“Somos diferentes y complementarios”

El reconocido médico socializó su libro “Ellas…”, dando cuenta de las distinciones entre hombres y mujeres en diversos aspectos

Mediante una charla distendida, el doctor utilizó a los espectadores para diferentes ejemplos durante su exposición
Mediante una charla distendida, el doctor utilizó a los espectadores para diferentes ejemplos durante su exposición

El viernes pasado, y ante un Centro Favio repleto, el reconocido doctor Daniel López Rosetti presentó su último libro “Ellas: cerebro, corazón y psicología de la mujer” con el auspicio de Laboratorios Roentgen y el municipio local.

Mediante una charla amena, didáctica, mechada con varios chistes y frases literarias o extractos de filmes, apoyada en diapositivas y con la participación de los propios espectadores en diferentes ejemplos de sus aseveraciones científicas, el cardiólogo y especialista en clínica médica abordó sobre las diferencias entre hombres y mujeres y ahondó en las especificidades de la condición femenina.

Entre el público, el médico sentenció: “La diferencia entre el hombre y la mujer es ancestral, incluso cuando andábamos en cuatro patas ya éramos distintos. En aquella época, la hembra era receptiva del macho (aceptaba relaciones sexuales), sólo una vez cada cuatro o seis meses. Pero la hembra no sabía si el macho venía a intimar o a violentarla, a agredirla. Cuando nos pusimos de pie, cambiamos los dos. El hombre se prefiguró para la caza con la cual traería alimento a su mujer y a su cría, y la mujer se configuraría al cuidado de la cría, incluso junto a otras hembras, las comadronas, que es la verdadera profesión más antigua del mundo. De esta manera, el hombre aceptó cazar y arriesgar su vida con la condición de que las cópulas sean más seguidas. Por ello, se dice que la emoción más antigua y necesaria para la vida es el miedo, el temor al predador, pero que nos dio comida en ese momento”.

 

“La mujer miente mejor”

Bajo la premisa de que hombres y mujeres somos “diferentes y complementarios”, López Rosetti desmenuzó las distinciones en diferentes aspectos: el amor, el sexo (“la mujer está pendiente de las 24 horas previas a la penetración y el hombre a poco tiempo antes del acto”), la mente (“el hombre puede no estar pensando en nada, pero la mujer no”), las emociones (“la mujer por lo general es más hormonal y tiene mayor emocionalidad que el hombre por tener más neuronas espejo en su cerebro y el hombre es más agresivo que la mujer”), la mentira (“la mujer miente mejor porque desde pequeña le han enseñado a simular o disimular en distintas situaciones”), y las inteligencias (“la mujer cuenta con una mayor inteligencia emocional”).

Previo a su charla, el médico había destacado a la prensa: “Ellas son la otra mitad del mundo, y somos diferentes. Ni mejores ni peores, sino complementarios. La sociedad es machista. Debemos poner nuestro máximo esfuerzo en entenderlas a ellas, y ellas a nosotros. Que la igualdad de derechos no sea solamente declamada, sino que sea real y efectiva”.

Print Friendly, PDF & Email