Inicio El Equipo Servetti se inspiró y Playosa festejó un triunfazo en casa

Servetti se inspiró y Playosa festejó un triunfazo en casa

0
Servetti se inspiró y Playosa festejó un triunfazo en casa
Jorge Servetti “pelea” la pelota con Maximiliano Theiler. Cuando el partido parecía cerrar en empate, “Kiko” frotó la lámpara y el “Albo” se quedó con la victoria

Escribe Daniel Cerutti

 

En tiempo adicional apareció una majestuosidad del volante local, quien le sirvió el gol a Vaglio y éste anotó el 2 a 1 con el cual el “Albo” le ganó a Yrigoyen y sostuvo la punta

 

Jorge Servetti “pelea” la pelota con Maximiliano Theiler. Cuando el partido parecía cerrar en empate, “Kiko” frotó la lámpara y el “Albo” se quedó con la victoria
Jorge Servetti “pelea” la pelota con Maximiliano Theiler. Cuando el partido parecía cerrar en empate, “Kiko” frotó la lámpara y el “Albo” se quedó con la victoria

Una jugada excepcional de Jorge Servetti cuando se jugaban dos minutos de tiempo suplementario, permitió a Daniel Vaglio conseguir la conquista que determinó “un triunfazo” para la divisa alba, en cuanto a sus aspiraciones para ingresar rápidamente a las instancias clasificatorias del Torneo Clausura. Triunfo por 2 a 1, logrado ante un difícil y encumbrado adversario, que equilibró el partido en grandes pasajes de su desarrollo.

Precisamente, fue correcta la disposición de ambos en el comienzo, tratando de controlar el esférico con buen ensamble y organización en la zona central. Yrigoyen compuso un estilo más coherente y compacto al principio; partiendo del vínculo destacable entre Bianchi y Demichelis, quienes con frecuencia aportaban para sus delanteros, obligando al trabajo a destajo para los defensores albos. Sin embargo, a los 10’ en acción de avanzada por andarivel izquierdo, Acosta despidió un remate de emboquillada que dio en el travesaño de Pauletti; definiendo también las intenciones del “Albo” por responder a cada uno de los intentos del “Rojo” de la ruta 9. Luego un disparo de Brusa fue bien controlado por Garetto, en la acción más clara que dispuso Yrigoyen en la primera sección del encuentro, certificando así que la búsqueda del gol era una constante en el devenir de la brega.

Por momentos, el mal estado del campo de juego complicó la estabilidad y el traslado; pese a ello la producción ofensiva no decreció nunca en intensidad. Otro disparo de Nieva llevó peligro al marco de Playosa; sumándose así las acciones de riesgo, en un ir y venir sin pausas, donde Yrigoyen expuso por momentos mayor homogeneidad y certeza para formular su cobertura de ataque. José Fernández y Bianchi se convirtieron en puntales del esquema visitante, superando en zona de organización la oposición de sus adversarios, sector en que Servetti e Iván Moyano trataban de equilibrar el trámite.

Cuando Yrigoyen arreciaba en sus intentos, a los 27’ en una réplica de buena concepción, Servetti lanzó un pase en profundidad, que fue aprovechado con contundencia por Alexis Acosta, quien definió de zurda con disparo cruzado, dejando sin chances a la salida de Pauletti, convirtiendo inesperadamente el primer gol para el local. Uno a cero en instancia que dio más vibración a un encuentro que así adquirió mayores motivaciones con el correr de los minutos, por la sumatoria en situaciones de riesgo. En los minutos finales de la etapa, Pauletti contuvo en espectacular atajada un envío a gol de Luna, y a los 40’ un cabezazo de Juan Bianchi dio en el travesaño, en la acción más significativa para el “diablo” en el primer tiempo; que hubiera posibilitado la igualdad, resultado más objetivo en el concepto general de los primeros 45’.

Apenas iniciado el periodo complementario, el visitante llegó al empate, cuando a los 4m. un disparo bombeado de Demichelis, fue conectado de cabeza por José Fernández, quien derrotó la tardía reacción de Garetto, otorgando justicia al marcador. Después de esta acción, el desarrollo disminuyó en intensidad; característica determinada por el intenso trabajo anterior y el cansancio de los protagonistas. Ambos se tomaron un largo intervalo sin jugadas de mención; tanto Garetto como Pauletti tuvieron un tranquilo pasar. Sin jugadas de peligro, sobre los 30’ hubo una infracción de Molina sobre un atacante de Yrigoyen, que motivó un altercado e intentos de agresión entre algunos jugadores, instancia bien controlada por la intervención de otros integrantes, del árbitro y colaboradores, quienes impidieron que las cosas tomaran otro cariz.

En el complemento, en el concepto individual se destacaron José Fernández y Bianchi en Yrigoyen; mientras que en Playosa, Jorge Servetti y Moyano tuvieron labor de elogiable cometido.; aunque en general sufrieron el desgaste físico por el denodado esfuerzo del primer parcial. Cuando nada lo hacía prever y cuando estaba prácticamente fijada la igualdad, a los 47’ (en tiempo de descuento) Jorge Servetti sacó de la galera una jugada de otro nivel, limpiando a tres rivales; después con intuición y soberbio toque dejó solo a Daniel Vaglio, para que este fusilara a Pauletti, poniendo el 2 a 1, que significó un gran triunfo para las pretensiones a futuro de la divisa alba; con la lógica algarabía de sus parciales, quienes festejaron durante minutos el valor de la conquista y su magnífica concepción previa.

Quedó como concepto sintético un buen partido de fútbol, jugado sin concesiones y con apreciable actuación por parte de ambos. Yrigoyen pudo llegar a la igualdad; la descollante acción individual del “10” albo le impidió tal posibilidad, sobre la misma expiración del partido.

 

 

El árbitro

Gustavo Arciénaga

Buena labor. Dirigió cerca de las jugadas y con determinaciones certeras. Controló a los jugadores más temperamentales sin apelar a las tarjetas continuas como medio de sanción, prefiriendo las indicaciones. Se complicó en una acción violenta en el segundo tiempo, cuando Molina y un delantero adversario se tocaron, mereciendo el jugador local una pena más drástica que el acrílico amarillo.

 

La figura

Jorge Servetti

Fue lo mejor del partido, a pesar de que su participación en el juego no alcanzó la constancia ni la función activa de otras veces. En una jugada genial, sacada “de la galera” sobre la expiración del encuentro, le posibilitó a Vaglio conseguir la victoria.

Print Friendly, PDF & Email