“Sería una irregularidad derivar pacientes al sector privado”

Luis Seggiaro, director del Hospital Pasteur

En respuesta a Pablo Gómez, de un centro de diagnóstico por imagen, el director del Hospital Pasteur dijo que no envían a pacientes al sector privado para que ellos paguen por el servicio de salud. “La salud pública es gratuita”, afirmó

Luis Seggiaro, director del Hospital Pasteur
Luis Seggiaro, director del Hospital Pasteur7

“Está totalmente prohibido enviar pacientes al sector privado para que se hagan estudios y los paguen, aunque sea con tarifa especial. Esto no es una disposición mía, sino del Ministerio de Salud”, dijo Luis Seggiaro a EL DIARIO.

La afirmación del director del Hospital Pasteur viene a responder a las declaraciones de Pablo Gómez (ver recuadro), quien señaló a nuestro medio que en su centro de diagnóstico (Gómez Benitez) tenían una “tarifa especial” para los pacientes sin obra social derivados del Hospital en gestiones anteriores.

Seggiaro explicó que cuando asumió la conducción del Pasteur, pidió información sobre esas “gestiones” que hacían las trabajadoras sociales y les advirtió que aunque lo hubieran hecho de buena fe, se trataba de una irregularidad “porque se contrapone a lo gratuito que caracteriza al sistema público de salud”.

“No tengo nada contra el doctor Gómez, sino contra la situación. Además, la gente tiene que saber que el hospital tiene opciones para hacer los estudios que no podemos hacer acá. Por ejemplo, si no es urgente, derivamos a Córdoba o a Río Cuarto, y si no se puede esperar, lo hacemos en centros privados de Villa María pagando con fondos de la caja chica, o en la clínica con la que el Ministerio tiene convenio. Pero queda claro que en ninguna de esas modalidades el paciente tiene que pagar nada”, explicó.

Destacó, además, que hay un sistema de reciprocidad entre el sistema público de salud. “Por ejemplo, en el hospital de Río Cuarto, por una renuncia masiva, se quedaron sin especialistas en diagnóstico por imagen, por lo que a través de Internet nuestros profesionales reciben las imágenes y hacen el diagnóstico. Además, también vienen pacientes de distintos puntos de la provincia a hacerse estudios acá y todo es gratuito”.

Al ser consultado sobre si iniciaría una investigación administrativa para determinar la responsabilidad que les cabe a los integrantes del servicio de Trabajo Social, dijo que no le corresponde ir “hacia atrás”. “Yo me aseguro de que en mi gestión eso no pase”, agregó.

Cabe señalar que se trata de estudios muy costosos. Por ejemplo, mostraron datos de un paciente que con los descuentos de la “tarifa especial”, tenía que abonar 4.800 pesos.

 

El tomógrafo

Cuando el tomógrafo del Hospital Pasteur comenzó a funcionar -después de muchos reclamos- se redujeron en un 70% los estudios que se realizaban fuera del hospital.

“La verdad es que no sólo se trata de un hecho material o económico, sino humano, porque el paciente sufre mucho al ser derivado. Se trata de gente que tiene una fractura, un traumatismo, y la tenés que sacar del hospital para hacerle un estudio. Solucionamos la calidad de atención con el tomógrafo”, puntualizó. “Estoy gestionando la totalidad de la aparatología que requiere el hospital para seguir mejorando”, concluyó Seggiaro.

 

La frase de la discordiaP7 f2 gomez

“En su momento hablamos con las chicas de asistencia social del Hospital Pasteur y ellas lograban poner en conocimiento de la gente que teníamos aranceles especiales, pero ahora, por decisión del director, no les permiten comunicar eso”.

Pablo Gómez, de Gómez Benítez, en EL DIARIO del domingo 5 de junio de 2016

La historia se repite

Otro paciente que deambuló buscando clínicas

El 24 de mayo un paciente tuvo que deambular en ambulancia por la ciudad para conseguir una cama de internación. Pese a contar con dos obras sociales y a estar grave, con un Accidente Cerebro Vascular (ACV), fue rechazado por cinco clínicas privadas hasta que, finalmente, fue recibido en el Hospital Pasteur.

Ayer, mientras hacíamos la nota con el director, el vice, Diego Rojo, informó que estaba ingresando al centro público de salud otro paciente, en este caso, con arritmia. Pese a contar con la obra social Administración Provincial de Seguro de Salud (Apross), fue rechazado en todas las clínicas privadas

Como en el tango, la historia vuelve a repetirse.

Print Friendly, PDF & Email