“Te quieren cobrar la sombra”

FAA dio a conocer su presentación en Defensa de la Competencia

Plantean un abuso de posición dominante

FAA dio a conocer su presentación en Defensa de la Competencia
FAA dio a conocer su presentación en Defensa de la CompetenciaF

La Federación Agraria Argentina junto con las entidades que componen el Complejo Federado (Agricultores Federados Argentinos -AFA-, la Federación de Cooperativas Federada Ltda. -Fecofe- y Cooperativas Agropecuarias Federadas de Entre Ríos (CAFER) presentaron una ampliación de la denuncia existente contra Monsanto ante la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia. En la misma se realizó la denuncia de los hechos que esta empresa, abusando de su «posición dominante en el mercado», viene llevando adelante «para lograr el total control de la cadena productiva, comercial e industrial del grano, violando la Ley de Semillas y la Ley de Patentes».

David Castellano, integrante de la Comisión de Semillas de la FAA y del Movimiento Cooperativo Federado, dijo a EL DIARIO rural que a partir de esta ampliación «se aguarda con expectativa la probable intervención del Estado, para comenzar a definir sobre la propiedad de la semilla». Y marcó como importante esa intervención para la toma de decisiones sobre lo que la entidad apunta como «retenciones privadas» sobre los productores y su producción, «porque encima no son fondos que lleguen al Estado y puedan redistribuirse en recursos para salud, educación y fines sociales, por ejemplo. Van a una multinacional».

Además, Castellano esbozó que «Monsanto quiere cobrar un canon (hasta 2028) de entre el 5% y el 10% por lo que da esa semilla, los rindes de la producción, cuando el productor ya pagó al comprar la semilla. Esa es la discusión: quiere ser socio esta empresa de nuestra rentabilidad, nos quita soberanía alimenticia y nos hace Monsantodependientes».

«Como graficó un compañero: lo que pretende Monsanto en venderte un árbol y después cobrarte por la sombra», expresó el entrevistado.

Esta resistencia de los productores «adquiere relevancia en cuanto este abuso de posición dominante (denominación que ganó gran significado, según subrayaron en el marco del debate) es un avance de las multinacionales en los mercados y dejarse llevar por delante puede ser el comienzo de un sometimiento mayor», advirtió.

«Hay que dejar en claro, como sucedió con un fallo judicial de 2006, también contra Monsanto pero con la papa, que las plantas y los animales no pueden ser patentados. Sí los procesos como se le reconoce en cuanto a la incorporación de un gen, pero no debemos permitir que vayan más allá y logre que se apropie de lo que pueda dar esa semilla luego de transformarse tras la germinación en una planta y se quede con lo que produzca», sentenció. Eso es lo que «se entiende como mirada concurrente», explicó, «cuando se incorpora un gen y comienzan a plantear una mirada distinta», concluyó.

 

Trascendente

“Lo más trascendente que ha ocurrido como hecho nuevo desde la presentación de la denuncia en agosto de 2014 a la fecha ha sido que Monsanto ha celebrado acuerdos con todas las empresas exportadoras en Argentina para que realicen el control y retención de mercadería para el cobro de los cánones sobre el grano estipulados en nombre de Monsanto Argentina”, dice la presentación. Sobre ello, las entidades afirman que la empresa monopoliza el mercado de semillas, imponiendo cláusulas abiertamente ilegales, sin posibilidad de defensa alguna por parte de los productores, las cooperativas o los acopiadores, que se están viendo afectados por condiciones comerciales leoninas, que los discriminan del sistema de comercialización de granos de soja, sometiéndolos a un sistema abusivo e ilegal.

Asimismo, las entidades federadas expresaron que el Estado nacional “debe intervenir de manera urgente para restablecer el orden alterado” haciendo cesar a la empresa en su posición dominante, teniendo en cuenta que es inminente el inicio de la campaña de soja 2015-2016. Esto es para que los actores no vean afectados sus derechos constitucionalmente reconocidos a producir, comercializar e industrializar los frutos de su trabajo, como consecuencia del accionar violento, ilegal e inescrupuloso de una multinacional monopólica y de la inacción del Estado que debiera protegerlos.

Desde las entidades, señalaron que, tal como están dadas las condiciones comerciales a la fecha, las cooperativas y los productores que no adhieran al sistema se verán impedidos de comercializar libremente su cosecha. Federación Agraria y sus entidades asociadas hemos mantenido históricamente las mismas banderas y desde nuestros orígenes defendemos los derechos que la ley asegura para los agricultores. Nos oponemos férreamente a que una multinacional controle las cadenas productivas y de comercialización de nuestro país, que viole el derecho al uso propio de semillas y que pretenda recaudar una retención privada sobre el trabajo, el riesgo y la inversión de los agricultores. Porque todo esto pone en jaque a la soberanía alimentaria y la biotecnología de todo el pueblo argentino. Desde nuestras entidades creemos que toda tecnología sirve si brinda más autonomía e independencia. De lo contrario, es tecnología para el sometimiento.

 

Print Friendly, PDF & Email