Territorio de pequeños

p19 - BarrileteSi de escapadas con chicos se trata, la ciudad de Córdoba viene suculenta en opciones. Entre ellas, el Museo de los Niños “Barrilete”. Un emprendimiento único en su tipo, que con 20 años de trayectoria busca conectar a los más chiquitos con el mundo de la ciencia, las artes y la tecnología, a partir de una fórmula distinta. La clave radica en el aspecto didáctico, con una metodología pensada para que el juego se convierta en conocimiento y viceversa.

Ubicado en el mítico barrio Argüello de la capital provincia, Barrilete es un centro interactivo de 1.200 m2 de extensión. Gigante en colores que no es del todo conocido por los villamarienses, aunque en la Docta se lo considera un clásico de las actividades familiares.

 

Los espacios

En rigor, el museo cuenta con múltiples espacios fijos y otros tantos itinerantes. Todos, naturalmente, protagonizados por los infantes, quienes aprovechan la parada para investigar las ofertas de los juegos, módulos experimentales y talleres.

Entre estos últimos, destacan los de trapos (que se centra en las manualidades hechas con telas, botones y demás recursos propios de los juguetes “clásicos” como muñecos, títeres e incluso tapices), pinturas (un enchastre de colores y creatividad), rizos (donde los que marcan la tendencia son los productos hechos con papel), carpintería (en el que los pequeños aprenden, de manera activa o pasiva, técnicas como el encolado, el clavado o el encastrado), mandalas (las peculiares e hipnóticas figuras circulares, muy propias del hinduismo y el budismo, por ejemplo) , cocina y hasta yoga.

Por otro lado, aparecen los sectores conocidos como “Experiencias”. Se trata de espacios “de aprendizaje no formal” en el que los niños interactúan con elementos menos tradicionales que los de los talleres.

En tal sentido, hay que subrayar actividades como “Burbujeros” (una verdadera usina de burbujas gigantes que cubren la totalidad de los cuerpos), “Mesa pendular” (ideal para crear dibujos en movimiento), “Pelos de punta” (la clásica esfera que con sólo tocarla hace parar los pelos, literalmente), “Pasa la energía” (un surtido de juegos capitaneados por el mundo de la física) y “Esqueleto en bici” (ideal para descubrir el cuerpo humano a pura pedaleada).

También forman parte de la constelación “Barrilete” las llamadas “Muestras”. Las mismas tienen por objeto acercar a los niños a las obras de distintos artistas argentinos que de una u otra forma están o han estado involucrados con el quehacer de los pequeños. Entre estas exposiciones itinerantes, han pasado aquellas dedicadas a personajes de la talla del dibujante y humorista Joaquín Salvador Lavado “Quino”, la escritora, compositora y cantante María Elena Walsh y el pintor Antonio Seguí, por ejemplo.

Actualmente, la muestra en cartel es “El Juego de Milo”, exposición que indaga en la obra del artista plástico Milo Lockett (estará abierta hasta fin de año)

DONDE

Córdoba capital (barrio Argüello)

CUANDO

Martes a domingo, de 14 a 20

 

Print Friendly, PDF & Email