Se despertó el León

Dichiara grita con todo su gol, el que abrió el partido, mientras lo abraza Juárez y lo sufre Pochettino

Alem venció 3 a 1 en el clásico a Alumni y logró su primera victoria en el campeonato. El Fortinero, en el debut de “Pelé” Sánchez, resignó el invicto y terminó con 10

Escribe: Diego Pellegrini (h)

Dichiara grita con todo su gol, el que abrió el partido, mientras lo abraza Juárez y lo sufre Pochettino
Dichiara grita con todo su gol, el que abrió el partido, mientras lo abraza Juárez y lo sufre Pochettino

Y una noche volvió Alem. El León eligió el clásico como capricho del destino para volver a gritar una victoria en el cierre de la cuarta fecha del Torneo Clausura. En realidad obtuvo su primer triunfo del campeonato, justamente ante su rival más lindo de vencer, Alumni, y por 3 a 1.

Además, fue la vuelta a la dirección técnica para Aureliano Sánchez como técnico fortinero, pero no lo hizo de la mejor manera, con una derrota difícil de digerir como suelen ser en este tipo de partidos.

El primer tiempo fue de trámite parejo. Con Alumni intentando ser prolijo con la pelota, mientras que Alem apostaba por el pelotazo y la velocidad de sus delanteros.

Con esos parámetros se desarrollaron los primeros pasajes del cotejo, el local la manejaba con Daniel Ramírez a la cabeza pero no encontraba profundidad, mientras que Alem tenía a Matías Bustamante como conductor para las ofensivas visitantes.

“Pirueta” de Maximiliano Le Roux que salió cerca en el Tricolor y centro de Matías Barbuio para el cabezazo de Federico Depetris que Gómez detenía sin problemas, en lo que era el primer ataque fortinero.

Alumni intentaba jugar en campo contrario y Alem lo hacía replegado, apostando por algún que otro ataque rápido. Y ese ataque llegaría finalmente a los 20’, cuando Matías Mignola apareció por derecha, la pelota viajó al otro sector y encontró a Mayco Dichiara dentro del área, quien terminó empujando el balón para decretar el 1 a 0 del León.

Sorprendía el equipo de Diego Rivera, ya que en el primer ataque serio llegaba al gol. Por su parte Alumni, que parecía estar tranquilo con su juego, se mostraba nervioso e inconexo al verse abajo en el marcador.

Pero poco pudo aprovechar Alem ese momento de su rival, ya que ocho minutos más tarde apareció la sociedad Barbuio-Depetris para el festejo albirrojo. Matías lo encontró a Federico, para que el nueve defina de bolea decretando el 1 a 1.

Ya en el inicio del complemento se vio un Alem metido, tratando de jugar unos metros más adelante, presionando al mediocampo del equipo de Aureliano Sánchez y este cambio le generaría buenas noticias de inmediato.

A los 6’, Pablo Fernández rompió con una asistencia en cortada, a las espaldas de los defensores locales, para que aparezca Ricardo Juárez y con un derechazo tremendo e inatajable colocó el 2 a 1 para Alem.

De esta manera el León, con un golazo, se encontraba nuevamente arriba en el marcador pasando a comandar las acciones en el clásico.

En Alumni ya no estaban en cancha ni Barbuio ni Kranevitter (ambos jugaron el domingo en Coronel Moldes), en su lugar ingresaron Nicolás Del Sole y Facundo Ñáñez y más tarde Maximiliano Ramírez, modificando el ataque local, pero no sería lo mismo.

Alem se acomodó al trámite de partido que proponía Alumni, con mucha gente en defensa tratando de sorprender con alguna contra, mientras el local iba y ganaba por la derecha con el “Sapito” Del Sole, con el menor de los Ramírez y con cualquiera que atacara por ese sector.

Así, los pupilos de Rivera generaron peligro con ataques como un tiro desviado de Le Roux y el mano a mano que Valdez le tapó al ingresado Gustavo Cerutti.

Las pelotas cruzadas desde la derecha hicieron un “surco” en el área de Gómez, pero Alumni no aprovechaba y las contras de Alem también continuaban, pero el visitante fallaba en el último toque. Hasta que a los 39’ Le Roux encontró solito a Juárez y cuando éste gambeteaba al arquero, el uno lo bajó para que Mauro Daniele cobre penal. Roja para Valdez (con todos los cambios hechos, atajó Coria) y posibilidad para Alem que Le Roux no desaprovechó, colocando el 3 a 1 definitivo.

De esta forma el Tricolor terminó sellando un gran partido a su favor, generando la amargura a su clásico rival, quien estrenaba nuevo director técnico. Y como dice el viejo refrán futbolero, técnico que debuta, se lo come el León.

Print Friendly, PDF & Email