“Para poner luces sobre sombras en una ciudad que sigue creciendo”

Señor director:

Las sombras son esas regiones de oscuridad provocadas porque la luz fue obstaculizada, sin embargo en la metáfora existen aquellos que las ven aun cuando la luz es clara y puede iluminar el espacio.

En las últimas semanas se llenaron páginas de diarios y espacios mediáticos tendiendo a confundir a la opinión pública y sacar una tajada política de denuncias sin fundamentos sólidos y de los cuales, si los hubiera, es la Justicia quien tiene que determinar sobre las sospechas, porque hasta que esto no suceda no pasará de esa categoría: sólo sospechas.

Similar a lo que sucede con algunos representantes del pueblo a nivel nacional, en Villa María aquellos que fueron elegidos para proponer acciones tendientes a mejorar la calidad de vida de los vecinos, eligen el camino de la denuncia infundada con el objetivo de consolidar su imagen de “denunciadores seriales” herederos y continuadores de lo que fue para la ciudad en los últimos 15 años un intento de “máquina de impedir”.

A ellos que no alcanzan a ver la luz y creen vivir en una ciudad oscura, hay que recordarles que desde hace una década y media Villa María crece y sigue creciendo a la vista de todos.

Hace falta repasar un poco la historia local para dar cuenta que desde 1935 a 2000, la ciudad contaba con un 45% de servicio de cloacas y el 50% de agua. En el mismo período se contabilizaban 1.200 cuadra en hormigón. Un simple cuadro comparativo pone las primeras luces al considerar que en 15 años de gestión se llevó el servicio de agua y cloacas a todos los rincones de la ciudad duplicando lo que no se hizo en 65 años. Igual situación se dio con el servicio de cordón cuneta y pavimentación que permitió a miles de vecinos contar con mejores accesos a los barrios y una infraestructura adecuada que incluyó desagües.

Está claro que hay que aceptar que aún faltan obras, pero muchas se están realizando y otras se están gestionando mientras otros prefieren mirar para otro lado y confundir a la ciudadanía con ese juego escénico de las luces y las sombras.  

La ciudad creció en infraestructura como una gran ciudad. Se gestó un Parque Industrial de 84 hectáreas que ya cuenta con más del 70% de ocupación y con todos los servicios para que sigan instalándose las industrias de la ciudad. Se concluyó con una demanda social de más de 45 años que fue la construcción de una laguna de líquidos cloacales de 30 hectáreas para evitar que las aguas de desechos cloacales sigan contaminando el cauce del río.

Además, nacieron nuevos barrios como el Malvinas Argentinas, el Ramón Carrillo en el predio del ex-Aeroclub, las 250 Viviendas del Eva Perón, el barrio Padre Mujica y el barrio Universitario.

Otro aspecto a considerar es la mejora integral de la costanera con más de 16 kilómetros de recorrido recuperados, espacio que debe ser orgullo de los villamarienses y que permite la llegada de miles de turísticas en diferentes épocas del año, sobre todo en épocas de Festival de Peñas en ese coloso recuperado para espectáculos de primer nivel internacional y que muchos piensan que pueden despotricar con drones sin datos concretos haciendo falaces denuncias mediáticas.

Para los que ven sombras y oscuridad, siguiendo sus metáforas, hay que recordarles que se triplicó el parque lumínico y que mientras pierden tiempo con su negatividad la ciudad sigue avanzando y ya se planea la reforma del Polideportivo, el mejoramiento del Parque Pereira y Domínguez, más desagües pluviales, continuar con la recuperación del predio ferrourbanístico (un espacio que a diario disfrutan miles de vecinos y que permite la accesibilidad a un polo educativo consolidado con universidades e instituciones educativas de altísimo nivel académico). También podemos sumar las políticas de descentralización, la construcción de más centros de salud, y estar a la vanguardia de las salas de guarderías.

En fin, somos una ciudad hermosa envuelta por el crecimiento y el desarrollo. Dejemos de ver sombras y oscuridad y démosle más luz para que brille en todo el país más allá de las banderas políticas. Lo importante es el vecino y para eso trabajamos los que formamos parte de este proyecto que lleva 15 años. Por lo demás, que la Justicia sea quien juzgue con sus fallos y los vecinos con sus votos.

Daniel Climaco – DNI 11.527.499

 

Print Friendly, PDF & Email