Mundos de sensaciones

Primer año desplegó su puesta titulada “Te cuento mis colores”

Más de 1.700 alumnos y una gran convocatoria de padres, familiares, docentes, exalumnos y allegados, celebraron el espectáculo “Mundos posibles”

Primer año desplegó su puesta titulada “Te cuento mis colores”
Primer año desplegó su puesta titulada “Te cuento mis colores”

Anoche se vivenció una nueva edición de la tradicional Farándula, la multitudinaria fiesta que organiza el Instituto Secundario Rivadavia para celebrar tanto el Día del Estudiante como la llegada de la primavera.

Esta vez, la propuesta escénica, musical y simbólica llevaba por título “Mundos posibles”, que fuera ilustrado en la introducción con un dedicado audiovisual con planos aéreos y de prolongación de tiempo realizado dentro del propio Anfiteatro.

Tras la apertura musical (en la previa), a cargo de siete jóvenes cantantes mujeres y un varón, acompañados por una suerte de Orquesta Estable -como se utiliza para el Festival de Peñas, a cargo del maestro Kuki Soria-, se dio paso a la infaltable bienvenida de sexto año y el grito pelado de “¡Aquí Farándula!”.

 

Arte y Educación Física pidieron “deseos”
Arte y Educación Física pidieron “deseos”

Puestas escénicas por orientaciones

Lo peculiar de esta edición, coordinada entre otros profesores por Pablo Barone, resultó la conformación de elencos por orientaciones del Ciclo de Especialización y no por año como se venía desarrollando en los últimos tiempos.

Por tal motivo, luego del despliegue en todo el escenario y boca del “coloso de cemento” por parte de primer año con “Te cuento mis colores” (con paraguas y estandartes), la orientación Sociales en su conjunto plasmó “La vida es un juego”.

Apoyándose en imágenes animadas en pantalla, se recreó el recordado “Juego de la vida” donde cada casillero representaba un día. Se abordó el “Día de la libre expresión, de la libertad y de los inocentes”, con un pasaje que intentaba (aún en la mezcolanza de tópicos), reseñar la implementación de la dictadura militar como fin de la inocencia.

El Rivadavia tuvo anoche su gran fiesta en el Anfiteatro
El Rivadavia tuvo anoche su gran fiesta en el Anfiteatro

Posteriormente se presentó la escuadra de expresión corporal del Ciclo Básico con “Hadas”, para dar a la destacada puesta de Arte y Educación Física, denominada “Pedí un deseo”.

Tras la aparición de un “genio” en pantalla, un grupo de presos anhelaban realidades imaginarias, como ser millonario o amado por todos.

En tanto, tercer año ofreció un interesante show onírico titulado “Soñar no cuesta nada”. En ese mundo de ensoñaciones propuso zancos, malabaristas con fuego y acróbatas en telas.

El cierre de la primera parte, que fuera musicalizada mayoritariamente por temas anglosajones, estuvo a cargo del elenco de aeróbic.

 

Todo Sociales ofreció “La vida es un juego”
Todo Sociales ofreció “La vida es un juego”

Fany Carra, en el recuerdo

La segunda parte comprendió la actuación de segundo año con “Espejito, espejito”, la orientación Economía y Administración con “El mundo cordobé…”, la orientación Naturales con “Vivir con emoción” y expresión corporal del Ciclo Orientado con “Tecnolochic”.

Previo a ello, alrededor de 50 exestudiantes de la “Promo 91” recrearon, mediante un sketch, su viaje de egresados a Jujuy, que fuera el último de una seguidilla de excursiones canarias al norte argentino en aquella época.

Cabe valorar que, a diferencia de otros años, se mejoró en gran medida la dinámica del espectáculo a nivel global, sin continuidades ni intervalos prolongados. Además, se destacaron los recursos escénicos y el aporte vital de las proyecciones animadas y audiovisuales.

Por último, vale señalar que uno de los pasajes más aplaudidos fue al comienzo cuando se recordó a la profesora Fany Carra, recientemente fallecida.

Juan Ramón Seia

 

Print Friendly, PDF & Email