Murió en la cárcel un reciente condenado

Se trata de Luis Barrera, quien había sido hallado culpable de “abuso sexual gravemente ultrajante” en perjuicio de una joven de 28 años que padece un retraso mental moderado. Estaba detenido desde marzo de 2015

Barrera, en un momento de la sentencia en los Tribunales locales (6 de septiembre de este año)
Barrera, en un momento de la sentencia en los Tribunales locales (6 de septiembre de este año)

Un interno del Establecimiento Penitenciario Nº 5 murió ayer en el lugar donde estaba cumpliendo una condena por un hecho de abuso sexual.

Luis Barrera, de 68 años, oriundo de la ciudad de Oliva, estaba preso desde marzo de 2015 tras haber sido acusado de ilícitos contra una mujer de 28 años con retraso mental moderado, y juzgado el pasado mes de septiembre a cumplir una pena de cuatro años de prisión.

El día de la sentencia el sexagenario había confesado los hechos, mostrándose arrepentido.

Según pudo saberse extraoficialmente, Barrera habría fallecido a causa de un paro cardiorrespiratorio y existía la posibilidad de que recuperara la libertad condicional el próximo año.

Durante el proceso oral en el cual se juzgaba a Barrera se comprobaron al menos tres hechos de abuso sexual, en fechas no determinadas con precisión, pero que sí fueron registradas durante el mes de marzo de 2015.

Cabe señalar que Barrera llegó a juicio acusado como presunto autor de «abuso sexual gravemente ultrajante» (sin acceso carnal), un delito que es legislado por el artículo 119 del Código Penal de la Nación y reprimido con prisión de cuatro a 10 años.

La circunstancia de convicto primario (no registraba antecedentes de ningún tipo) le hubiera permitido al taxista olivense solicitar la “libertad condicional” cuando completara las dos terceras partes de la pena impuesta, es decir luego de que pasaran dos años y ocho meses entre rejas, lo que se hubiera cumplido precisamente en noviembre de 2017.

 

Print Friendly, PDF & Email