“Por ahora, las respuestas alcanzan”

La edil aseguró que  hicieron todos los planteos que hubiesen hecho en una interpelación ante el pleno del Concejo, y que fueron contestados

P3 F1Después de que el bloque de Juntos por Villa María informara a través de un comunicado de prensa los aspectos generales de la audiencia que mantuvieron el viernes con el intendente Martín Gill, ayer la concejal Karina Bruno dio mayores precisiones sobre el encuentro y aseguró que, por el momento, las respuestas alcanzan.

“Quedamos conformes con la audiencia, eso no quiere decir que se hayan despejado todas las dudas o que el día de mañana no vayamos a preguntar más cuestiones. Quedamos conformes desde el punto de vista político, por la apertura, la disposición y el respeto a los concejales de la oposición como tal”, señaló la edil.

“Después están los temas específicos de los que se hablaron, que son sobre la contratación del exministro Angel Mario Elettore, coparticipación y otros temas más, tuvimos respuestas que hasta el momento alcanzan, esto no quiere decir que dejemos de ver cómo sigue avanzando este tema y controlándolo”, remarcó.

“Se pusieron los temas sobre la mesa y nos explicaron el tipo de trabajo que se hará, cómo, qué se persigue y se nos aclaró que no se busca una toma de crédito inmediata, eso es importante. Nosotros nunca cuestionamos la legalidad del procedimiento, sino el porqué de una contratación de ese tipo y para qué, si el monto tenía que ver con lo que se producía. Desde ese punto de vista se aclaró lo que se tenía que aclarar, vamos a ver más adelante si eso está avanzando de acuerdo a los objetivos que se propusieron, de hecho hay un compromiso de que a los seis meses nos van a elevar un informe de cómo se está llevando adelante el tema de la certificación de calidad de los procesos, inclusive pusieron a disposición una reunión con el equipo que está trabajando. Se aclararon las dudas que teníamos, alcanzan para este momento y seguiremos viendo cómo avanzan”, reiteró Bruno.

 

De manera formal

“La secretaria de Economía, Daniela Lucarelli, había aclarado que no era para endeudarse, también salieron a defender la contratación dos concejalas del oficialismo, Mónica Lazos y Verónica Navarro, pero todas las explicaciones que hubo fueron mediáticas, ninguna fue formal, ni desde una contestación ni de un trabajo de comisión. De hecho, el presidente del Concejo no nos reunió para explicarnos por qué consideraban que no había que convocarlo a Gill. Nos envió una nota y luego dos concejalas explicaron detalles por los diarios, pero formalmente no hubo respuestas. Y queríamos escucharlas desde la formalidad, sobre todo poder avanzar en cuestiones generales y abarcando todos los aspectos de la contratación, por eso le preguntamos por la modalidad de trabajo, cuántas personas son las que van a realizarlo, etcétera. No podemos conformarnos desde el lugar que ocupamos, como funcionarios del Concejo, con una respuesta mediática”, aseguró la edil.

“En la audiencia pudimos plantear todos los cuestionamientos que le hubiésemos hecho en una interpelación ante el pleno de Concejo, nunca se nos puso un obstáculo para que no preguntáramos algo o se nos desvió para otro tema. Preguntábamos y nos contestaban, como debe ser; es lo que corresponde”, consideró Bruno.

 

Sin vocación de diálogo

“A la palabra interpelación se la toma como de una gravedad absoluta y en realidad es requerirle al intendente que responda sobre algo y es una facultad que tenemos los concejales por Carta Orgánica, ni siquiera hace falta un hecho de gravedad o de presunta irregularidad. Es contar qué se hace y por qué”, afirmó.

“Es cierto que el bloque oficialista, que tiene el resabio de la gestión anterior, no está acostumbrado a manejarse con institucionalidad. Nosotros creemos que así debe ser y evidentemente el intendente también interpretó que debía ser así, en ese sentido, conversaremos éste y otros temas que hagan falta”, puntualizó.

“El intendente nos dijo que se sintió sorprendido por el pedido de interpelación y que sintió que era exagerada la forma. Nosotros le explicamos que está dentro de la COM y que no es un trámite extraordinario, además le expresamos que lamentablemente la falta de vocación de diálogo de parte de la bancada oficialista hace que tengamos que implementar estos instrumentos que quizá en otro contexto podía manejarse de manera menos rigurosa. Cuando nos dijo que fue exagerado no lo planteó desde un lugar de soberbia ni de enojo, sino de sorpresa. Pero también aclaró que entendía que nosotros podíamos hacer esto, que estábamos facultados.”, subrayó.

“En realidad, lo que lleva a que nuestro bloque actúe de esa manera es la falta de respeto. Hubo una nota en la que el presidente del cuerpo, al denegar el pedido del bloque, consideró que sólo el oficialismo representaba al Concejo y no vamos a ceder esas cuestiones. A esto se lo planteamos a Gill, no para que tenga injerencia en el bloque, pero sí para que entienda que a veces se toman determinadas medidas porque en el lugar correcto en el que deberían sanjarse esas dudas, el oficialismo no está abierto al diálogo”, precisó.

“Cuando le planteamos la falta de diálogo con el bloque oficialista del Concejo, Gill manifestó que era una lástima que no se estén dando los carriles naturales de una buena conversación, del buen diálogo que él pregona”, agregó.

“La reunión fue en un clima sumamente cordial y respetuoso, fue un clima distendido, sin nada de tensión. Fuimos en un rol institucional y en ese marco la audiencia no podría haber sido de otra manera”, concluyó Bruno.

Print Friendly, PDF & Email