Robo y vandalismo en un autoservicio

La puerta del negocio donde ocurrió el hecho

Barrio Güemes – En la madrugada

Los ladrones reventaron la puerta de un autoservicio y se llevaron la caja registradora

Una comerciante del barrio Güemes de esta ciudad fue víctima de los ladrones ayer durante la madrugada.

Aunque el botín de dinero en efectivo fue magro, las pérdidas se hicieron mayores por los daños materiales causados durante el hecho, el que tuvo lugar en un autoservicio ubicado en la cuadra del 500 de la calle Bruno Ceballos.

La propietaria se retiró del local comercial alrededor de las 22 del viernes y al regresar, ayer por la mañana, se encontró con que personas aún no identificadas habían reventado la puerta de vidrio de ingreso al negocio y se habían llevado una caja registradora de color azul con una suma de 300 pesos, aproximadamente, según lo detallado en el parte oficial de prensa de la Departamental General San Martín.

Cabe consignar que la puerta destrozada por los delincuentes vale alrededor de 15 mil pesos, por lo que el daño económico no es menor.

Los ladrones lograron huir del lugar sin dejar rastros al cobijo de las sombras de la noche, ya que no había patrullas de las fuerzas de seguridad vigilando el sector.

 

Robaron en una agencia de quiniela

Los que no corrieron con tanta suerte fueron los dos ladrones que, con el mismo modus operandi, es decir, reventando la puerta, ingresaron a una agencia de quiniela ubicada en la esquina de Carbó y Granaderos Argentinos y, poco después, terminaron en el calabozo.

Los delincuentes fueron vistos por un vecino del negocio, quien se encontraba trabajando en un local cercano y escuchó el estallido de la vidriera. Cuando salió a ver qué pasaba, advirtió a los sujetos que huían en dirección a las vías del ferrocarril.

Rápidamente, la Policía fue advertida de lo que había pasado y, con los datos aportados por el testigo, se dispuso un operativo cerrojo que finalmente dio como resultado la detención de dos jovenes de 24 años, a quienes posteriormente se los acusó de ser supuestos autores de los delitos de “daño y robo”.

Los efectivos secuestraron, siempre según el parte policial, una suma de 130 pesos en efectivo y varios elementos mas sustraídos en el lugar que los dos jóvenes apresados tenían en su poder.

Print Friendly, PDF & Email