Tercera condena para el “Lobito” Ferreyra… otra vez por un asalto

José Mauro “Lobito” Ferreyra, un convicto reincidente que fue condenado tres veces en los últimos 10 años. Ayer la “sacó barata” porque no se pudo probar la operatividad del arma que empleó en un asalto que cometió en septiembre de 2015

Fue hallado culpable de un asalto a mano armada perpetrado en una agencia de quiniela, en septiembre del año pasado. Y justamente durante el mes de la primavera, pero en 2006 y 2011, José Mauro Ferreyra recibió las dos sanciones anteriores

José Mauro “Lobito” Ferreyra, un convicto reincidente que fue condenado tres veces en los últimos 10 años. Ayer la “sacó barata” porque no se pudo probar la operatividad del arma que empleó en un asalto que cometió en septiembre de 2015
José Mauro “Lobito” Ferreyra, un convicto reincidente que fue condenado tres veces en los últimos 10 años. Ayer la “sacó barata” porque no se pudo probar la operatividad del arma que empleó en un asalto que cometió en septiembre de 2015

En la última década, José Mauro Ferreyra (34) fue juzgado y condenado en tres oportunidades por la Cámara del Crimen de Villa María. Y ayer recibió la pena más leve de las tres, aunque deberá cumplirla casi íntegramente ya que fue declarado reincidente y no podrá acceder a la “condicional”.

Lo curioso del caso es que tanto las dos sentencias anteriores como la detención por el asalto que lo dejó otra vez tras las rejas se produjeron durante septiembre: en 2006 fue condenado a ocho años y medio de cárcel por “robo calificado por uso de arma”, en 2011 se le impuso una pena de cuatro años por otro robo y en 2015 fue detenido a poco de asaltar una agencia de quiniela.

 

Oriundo de Dalmacio

Ferreyra junto a su defensor, el abogado Eduardo Luis Rodríguez. El juicio fue abreviado
Ferreyra junto a su defensor, el abogado Eduardo Luis Rodríguez. El juicio fue abreviado

José Ferreyra, alias Lobito o Lobo, nació en Dalmacio Vélez el 26 de mayo de 1982, es padre de tres hijos, dijo ser vendedor ambulante de ropa y registra último domicilio en Mendoza 3008, en barrio San Martín de esta ciudad.

El 22 de septiembre del año pasado, alrededor de las 22.15, irrumpió armado en la agencia de quiniela ubicada en la intersección de San Juan e Intendente Maciel, perteneciente a Eduardo Alberto Pérez, y a punta de pistola le sustrajo 1.200 pesos en efectivo.

 

Momento de tensión

El fiscal Francisco Márquez en pleno alegato. Lo escucha atentamente el juez Félix Martínez
El fiscal Francisco Márquez en pleno alegato. Lo escucha atentamente el juez Félix Martínez

El propietario del negocio (que estaba acompañado por su hija) aprovechó una distracción del ladrón y se trabó en lucha con él, pero luego de un breve forcejeo Ferreyra logró zafar e incluso gatilló el arma en dos oportunidades, aunque no salió ningún proyectil.

Padre e hija vivieron momentos de tensión, sobre todo cuando el ladrón apretó el gatillo. Sin embargo, no se pudo determinar si el arma estaba descargada o si las balas no salieron por algún desperfecto.

Lo cierto es que, ante la decidida acción de Pérez, el asaltante salió corriendo del local y una vez en la calle se subió a una motocicleta que estaba al mando de otro sujeto (que nunca fue identificado) y juntos huyeron del lugar.

Poco después, el agenciero y su hija se trasladaron a la Comisaría de Distrito para denunciar el robo y reconocieron a Ferreyra en un álbum fotográfico de la Policía, por lo que se logró su detención al día siguiente.

Lamentablemente, el arma utilizada nunca fue encontrada por los investigadores policiales, motivo por el cual la Justicia no pudo establecer si era operativa, es decir, si estaba apta para el disparo.

Durante la instrucción de la causa, en sede judicial se hizo un reconocimiento de personas y Pérez volvió a reconocer a Ferreyra como el autor material del audaz asalto.

Las contundentes pruebas en su contra prácticamente obligaron al acusado a confesar su responsabilidad en el hecho, circunstancia que posibilitó que el juicio se realizara bajo la modalidad de trámite abreviado.

 

Juez y partes

A la hora de los alegatos, el fiscal Francisco Márquez y el abogado defensor Eduardo Luis Rodríguez coincidieron en solicitar la sanción que finalmente impuso el juez Félix Martínez, que dejará a Ferreyra en la cárcel hasta -como mínimo- el 22 de marzo de 2018.

Si bien cumplirá la pena en septiembre de ese mismo año, con buena conducta y una pericia psicológica que acredite que está en condiciones de reinsertarse socialmente, podría obtener la “libertad asistida”, un instituto legal que permite la excarcelación de un reincidente seis meses antes del cumplimiento total de la condena.

La confesión lisa y llana del hecho le permitió a Ferreyra acceder a la pena mínima establecida por la legislación para los asaltos cometidos con armas cuya operatividad no se puede acreditar.

 

Antecedentes

Con respecto a las condenas anteriores, cabe señalar que la primera fue dictada el 11 de septiembre de 2006. Recuperó la libertad en mayo de 2010 y al poco tiempo fue nuevamente detenido.

La Justicia volvió a sentenciarlo el 20 de septiembre de 2011 y salió de la cárcel el 29 de febrero del año pasado, pero fue detenido nuevamente el 23 de septiembre de 2015, al día siguiente del asalto a Pérez.

Print Friendly, PDF & Email