Policía: pasan a situación pasiva al cabo obsceno y exhibicionista

Ana Becerra, la presidenta del Tribunal de Conducta

Las imágenes de un cabo primero de la Policía de Córdoba luciendo el uniforme de la fuerza mientras realizaba una práctica de autosatisfacción sexual llegaron al Tribunal de Conducta de la fuerza. Lo apartan mientras analizan las circunstancias en las que se “viralizó” el video. El caso aún no está en los Tribunales

 

Ana Becerra, la presidenta del Tribunal de Conducta
Ana Becerra, la presidenta del Tribunal de Conducta

Si muchos camaradas del cabo primero Gonzalo Lagoa se sintieron ofendidos al recibir las imágenes que ellos mismos catalogaron de “obscenas”, “groseras” e “impúdicas”, puede el lector imaginar la indignación de la titular del Tribunal de Conducta de la Policía de Córdoba, la abogada villamariense Ana Becerra, cuando le hicieron llegar el video.

La primera medida fue disponer su pase a situación pasiva mientras se analiza el tema y se realizan al menos tres diligencias.

Al parecer, la titular del Tribunal no cree inicialmente en la versión de Lagoa, quien denunció en la Comisaría de Villa Nueva que el teléfono le había sido “hackeado”.

Si bien en ámbitos de la fuerza trascendió que Becerra ya había dado intervención a la Justicia, ello no ocurrió ni el viernes, cuando estaba de turno la Fiscalía a cargo de René Bosio, ni ayer, cuando tomó el relevo Silvia Maldonado, según pudo saber EL DIARIO en medios tribunalicios.

“Seguramente se está revisando el caso paso por paso antes de darnos participación ”, dijeron las fuentes consultadas por este medio.

Ante la consulta con abogados acerca de si consideraban que el acto de masturbación del efectivo era de instancia privada, más allá de la filtración, indicaron que “filmarse en esas condiciones y con el uniforme puesto, y que las imágenes trasciendan, puede inscribirse en lo que se conoce como exhibición obscena, pero es algo delicado, que merece ser estudiado para establecer si hay algún tipo de ilícito penal”.

 

En la sede de la Departamental General San Martín están que trinan por lo que consideran un acto aberrante que daña la imagen de la fuerza ante la sociedad
En la sede de la Departamental General San Martín están que trinan por lo que consideran un acto aberrante que daña la imagen de la fuerza ante la sociedad

Sanción administrativa

De cualquier manera, sostuvieron: “Lo que está claro es que alguna sanción administrativa va a tener”.

La primera es ya la situación pasiva en la que deberá aguardar nuevas resoluciones.

El cabo que está en el ojo de la tormenta o, al menos, ante la mirada odiosa de sus camaradas, presta servicio en la zona de Villa María como parte de una patrulla de la Policía Caminera.

En un determinado momento decidió grabarse mientras efectuaba la práctica onanista y, según estiman, quiso enviar las imágenes a una persona determinada, pero equivocó algún paso y el envío acabó en uno de los varios grupos de WhatsApp de policías.

La indignación entre los camaradas de armas fue tal que decidieron enviar el video a Becerra y a EL DIARIO.

 

La denuncia en Villa Nueva

A un periodista de nuestro medio le dijeron: “El protagonista de esta lamentable historia se presentó con un jefe de la Caminera en la sede policial de Villa Nueva para denunciar que le habían ‘hackeado’ el celular, pero eso no cambia nada porque las imágenes, que duran más de un minuto, no están trucadas”.

Y agregaron: “Ya le estamos enviando el video, con el pedido de disculpas correspondiente por la obscenidad, a la presidenta del Tribunal de Conducta (…) También lo enviamos a EL DIARIO porque tenemos miedo de que la plana mayor, por vergüenza, no haga público el asunto y todo quede en la nada”, apuntaron.

Los denunciantes, integrantes de la fuerza, expresaron, como se publicó en nuestra edición del viernes último, que “seguramente este muchacho necesita un examen psicológico antes de ser enviado a lugares donde haya algo que pueda despertar sus bajos instintos”.

Entre las muestras de repulsa, una señalaba que “en momentos en que estamos defendiendo nuestros derechos, sobre todo por los recortes a nuestras jubilaciones, aparece un estúpido de éstos que deja el prestigio de los policías por el piso”.

Print Friendly, PDF & Email