Portazos en la reunión técnica

Se siguen llevando a cabo -aún sin definiciones- las reuniones técnicas para buscar soluciones al sector lácteo. En el último encuentro, Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) se retiró con fuertes cuestionamientos.

“El principal problema a resolver es evitar que el excedente de leche no exportable en primavera se vuelque al mercado interno y baje aún más el precio a todos los tamberos. Cualquier otro tratamiento en lo inmediato no hace más que dilatar y entretener, pero no resolver el problema”, indicaron, tras dar el portazo. “CRA hace responsable al Gobierno nacional, a través de sus interlocutores de la Subsecretaría de Lechería del Ministerio de Agricultura y la Secretaría de Comercio dependiente del Ministerio de Economía, por las consecuencias de no haber previsto la actual crisis internacional con impacto local ni implementado medidas efectivas para amortiguarla, errando el diagnóstico respecto al futuro inmediato del sector lechero con los efectos de acelerar la crisis sobre los tambos e industrias lácteas”, agregaron.

Desde Federación Agraria Argentina siguen participando junto a otras entidades de la Mesa de Trabajo que tendrá un próximo encuentro el 19 de este mes.

Al respecto, Ester Faggiano, quien está en la Mesa representando a la organización ruralista, dijo que en el último encuentro “el director de Planificación Estratégica de la Subsecretaría de Lechería, Roberto Socín, realizó un diagnóstico e informó sobre la situación crítica que atravesamos los tamberos”.

El reclamo de FAA se funda en el mandato que le dio la organización, que, tras un estudio de costos, concluyó que para elaborar un litro de leche se requieren 3,40 pesos. “Por debajo de esos valores, desaparecen más productores”, indicaron los referentes lecheros de FAA. No obstante, se aclaró que en zonas que sufrieron inclemencias climáticas, los costos “son claramente otros”. Esto da cuenta de la tensión existente en las reuniones técnicas, dado que el sector industrial persiste en su reclamo de bajar el precio que le paga al productor aun por debajo de los tres pesos.

Print Friendly, PDF & Email