Peligro de derrumbe: desalojaron el edificio donde funcionó la Pablo VI

El desalojo sucedió en buenos términos, según el asesor letrado del municipio, ya que se reubicó a las familias

Villa Nueva – El proyecto para levantar viviendas sociales en ese terreno se frenó

En 2016 se había generado un conflicto entre el municipio y algunas de las familias que allí vivían. Recién ayer se concretó un acuerdo y se vació el inmueble, que será demolido en los próximos días

 

Una novela que comenzó a principios de 2016 tuvo punto final ayer, cuando el municipio procedió al desalojo de las familias que aún quedaban habitando el viejo y deteriorado edificio donde supo funcionar la Escuela Recuperada Pablo VI, en  barrio Florida.

Según apuntó el asesor letrado del municipio, Marcelo Silvano, todo transcurrió en buenos términos y sin inconvenientes con las cuatro familias y una mujer que todavía residían ahí.

Cabe recordar que todo comenzó cuando un techo cedió y el municipio tomó intervención en el caso, a fines de 2015. Allí vivían familias desde hace décadas, algunas dispuestas a irse y otras sin intenciones de abandonar el lugar.

Luego de intentar llegar a un acuerdo en reiteradas oportunidades, la Municipalidad consiguió que el Gobierno de la Provincia les pague un alquiler a quienes accedieran a irse. Así es como muchas aceptaron, pero otras prefirieron quedar ahí, más allá del peligro de derrumbe inminente que fue advertido por profesionales.

El abogado se refirió al inmueble que data de 1880 aproximadamente y dijo que “el edificio quedó abandonado, fue ocupado en su momento por distintas familias y vecinos que aducían que los intendentes anteriores los habían dejado entrar, pero por supuesto que no hay ninguna constancia ni autorización”.

En ese sentido recordó que “luego de que algunas familias accedieran a dejar el lugar, el municipio hizo una serie de denuncias, pero sin las respuestas que esperaba para poder abandonar el sitio”.

De hecho, en reiteradas ocasiones el intendente Graglia contó que se presentó un proyecto para crear en ese lugar una serie de viviendas sociales, pero la falta de fondos por parte de Nación hicieron que no se pueda avanzar.

Al respecto, el intendente dijo que “ese proyecto se frenó también por la negativa de la gente a irse” y adelantó que “hoy habría que sentarse nuevamente para ver qué se puede hacer, porque han cambiado las condiciones de Nación que prácticamente no firma convenios actualmente, se ve lejana la posibilidad de concretar algo ahí”.

No quedó nada. El edificio será demolido en las próximas horas

“En noviembre del año pasado llegamos a un acuerdo para que esta gente se fuera, pero no lo hicieron y se les dio un plazo más. Como tampoco dejaron el lugar, completados todos los trámites de ley para la orden de desalojo se libró finalmente con las precauciones establecidas, porque acá había niños”, comentó el letrado sobre la acción llevada a cabo ayer.

“Entendieron cómo era el asunto, no hubo ningún inconveniente para que se fueran del inmueble y se cargaron los camiones para llevar sus pertenencias porque cada uno encontró un lugar donde quedarse”, remarcó y detalló: “Una de esas familias va a construir en un terreno de un familiar, otra se va a vivir a barrio Las Playas, en Villa María, y otra la vamos a reubicar nosotros hasta que consigan alquilar, lo mismo con la señora mayor que no tiene familiares”.

Silvano confió que “es un problema resuelto en un 99%” y según pudo saber este medio hoy empezaría el derrumbe del edificio. En el lugar quedaron efectivos de la Policía y de Seguridad Ciudadana para evitar una posible usurpación.

Print Friendly, PDF & Email