Por primera vez, vacunan contra el «mal de los rastrojos» en una escuela

La campaña se inició en la escuela Trinitarios y llegará a todos los secundarios de la ciudad

Ayer iniciaron el plan de vacunación en la región contra la fiebre hemorrágica argentina. Inmunizarán a todos los estudiantes secundarios de Villa María

La campaña se inició en la escuela Trinitarios y llegará a todos los secundarios de la ciudad
La campaña se inició en la escuela Trinitarios y llegará a todos los secundarios de la ciudad

A través de un trabajo articulado entre el Ministerio de Salud de la Provincia de Córdoba, el Hospital Pasteur y la Municipalidad de Villa María, se realizó ayer la primera jornada de vacunación contra la fiebre hemorrágica argentina o “mal de los rastrojos”, en una institución escolar.

Concretamente, fue en el Instituto La Santísima Trinidad, donde 529 alumnos mayores de 15 años fueron inmunizados contra esa enfermedad.

“Esta experiencia, sin precedentes en la región sanitaria que abarca al Hospital Pasteur, estuvo encabezada por la médica María Frías Céspedes, jefa del área de Epidemiología del Ministerio; Andrea Pajón, referente coordinadora del Programa de Inmunizaciones del Departamento General San Martín, y Raquel Rodrigo, subsecretaria de Salud de la Municipalidad de Villa María.

Participaron además las vacunadoras del Hospital Pasteur, Silvia Ceballos y Claudia Destéfanis, quienes confirmaron que la actividad se extenderá en las próximas semanas a todas las escuelas secundarias de Villa María.

Cabe destacar que la vacuna de la fiebre hemorrágica argentina está incluida en el calendario nacional para las zonas endémicas de la enfermedad, como es el caso de Villa María y la región

Cabe señalar que la enfermedad es causada por el “virus Junín”, que está presente en algunos roedores.

Afecta a una región del país que abarca parte de las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y La Pampa. La contraen principalmente las personas que viven o trabajan en el campo.

 

Síntomas

La fiebre hemorrágica argentina es una enfermedad aguda que presenta cuadros clínicos de gravedad variable. El comienzo de la enfermedad es parecido a un cuadro gripal con decaimiento, dolor de cabeza y fiebre moderada, aunque sin afecciones respiratorias. Con el avance de la enfermedad se agregan dolores musculares y articulares, dolor detrás de los ojos, dolor abdominal, mareos, náuseas y vómitos. En caso de haber hemorragias, éstas se limitan a leves hemorragias nasales o en las encías.

Los signos neurológicos más frecuentes son irritabilidad, somnolencia y temblores.                                                                        

Desde el Ministerio de Salud recuerdan que “el diagnóstico y tratamiento precoz aumenta enormemente las posibilidades de cura de esta enfermedad. El tratamiento es útil si se indica dentro de la primera semana del inicio de los síntomas, y consiste en la administración precoz de plasma inmune de convalecientes, obtenidos de personas que padecieron la enfermedad y se curaron.

En Villa María, concretamente desde el Pasteur, hubo una larga lucha contra la enfermedad que años atrás parecía incontrolable.

A bordo de una estanciera, trabajadores del centro de salud recorrían los campos para que las personas que se curaron puedieran donar sangre y así obtener el plasma para sanar a otros.

 

Prevención

-Vacunarse contra la fiebre hemorrágica argentina a partir de los 15 años en las zonas de riesgo del país.

-Realizar una higiene cuidadosa, principalmente de las manos y cambio de ropas, cada vez que se hayan frecuentado zonas con roedores.

-No introducir tallos, hojas o granos en la boca.

-No acostarse sobre bolsas o en el suelo, comer y dormir en habitaciones limpias. Usar calzado cerrado.

-Mantener desmalezados los alrededores de la vivienda para evitar que las lauchas se acerquen a ella.

-Disponer de lugares libres de maleza para los juegos de los niños.

-No destruir la fauna de predadores del roedor: lechuzas, lechuzones, chimangos, etcétera.

 

Print Friendly, PDF & Email