¿Unas palabras de despedida?

-Sí, que en esta donación de toda la sociedad villamariense van muchísimas esperanzas de paz y de intercambio. Gracias a nuestros ciudadanos pudimos enviar 150 kilos en el avión, pero nos sobró el doble. ¡Y nos dimos cuenta de que teníamos otra ‘Ludoteca’ más! La vamos a armar acá, en Villa María, a nuestro regreso en marzo. Será para un barrio que lo necesite. Y como la de Macuelizo, también estará llena de paz y de esperanzas.

 

Iván Wielikosielek

Print Friendly, PDF & Email