Nueva dirigencia, con el apoyo de sus antecesores

Vilches, de visita ayer en EL DIARIO, tras la elección

CTA Autónoma Regional Villa María – Tras las elecciones, Vilches y Calneggia inician un período de cuatro años al frente de la central

Una central sindical que intentará apoyarse en las experiencias pasadas, para ir en busca de otras organizaciones sociales y defender inclusive a quienes no tienen trabajo ni sindicato

 

La lista que llevó el nombre del histórico dirigente gremial y exdiputados nacional Germán Abdala, se impuso en los comicios internos de la Central de Trabajadores Argentinos Autónoma (CTA A) tanto en el nivel nacional, como en el provincial y el local. En la regional  con cabecera en Villa María (que incluye a Monte Leña), la conducción será encabezada por Gustavo Vilches (de la Asociación de Trabajadores del Estado) y Rosana Calneggia (del Círculo Sindical de la Prensa de Córdoba).

La regional de la CTA A nuclea a trabajadores de la Fábrica del Pólvoras, de Anses, del Hospital Pasteur, de PAMI y también a municipales de Monte Leña, entre otros, quienes encontraron en el cuarto oscuro la lista única que postulaba a Vilches y Calneggia, que cosecharon 594 sufragios.

Con los resultados en la mano, el flamante secretario general visitó ayer EL DIARIO. Y en diálogo con uno de nuestros periodistas se mostró “satisfecho” por el nivel de participación y por los resultados”, y destacó que “se pudo formar una central con la paridad de género, a pesar de que no está estipulado así en el estatuto”.

También consideró la importancia que tiene “el gran porcentaje de jóvenes que están contenidos en la CTA A” y agradeció “a los mayores que no solamente nos dejan ocupar espacios, sino que nos acompañan con toda su experiencia, como en los casos de José Gorozo y Oscar “Cacho” Mengarelli”.

 

Lo que viene

Sobre los propósitos que perseguirá la nueva conducción, aludió a la necesidad de “profundizar experiencias muy enriquecedoras como la Mesa por la Soberanía Alimentaria, que no se trata solamente de la confección de bolsones de comida que resultan muy económicos, sino que ha pasado a ser una actividad que nos acerca y nos sienta en una misma mesa con muchos otros sectores de la sociedad, con los que vamos buscando soluciones comunes ante la grave situación que enfrenta la sociedad”.

“Ahí estamos con quienes desarrollan la agricultura familiar, con las Mujeres en Defensa de Fabricaciones Militares que reunieron 10.000 firmas por esa causa y nos acompañaron al Congreso a presentar el proyecto para el salvataje del complejo fabril, con los estudiantes de la Federación Estudiantil de Villa María, con las militantes del Ni Una Menos… En muchas de estas acciones Rosana (su compañera de fórmula) es fundamental”, comentó Vilches.

Y señaló que desde esos espacios “vamos a ir en busca de los trabajadores desocupados para instalarlo como un sujeto de derecho; como alguien que tiene derecho a tener una vida digna; lo mismo con los jubilados”.

“Así procedimos cuando vimos el acampe frente a la Municipalidad y acompañamos hasta que llegó el ofrecimientos de algunos terrenos. El Estado debe dar respuesta a los menos favorecidos”, añadió, al tiempo que señaló que “esta es una forma constructiva de instalarnos en la sociedad, ayudar en el reclamo, pedir bancos de tierra, por ejemplo”.

 

Con otras organizaciones

Del mismo modo que reivindicó el trabajo de la CTA A con la Mesa de la Soberanía Alimentaria y las entidades que la integran, Vilches se mostró partidario de seguir trabajando en la Multisectorial con la regional Villa María de la CGT y la Federación de Estudiantes y organizaciones barriales, “para hacer frente a este programa de ajuste que sufrimos todos; no estamos para pelear cada uno por lo suyo: es hora de unirnos y darle una mano a todos, incluidos quienes no tienen un sindicato que los defienda”.

 

Vilches en el Archivo de este medio

La situación en la ciudad y en todo el complejo: cómo andan las cosas en la Fábrica Militar de Pólvoras y Explosivos

La Dirección General de Fabricaciones Militares (DGFM) es un organismo estatal argentino que depende del Ministerio de Defensa de la Nación y fue creado por la Ley Nº 12.709, del 9 de octubre de 1941.

Sus propósitos principales estuvieron siempre enfocados a abastecer de material bélico y logístico a las Fuerzas Armadas y Fuerzas de Seguridad; a organizar y producir líneas de insumos para su comercialización como productos finales o como insumos críticos destinados a diversas actividades productivas, como la minería; y a prestar servicios que contribuyan al desarrollo económico e industrial del país.

Esa DGFM fue concebida por el general e ingeniero militar Manuel Savio (1892-1948).

El 30 de enero de 1938 fue inaugurada parcialmente la Fábrica Militar de Pólvoras y Explosivos de Villa María, y el mismo Savio la puso en completo funcionamiento en agosto de 1942, con las plantas de éter y pólvoras de nitrocelulosa. Poco tiempo después se instalaría el segundo conjunto fabril químico de Río Tercero (también en la provincia de Córdoba), luego el de Fray Luis Beltrán (provincia de Santa Fe), el de Azul (provincia de Buenos Aires) y, durante el gobierno anterior, el de Jáchal (San Juan).

El trabajador de la Fábrica local, dirigente de la Asociación de Trabajadores del Estado ATE y flamante titular de la regional CTA Autónoma, Gustavo Vilches, contó que en todo el complejo fabril se desempeñan actualmente unos 1.500 trabajadores, 375 de los cuales lo hacen en el establecimiento de Villa María. “Acá llegó a haber 1.000 trabajadores, y como no dábamos abasto, se creó hace poco años el establecimiento de Jáchal, para proveer de explosivos a la industria minera. Pero hoy, está todo muy complicado. Ahora nosotros estamos fabricando explosivos y somos los únicos en sudamérica que producimos éter. Con eso nos mantenemos. Azul está cerrada y en proceso de desguace. En Río Tercero se cayó el programa para la fabricación de vagones, con lo cual todo el personal ligado a la industria metalmecánica ve peligrar sus fuentes de trabajo y solamente los de la petroquímica les está aportando trabajo. En fray Luis Beltrán siguen fabricando balas, cartuchos, vainas, pistolas y carabinas, pero los chalecos vienen de Italia y en la Fábrica solamente los ensamblan. El complejo en su conjunto produce muy por debajo de su capacidad instalada”, narró el dirigente.

Los 17 millones y la mirada de la sociedad: Vilches dijo que “en la Fábrica nuestra trabaja gente de Villa María, mucha de Villa Nueva, de Etruria, de Ballesteros… y los vecinos y los intendentes tienen que entender que si la Fábrica se cierra, dejarán de llegar mensualmente 17 millones de pesos a la región”.

“Ese es dinero que el establecimiento paga a sus proveedores locales, nafta que cargan sus vehículos en estaciones de servicio de la ciudad, salarios que los trabajadores gastamos en las despensas, las farmacias… los negocios de nuestras localidades. Por eso, cuando realizamos nuestros reclamos para mantener esa importante fuente de trabajo, necesitamos que se comprenda que la defendemos para el conjunto de la sociedad. A decir verdad, ya notamos que nos miran diferente, que aceptan más nuestras movilizaciones, pero nos gustaría que los que todavía no se dan cuenta se hagan una idea de los que sería tener otras 375 familias sin sustento en nuestras localidades”, lanzó finalmente el dirigente.

 

En el nivel provincial: se impusieron Giuliani y Gómez

El trabajador del Senasa y dirigente de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), Federico Giuliani, resultó electo como secretario general de la CTA Autónoma a nivel de la provincia de Córdoba.

Giuliani es de Río Cuarto y allí emitió su voto (en compañía de su hijo Gaetano, como lo muestra la fotografía), fue acompañado en su candidatura y lo será en su gestión por Cispren, AMMAR y los Comisión de Jubilados encabezadas por el villamariense Oscar Mengarelli, entre otros sector de central sindical.

 

Peidro (Agentes de Propaganda Médica) y Godoy (ATE) encabezarán a nivel nacional la central que conducía Pablo Miceli

En el nivel nacional: Peidro y Godoy a la cabeza

Ricardo Peidro y Hugo “Cachorro” Godoy surgieron como secretario general y adjunto de la CTA Autónoma en las elecciones realizadas en la central sindical durante la jornada del miércoles último, en la que participaron más de 200.000 afiliados a los diferentes sindicatos que la integran.

Peidro es el titular de la Asociación de Agentes de Propaganda Médica (AAPM) y tiene una amplia y respetada trayectoria dentro del campo de la lucha popular, tanto en la CTA-A, como en su propio gremio.

Dueño de un perfil bajo, el nuevo secretario general será acompañado por el más conocido Godoy, proveniente de la Asociación de Trabajadores del Estado, que se desempeñará como adjunto. Y al lado de ellos, una dirigente con mucho peso y predicamente: Claudia Baigorria, la secretaria de Formación de Conadu Histórica.

“Desde Ushuaia a La Quiaca, fueron más de 240 mil los trabajadores y las trabajadoras que fueron a las urnas, en un claro ejemplo de libertad y democracia sindical”, se informó desde la CTA A, tras unas elecciones que intentaron ser frenadas por el Ministerio de Trabajo.

Print Friendly, PDF & Email