Nueva condena para el presidiario reincidente Raúl “Pirata” Cardozo

Le impusieron un año de prisión por “tenencia de estupefacientes”. Pero como estaba debiendo parte de una sanción anterior, se unificaron ambas sentencias en una pena única de ocho años y un mes. Se encuentra detenido desde mayo de 2010

Raúl Cardozo volvió a sentarse en el banquillo de los acusados y recibió su tercera condena (foto de archivo)
Raúl Cardozo volvió a sentarse en el banquillo de los acusados y recibió su tercera condena (foto de archivo)

Un nuevo caso de tenencia de drogas en el interior de la cárcel de Villa María se ventiló ayer durante un juicio sustanciado en la Cámara del Crimen, al cabo del cual se condenó a un conocido presidiario local.

Se trata del convicto reincidente Raúl Domingo Cardozo (37), más conocido como “Pirata”, a quien se le impuso una pena de un año de prisión efectiva por el delito que se le atribuía, aunque dicha pena se unificó en ocho años y un mes con otra que le aplicaron en 2010.

En efecto, Cardozo fue declarado autor responsable de “tenencia de estupefacientes”, como consecuencia de habérsele encontrado 11 gramos de marihuana durante una requisa que personal del Servicio Penitenciario realizó el 8 de marzo de 2014, a las 8.30 de la mañana.

Aquel episodio derivó en una nueva causa penal contra el “Pirata”, quien a poco de iniciada la audiencia de la víspera admitió el hecho que se le endilgaba, ante lo cual el juicio se realizó bajo la modalidad de “trámite abreviado”.

A la hora de los alegatos, el fiscal de Cámara, Francisco Márquez, solicitó una pena de un año de prisión por el ilícito que se juzgaba. Sin embargo, como Cardozo está cumpliendo una condena de siete años impuesta el 2 de junio de 2010 por el exjuez Héctor Fissore, se unificaron ambas sentencias en una única sanción de ocho años y un mes, con declaración de reincidencia.

Pena unificada

En rigor de verdad, en aquella oportunidad recibió una condena unificada de 13 años de prisión, porque a los siete años que le dieron por diferentes delitos cometidos en 2009, entre los cuales figura un asalto a una vecina de Villa Nueva, se sumó parte de una sentencia dictada a fines de 1996 por un sonado robo callejero que derivó en la muerte a golpes de un ciudadano villamariense.

El “Pirata” fue condenado a 18 años de cárcel por el “robo seguido de muerte” de José Oscar Tarter (69), ocurrido en horas de la noche del 26 de enero de aquel año, cuando caminaba por la plaza Independencia.

Como aquella fue su primera sanción penal, Cardozo pudo acceder al beneficio de la “libertad condicional” al cumplir las dos terceras partes del castigo (12 años) y dejó el penal de barrio Belgrano a fines de febrero de 2008, por lo que quedó “debiendo” seis años.

Volvió a ser detenido en los primeros días de mayo de 2010, luego de un asalto perpetrado en una vivienda ubicada en Comercio 1539 de Villa Nueva. Allí, Griselda Monge fue víctima de un violento robo por parte de dos sujetos, quienes tras golpearla y patearla la despojaron de 150 pesos, un teléfono celular y otros elementos.

La segunda vez

Cardozo se sentó en el banquillo de los acusados por segunda vez a fines de mayo de 2010 y luego de cuatro audiencias de debate fue declarado coautor de “robo calificado” por uso de arma blanca (el asalto a Monge) y autor de “encubrimiento”, “portación de arma de fuego de uso civil”, “tenencia ilegal de arma de fuego de uso civil”, “violación de domicilio”, “lesiones leves” y “resistencia a la autoridad”.

A los siete años que le impusieron por esos delitos, se sumaron los seis que estaba adeudando por el “caso Tarter”, por lo que finalmente se le aplicó una condena unificada de 13 años.

Juez y partes

La audiencia fue presidida por el camarista Félix Martínez y, además del fiscal Márquez, intervinieron en el debate la defensora oficial María Cristina Rivera de Cerutti y la secretaria Gabriela Sanz.

Drogas en la cárcel

Hace apenas cinco días, la Cámara del Crimen fue caja de resonancia de otro caso de tenencia de drogas en la cárcel villamariense, algo que en los últimos tiempos se ha convertido en algo habitual.

Tal como lo informó EL DIARIO en su edición del martes, el día anterior, el exfutbolista local Sebastián “Chebi” Puente (33) recibió una pena de seis años de prisión tras ser declarado culpable de “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravada”.

En ese mismo proceso se le impuso una pena de tres años al cordobés Rodolfo Edgardo Tissera, quien llegó a juicio acusado por el mismo delito, pero finalmente se lo condenó por “encubrimiento”.

Print Friendly, PDF & Email