“Queremos limpiar la memoria de nuestros hijos”

Familiares y amigos realizaron otra marcha exigiendo justicia (foto gentileza Foja Cero)
Familiares y amigos realizaron otra marcha exigiendo justicia (foto gentileza Foja Cero)
Familiares y amigos realizaron otra marcha exigiendo justicia (foto gentileza Foja Cero)

Se concretó ayer una nueva marcha del silencio por las calles de la ciudad de Oliva, en reclamo de justicia por Ricardo Osse y Leonel Biccire, dos jóvenes que murieron en un accidente automovilístico en la madrugada del 15 de febrero de 2013.

Caito (Ricardo), como le decían sus amigos, de tan sólo 16 años, y Leo (17) regresaban a su ciudad desde James Craik en una moto Zanella de 50 centímetros cúbicos “con sus cascos puestos”, aseguran las madres, cuando impactaron con el auto Peugeot 207 que era conducido por Luis María Nieto.

La marcha de la víspera comenzó a las 10.30, convocada por Claudia Pérez y Roxana Díaz, las mamás de Caito y Leonel, y familiares y amigos. El lugar de partida fue la intersección de Mendoza y Cabo Arce, frente a Exageradísimo FM, una de las emisoras radiales de Oliva y desde allí recorrieron distintas calles, por diversos medios, y llegaron a la Fiscalía (sobre calle Mitre). Frente a Foja Cero manifestaron que “la idea es recorrer los medios, porque le tenemos que agradecer mucho el apoyo y el saber escucharnos. Son fundamentales en todo esto”.

“Dijeron muchas cosas falsas sobre los chicos: que iban sin luz, que habían consumido alcohol, que no llevaban el casco puesto… Nada de eso es cierto, vamos a limpiar su memoria, hay sobradas pruebas, lo vamos a demostrar”, dijo Claudia Pérez, mamá de Caito.

«Vamos a seguir con las marchas hasta que se haga justicia”, marcaron familiares y amigos.

Claudia además se preguntó: “Yo quiero saber, si esto hubiese sido a la inversa, Caito y Leonel… ¿Estarían libres? Hoy la causa marcha, por ahí un poco lento, pero avanza; con los abogados de Córdoba que teníamos antes se trabó todo… Por ejemplo, no pusieron peritos de parte en las pericias accidentológicas”.

«Queremos limpiar la memoria de nuestros hijos», añadió. Contó que “por ahí dicen que venían sin luz. Sobran las pruebas para comprobar lo contrario y que fue el auto el que invadió el carril, que no pasaban a nadie y les quitó la vida y nosotras nos quedamos sin nada, mientras ellos pudieron seguir con su vida”.

Print Friendly, PDF & Email