¡Rodrigazo!

Andrés Lazo anotó el 1 a 0 en la madrugada del partido; enseguida empató Luciano Acosta, pero en el complemento apareció la obra magistral de Rodrigo Solís

Gracias a un gol olímpico de Rodrigo Solís, Unión Central venció 2 a 1 a Española de local y comienza a despedirse del campeonato de la mejor manera

Andrés Lazo anotó el 1 a 0 en la madrugada del partido; enseguida empató Luciano Acosta, pero en el complemento apareció la obra magistral de Rodrigo Solís

 

Escribe Pablo Luna Broggi

a hermosa tarde de barrio Mariano Moreno era el principal atractivo de la jornada que invitaba a acercarse a la cancha de Central Argentino a ver fútbol. Es que se enfrentaban dos equipos que aspiraban a más y rápidamente se habían despedido de la lucha por la clasificación.

Los ánimos no son los mejores cuando se juega solo para cumplir y el desgano hace mella si se sabe de antemano que las posibilidades de play off son prácticamente imposibles. Ese era el semblante predominante de los protagonistas en el flamante reducto aurinegro.

Sin embargo, también es verdad que el jugar sin presión alivia las tensiones durante el juego y permite que los jugadores se “suelten” y se animen a hacer jugadas que en otra situación no harían.

Es por esto último quizás que el partido comenzó con todas las emociones juntas. Apenas iban 2 minutos cuando una pared entre Martín Delfino y Joaquín González derivó en el defensor Andrés Lazo, que con un potente remate batió la resistencia de Pablo Mansilla y puso el marcador 1 a 0 a favor de su equipo.

No obstante, el visitante respondió de la mejor manera por medio del capitán Luciano Acosta, quien luego de varias pisadas en el área local definió con sutileza al palo izquierdo de Araya y empardó rápidamente el tanteador.

El partido no daba respiro e inmediatamente, Marchetti puso el 2 a 1 para el “Gallego”, pero el gol estuvo bien anulado por el juez de línea. A pesar de haber arrancado en desventaja, el conjunto villanovense igualó las acciones velozmente y revirtió el trámite del partido, haciéndose más fuerte con el pasar de los minutos y atacando con más peligrosidad a su rival.

A los 16’, Francisco Acosta culminó una jugada empalmando el balón de primera, pero el esférico se fue demasiado elevando. Minutos más tarde, volvió a probar suerte desde media distancia, pero el remate del juvenil aurirrojo se marchó nuevamente desviado por el sector izquierdo del arco defendido por Araya.

Unión Central era un poco menos que su rival, pero tampoco se quedaba atrás. A los 30 minutos, un soberbio remate de Rodrigo Solís desde mitad de cancha se estrelló en el travesaño y ahogó el grito de toda una parcialidad villamariense que minutos más tarde sería testigo nuevamente de la exquisita pegada del 5 local. El “aviso” del mediocampista de Unión alertó a los jugadores visitantes a no darle ni un centímetro de ventaja.

A pesar del susto, Española siguió buscando el triunfo por medio de Marchetti y Francisco Acosta, pero ambos no acertaron al arco y la paridad continuó reinando.

En el complemento, el visitante continuó en su ardua búsqueda del gol pero fallaba en cada oportunidad que se le presentaba. El cansancio de los pibes gallegos fue cediéndole protagonismo al local y con demasiada timidez, Unión fue acercándose al arco defendido por Mansillla.

Sin embargo, todo cambiaría a los 20 minutos, cuando Rodrigo Solís se hizo cargo de un tiro de esquina a favor y convirtió un golazo olímpico para el asombro de todos los presentes. Tan perfecta fue la parábola realizada por el balón, que Mansilla nada pudo hacer para evitar que el mismo se le introdujera en el ángulo izquierdo.

Luego del magistral tanto de Solís, el aurinegro comenzó a crecer y a justificar el triunfo. De no haber sido por la floja actuación de Lucas Sachetto, y la mala puntería de Sotto y Ledesma, Unión podría haber estirado diferencias. Española sintió el golpe duramente y no tuvo la fuerza necesaria como para entrar nuevamente en el partido y tratar de empardar el tanteador otra vez. La superpoblación de juveniles le jugó una mala pasada esta vez a Ramallo, pero el entrenador sabe que hay buen material para afrontar el futuro. Unión Central se fue feliz, porque ganó un partido complicado y comienza a despedirse del torneo mostrando su mejor cara.

 

La figura

Rodrigo Solís. Aportó solvencia y juego en el mediocampo. Hizo un hermoso gol olímpico que le dio la victoria a su equipo en un momento clave.

 

El árbitro

Juan Diani. Bien. Dirigió desde bastante lejos, pero acertó en la mayoría de las jugadas. Debió sacar alguna que otra amarilla, pero no incidió en el resultado.

 

Print Friendly, PDF & Email