Montenegro planteó que es ilegal la instalación de la termoeléctrica

Raúl Montenegro (recuadro) habló ante los vecinos que se reunieron públicamente ayer para debatir sobre el tema. Hubo diversas voces que manifestaron su preocupación por la instalación de la central

“Debió hacerse el estudio sin poner ni un alambre en el predio”, afirmó el ambientalista que recibió el premio Nobel Alternativo en 2004. Calificó de “mediocre” el informe de impacto ambiental y cuestionó la poca distancia existente entre la central y la población más cercana

Raúl Montenegro (recuadro) habló ante los vecinos que se reunieron públicamente ayer para debatir sobre el tema. Hubo diversas voces que manifestaron su preocupación por la instalación de la central

El biólogo y redactor de la Ley de Política Ambiental de Córdoba, Raúl Montenegro, aseguró ayer que “la obra de la termoeléctrica es ilegal”.

Fue en el marco de una reunión que organizaron vecinos para buscar alternativas a esa forma de generación de energía, que se comenzará a utilizar en nuestra ciudad para distribuir a sistema interconectado nacional.

El especialista, que ha participado en procesos de lucha social como el de Malvinas Argentinas frente a la instalación de Monsanto, fue claro: “Debieron hacerse los estudios sin poner ni un alambre en el predio”.

Esto surge luego de que el propio municipio informara que la empresa MSU Energy -responsable de la central termoeléctrica que se construye en el Parque Industrial- consiguió la licencia ambiental en agosto, seis meses después de haber comenzado la obra.

Montenegro resaltó el concepto de “previo” que menciona la legislación vigente para las evaluaciones de los daños en el ambiente.

“El proceso fue totalmente inverso. Hubo una decisión política y todo lo otro fue un aspecto administrativo, cuando en realidad es de suma importancia”, señaló.

Incluso calificó de “mediocre” al estudio de impacto ambiental presentado por la firma y puesto a disposición en la audiencia pública que organizó la secretaría de Ambiente de la Provincia (fue cuatro meses después del inicio de la construcción de la planta).

“Es algo micro, no se evalúa el sistema eléctrico de la ciudad ni si existen alternativas o si tiene sentido hacerlo”, cuestionó el premio Nobel Alternativo.

 

Kilómetros que son centímetros

Raúl Montenegro también se refirió a la distancia a la que se encuentra ubicada la central con respecto a la población más cercana (apenas tres kilómetros): “Estas industrias tienen tendencia a incendiarse y sumado a su actividad, las distancias pasan a ser claves. Tres kilómetros pasan a ser tres centímetros”, comentó.

La generación de energía a partir de las centrales termoeléctricas fue lo más cuestionado en la jornada de construcción y diálogo que organizó el grupo de vecinos autoconvocados.

“En el caso de tener que optar por estas formas, se debe hacer en un lugar en donde ninguno de los impactos pueda significar un riesgo”, enunció el ambientalista y dijo que debe estar “totalmente alejado” de las ciudades.

 

Varias miradas

Del encuentro formaron parte ciudadanos con distintas actividades, incluso ingenieros, una abogada y hasta un empresario petrolero, que planteó la incoherencia de la puesta en funcionamiento de esta industria, “teniendo al frente una central térmica que se puede ampliar y no generar vapores ni contaminar el agua”.

Pero también hubo estudiantes, trabajadores, interesados y curiosos en el tema que se mostraron sumamente preocupados ante lo expuesto por los invitados.

El municipio garantizó el control de las distintas etapas, pero la planta se construye con una licencia ambiental otorgada a destiempo y sin estudios finales sobre el consumo de agua.

 

Print Friendly, PDF & Email