Se sacó la mufa en el final

A los 43 minutos del segundo tiempo Marcos Godoy encontró el gol que se le negaba y Alumni venció 1-0 a Las Palmas, en Córdoba, para soltar el primer grito de victoria como visitante

Godoy se sacó la bronca de los goles errados en el partido, la embocó en el final y Alumni pudo celebrar (fotos: gentileza de Diego Roscop)
Godoy se sacó la bronca de los goles errados en el partido, la embocó en el final y Alumni pudo celebrar (fotos: gentileza de Diego Roscop)

Escribe: Diego Godoy

Alumni encontró el sol en una tarde gris y, si bien todo sigue muy complicado para mantener sus sueños, cumplió con la tarea de recuperarse y de sacarse la mufa fuera de casa.

En Córdoba, el Fortinero le ganó 1-0 a Las Palmas con un gol a los 43 minutos del segundo tiempo que anotó Marcos Sebastián Godoy, el mismo que había anotado el único tanto ante Tiro Federal, en la fecha pasada.

Precisamente, con respecto al partido anterior, Alumni mostró más tranquilidad para jugar y ganar un partido muy difícil, en el cual ambos equipos buscaban la victoria para seguir vivos.

Las Palmas salió con mayor presencia, trabajando bien la mitad de la cancha, con la conducción de Lucas Rimoldi, abriendo el juego hacia los carriles e intentando con pases en cortada entre los centrales del equipo villamariense. Sin embargo, la tenencia del local no significaba real peligro en el arco de Alumni.

En realidad, el equipo de Darío Cavallo tenía más la pelota, pero el partido no encontraba un dominador de acciones frente a las vallas.

Alumni, mientras, se repetía en buscar por izquierda, mediante Santiago Aloi, quien a veces se excedía en el traslado del balón y no podía finalizar las acciones.

En la primera ocasión del partido Las Palmas avisó a los 9 minutos, con un cabezazo tras un córner que llegó desde el sector derecho, en el cual anticipó Rodrigo Soria y la pelota se fue pegada al palo.

Alumni no quiso ser menos y respondió dos minutos más tarde, a los 11, con un desborde de Carlos Herrera, quien metió el pase hacia atrás para Aloi y este definió elevado, mandando por arriba del travesaño.

El partido se empezó a animar en la medida que encontraban los espacios.

Con Las Palmas siendo más prolijo y con Alumni errático, igual el equipo villamariense siempre fue consciente que dispone de individualidades importantes para establecer una diferencia en un momento de inspiración. Y a los 18’ casi se concreta esto porque, aún sin poder ser claro, hilvanó una jugada muy buena: participaron César Quiroga, Gastón Kranevitter y Aloi para que la pelota le quede muy clara a Godoy, sin embargo, el delantero perdió en el mano a mano ante el arquero Gastón Chiatti.

No iba a ser la primera chance dilapidaría Godoy, puesto que a los 39’, tras un pase a la espalda de Griguol, el ex-Talleres le pegó mal porque lo tomaron desde atrás y prefirió reclamar fuertemente el penal antes de asegurar la definición. En síntesis, el árbitro villamariense, Claudio Aldecoa, no sancionó ni el jugador de Alumni aprovechó la oportunidad, muy clara.

Antes de esto, Aldecoa tampoco le cobró un penal a Herrera, a los 32’, cuando Falucho se la robó a Rimoldi en la mitad de la cancha, se la llevó con fuerza y, a pura gambeta, dejó en el camino a Orellana que lo hizo trastabillar, haciendo que el remate no tenga potencia. La pelota quedó en Chiatti, pero debió haber sido penal.

Previo al cierre de la primera etapa, Alumni se salvó: tras un córner desde la izquierda Orellana remató y la pelota dio en una muralla de piernas fortineras; en el rebote, Soria definió al primer palo, pero entre Caler y Ronco apagaron el incendio.

 

El autor del gol celebró también con el  kinesiólogo (fotos: Diego Roscop)
El autor del gol celebró también con el
kinesiólogo (fotos: Diego Roscop)

Más Alumni

En el segundo tiempo, Las Palmas ya jugaba sin Rimoldi (salió lesionado a los 42’ del primero), Alumni salió con los volantes cambiados de perfiles y con una mayor cuota de sacrificio para dar vuelta la historia. Encima, Acosta sorprendió a Barrera, ingresando con pelota dominada, definiendo casi sin ángulo, pero débil, mientras Godoy y Herrera reclamaban el pase atrás, en la primera ocasión clara.

Las Palmas comenzó a sufrir en defensa y a los 10’ nuevamente tuvo que salvarlo Chiatti, cuando Godoy la guapeó en la media luna, Quiroga limipió para Acosta, que se la dio a Kranevitter y éste remató cruzado, perdiendo ante la reacción del arquero.

Con los cambios, ambos equipos intentaron ganar el partido, pero Alumni lo hacía con mayor claridad por afuera y las Palmas se ocupaba de complicar en el juego aéreo, a tal punto que el ingresado Diego Díaz conectó dos frentazos importantes, de los cuales uno salió por encima del travesaño y el otro fue ahogado por Ronco.

Pero Alumni se encargó finalmente de encontrar la eficacia a los 43 minutos: Joel Vargas, quien había entrado para desnivelar por afuera, recibió en la media luna y remató desde afuera; el rebote fue captado por Godoy, quien esta vez no falló, ya que le dio con la cara interna y ajustició a Chiatti para rubricar el 1-0.

Más allá del festejo, Alumni sufrió hasta el final, pero Ronco también anduvo más atento y, por milagro, le sacó un cabezazo a Blanco en la última jugada del partido.

De esta manera, con el retorno del Bocha al cuerpo técnico, se le dio vuelta “la taba” para Alumni. Lo que antes ganaba en casa, ahora lo pierde. Y lo que no podía de visitante, esta vez pudo concretarse.

Los números están a la vista. Y son los mismos que todavía le otorgan chances.

Kranevitter tuvo un buen partido, pero salió lesionado (fotos: Diego Roscop)
Kranevitter tuvo un buen partido, pero salió lesionado (fotos: Diego Roscop)

Tono de alivio en el vestuario
Un respiro profundo

Alumni arrastra días convulsionados desde lo deportivo, sobre todo después de haber sufrido su primera derrota como local. Pero como el fútbol da revancha casi siempre, ayer los jugadores pudieron respirar profundo después de cortar la sequía como visitante y eso permitió recuperar el ánimo.

“Sabemos la clase de jugadores y equipo que tenemos; dejamos pasar muchas oportunidades y había que ganar los tres puntos para dejar al equipo lo más alto posible”, expresó Marcos Godoy, autor del gol de la victoria.

En tanto, Ricardo Acosta indicó: “Hicimos un gran partido y fue merecida la victoria. Tuvimos una buena tarde y por suerte nos pudimos quedar con un triunfo que da mucho alivio porque no había otra posibilidad más que ésta”.

También expresó que “había que ganar, no importaba cómo, los tres puntos tenían que ser llevados si queríamos seguir con ilusiones de clasificar”. En ese sentido, el volante se embaló: “Vamos a pelear hasta el final porque nada está cerrado. Mientras haya posibilidades, daremos pelea”, aseguró.

En tanto, el arquero Carlos Ronco brindó algunas apreciaciones como así también su análisis del juego: “Esta victoria tiene dedicatoria especial porque a veces la vida golpea duro y se necesita del apoyo de la familia. La sensación es muy rara, por ganar y sentir dolor. Por suerte nos quedamos con los tres puntos que vinimos a buscar porque así lo planteamos desde que comenzó el partido. Aunque a veces las cosas no salen, lo importante es seguir insistiendo porque en algún momento va a llegar. Ahora tenemos que esperar y pensar que debemos ganar lo que queda para convencernos de que todavía se puede”.

En cuanto a su actuación, el portero afirmó: “Estamos para atajar, para intentar resolver positivamente cada vez que nos exigen”.

Por último remarcó: “Cuando estemos convencidos de que podemos, seguramente vamos a superar este tipo de circunstancias adversas. Esperamos que no haya sido tarde y el domingo podamos repetir el triunfo”.

El árbitro
Claudio Aldecoa Debió haber sancionado dos penales para Alumni, uno sobre Herrera y otro para Godoy. Se equivocó también en no echar a Jaime por una reacción violenta y apenas lo amonestó.

La figura
Chiatti y Godoy El arquero de Las Palmas apareció para ahogarle el grito de gol a Alumni en reiteradas oportunidades. Y el delantero, pese a haber desperdiciado chances claras, tuvo la actitud y el olfato de goleador para establecer la diferencia en el final.

Print Friendly, PDF & Email